UN TRIO DE MUERTE. 2

PhotoGrid_1423083110409

Sin tiempo a reaccionar ante tal afirmación, Esther se vio con unas esposas rodeando sus muñecas. Siendo introducida en el coche policial y llegando hasta una comisaría. Fotos, huellas, derechos. Ruidos, gente hablando, saliendo, entrando y, de repente, silencio absoluto. Sola en un cuarto tras una mesa y frente a un espejo rectangular. Dio un pequeño respingo, era adicta a las series policíacas, sabía que tras ese espejo debía haber gente observándola. Era consciente de que debía mantener la calma, controlar las emociones y ser contundente.

La puerta se abrió y, tras ella, aparecieron la inspectora que le había detenido y el hombre que le había leído sus derechos.

-Soy la inspectora Fernández, y mi compañero el detective Tur. Vamos a interrogarla, si colabora con nosotros, podremos ofrecerle un acuerdo con la fiscalía para reducir la pena.

-¿De verdad me están acusando de un asesinato? –la miró perpleja.

-¿Nos va a vacilar, señora García? –le recriminó con tono irascible el detective Tur.

No respondió, su cabeza trataba de ir demasiado deprisa, no podía entender la situación, pero aquella pareja, estaba claro, no se lo iba a poner fácil. Escrutó a la inspectora, tenía unos ojos preciosos, unos labios sensuales, pero en su situación, lo mejor que podía hacer era concentrarse en cualquier estratagema que pudieran tener en la manga para incriminarla. Tragó saliva mordiéndose los labios en actitud nerviosa.

-Bien…comenzamos el interrogatorio sobre el asesinato de Luisa Sánchez y Elena Soler. ¿De qué conocía a la pareja? –le preguntó la inspectora.

-Soy… soy prostituta ellas me contrataron –agachó la cabeza.

-¡Vaya… una puta! –exclamó jocoso el detective Tur que removiéndose en la silla agregó con mofa-.Esto se pone bueno.

-Señora García, ¿confiesa usted el crimen? –la inspectora trató de mostrarse amable.

-¡Pero qué crimen! –la miró con los ojos reflejando un terror intenso.

-¿Debemos repetirlo? Creo que hemos dicho que si colabora… –apareció el tono duro del detective Tur, que con un gran y poblado bigote y unos ojos saltones, lograba endurecer las facciones de su cara.

-Yo no he matado a nadie… -le interrumpió con los ojos inyectados de ira.

-Claro, claro…-el detective dio unos cuantos golpecitos con sus dedos sobre la mesa.

-A ver, señora García… sus huellas están por toda la habitación, debo decirle que tiene bastantes papeletas para pasar muchos años en prisión por doble asesinato. Colabore con nosotros, díganos exactamente qué pasó, y acabemos cuanto antes. Si nos explica tal y como ocurrieron los hechos, si es inocente, lo averiguaremos también –enarcó sus cejas dejando entrever un semblante conciliador que acompañó con un tono amable.

Hubo un instante de tregua, el pecho de Esther les daba a entender que estaba agitada por dentro, se notaba que trataba de controlar la tensión, sus gestos no verbales delataban un autocontrol que no pasó desapercibido para ninguno de los dos. También se percataron que Esther antes de hablar tragó saliva, como si tratara de ordenar ideas en su cabeza. Dejaron que tomara su tiempo, sabían que el tema era lo suficientemente complicado, ambos sabían manejar aquellos interrogatorios, no por mucho avasallar al presunto culpable, conseguían buenos resultados.

-¡Cuándo me fui estaban vivas! –lo dijo en un susurro pero cargado de fuerza.

De repente, Esther, sintió un pánico desmedido, aquella pareja la estaba acusando de verdad. Notó como un nudo de nervios y angustia se instalaban en su garganta.

-Empecemos por el principio, señora García –le dijo la inspectora, mientras abría una carpeta y sacaba unas fotografías con la pareja muerta, donde se veían repletas de sangre. Esther apartó la mirada de las fotos-. Esto es lo que nos encontramos en la escena del crimen.

-Su crimen–apostilló el detective Tur señalándola con el bolígrafo.

-¿Quién contrató sus servicios?

-No hablaron conmigo, directamente, siempre nos contratan por medio de mi jefa –se pasó la mano por la frente con actitud nerviosa.

