PARKER Y KRISTINA. LA FUERZA DEL AMOR. Capítulo 6

Capítulo 6

Al llegar a casa, Parker llamó a su mujer pero encontró una nota en el frigorífico “he tenido que ir al hospital por una urgencia, te veo cuando acabe”. ¡Qué frase más fría! tanto que le hizo tiritar, su soledad dentro del matrimonio era cada vez más acentuada, y ya no sabía si siempre había sido así pero no le había dado importancia, o era en ese momento en que ella se sentía como si caminara entre arenas movedizas cuando se percataba de ello. Su móvil sonó, un correo había llegado a su bandeja de entrada, pero estaba tan cansada que fue directamente a la ducha. No quería pensar, ni recordar, por eso se puso música y trató de centrarse en lo que fuera, excepto Kristina.

Habría trascurrido toda la tarde cuando Kristina llegó a casa, al entrar, respiró tranquila su madre no estaba, trataba de esquivarla lo máximo posible. Se sentó en el sofá mirando el móvil, sin duda, Parker debía haber leído el correo, no lo había firmado pero estaba segura que ella sabría que había sido obra suya con un mensaje velado pero contundente. Se había curado en salud gracias a que Parker había decidido llamarla justo cuando acababa de escribirlo, eso quizá le daría una escapatoria para negar que había sido ella. La rabia que sentía no le permitía pensar con claridad. Aún así, miraba intensamente el teléfono mostrando en su rostro un gesto nervioso.

-¿Qué estás esperando tan desesperadamente?

-Molly… -al ver como se sentaba su hermana suspiró con fuerza y le dijo sonriente-. Nada…

-¿No te estarás viendo con tu profesor?

-No -respondió categóricamente.

-