-¿Querrá decir su madame? –su mirada inquisitiva hizo que Esther desviara sus ojos de la figura de aquel hombre que le hablaba con tal despotismo.

-Bien…entonces, su jefa, le trasladó el servicio –suavizó el momento la inspectora. Esther asintió nerviosa cerrando los ojos con fuerza-. Le aconsejo que diga todo aquello que le llamara la atención, si es usted inocente, será importante para poder creerla. ¿Qué más?

-Normalmente, me da la hora y el lugar donde debo acudir. En este caso fue igual. Pero yo no las mate, se lo juro –miró a Maca frunciendo el ceño.

-¡Ya, claro! Eso dicen todos –la acusó el detective mirándola inquisitivamente.

Esther hubiera dado todo lo que tenía para que ese hombre desapareciera de su visión. Era detestable. Le estaba haciendo perder la paciencia.

-Continúe, por favor –la animó Maca, clavando sus ojos en ella, aquella mirada le provocó un pequeño temblor en el cuerpo.

-Llegué a la hora prevista y me abrió la puerta Luisa, creo que se llamaba. Subimos a su cuarto, allí estaba su mujer con gesto serio, creo que no estaba muy decidida a hacer un trío.

-¡Vaya un trío, inspectora! –su voz sonó muy desagradable, mientras soltaba una risotada mirándola fijamente.

-Señáleme quien es en esta foto la que parecía no querer.

-Esta –dijo señalando a Elena. Maca la invitó a continuar-. Entramos y Luisa me hizo sentar en el sofá, nos sirvió una copa de cava, sentándose a mi lado… bueno…concretamente, yo estaba en medio de las dos.

-¡Calentando motores! –bramó el detective.

-Por favor…detective… un comentario más y se va –le acusó con gesto muy serio su compañera-. Continúe, por favor.

-Empezamos a tocarnos…

-Puede saltarse esa parte. ¿Elena participó? –Maca no despegaba su mirada de Esther.

-Sí, al principio no parecía gustarle, pero fue muy activa, sí –aquella mirada de la inspectora, era como si pesara toneladas y la estuviera hundiendo en la silla.

-¿Luisa se enfadó en algún momento?

-No, no…estaba encantada.

-¿Cuánto tiempo estuvo en la casa? –Maca apoyó sus codos sobre la mesa incorporándose un poco.

-Ocho horas… -el detective silbó.

-¡La juerguecita debió costarle un buen pellizco!

-¿Qué más?

-A las diez de la noche terminaba mi servicio, me levanté, me lavé y Luisa volvió a acompañarme hasta la puerta. Antes de salir me pagó.

-¿Tiene coartada, a partir de esa hora?

-No –murmuró débilmente.

-¿No?–insistió el detective Tur-. Vaya… esto es un problema para ti.

La mirada de Esther demostró tal nerviosismo, que Maca cerró la carpeta y se pusieron en pie.

-¿Inspectora? Por favor… yo no he hecho nada… se lo juro…

Pero la inspectora no hizo más que mirarla condescendientemente, mientras salía de la sala.

Al minuto, entró un hombre con uniforme de policía, y se la llevó hasta una pequeña celda donde había una mujer, que por su estado, parecía borracha. Esther sintió una rabia que no pudo exteriorizar de otra manera que no fuera un golpe en la pared. Un resoplido y, finalmente, un quejido de torpeza.

4 pensamientos en “UN TRIO DE MUERTE. 2

  1. Gracias Kris, de verdad agradezco tus palabras, ¡no me había costado ningún fic tanto como este! Jajaja, pero lo estoy disfrutando, es cierto. He activado los comentarios, gracias por avisarme.
    Sigo trabajando con esa mezcla de ilusión y nervios, como si este fic fuera el primero que escribiera.
    Un abrazo

  2. Buenas Tardes, como en los capítulos siguientes no tienes activados los comentarios comentare por acá, pues es grato ver como el esfuerzo que estas haciendo al escribir esta historia está dando sus frutos, espero con ansias su continuación

  3. Hola Kris, ¡gracias!, la verdad que esta historia está siendo para mí un rompecabezas, ¡hasta sueño con ella! A veces pienso, ¡dónde me he metido! Pero me gusta.. ya sabéis.
    Un abrazo, espero al menos, que la historia os enganche.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s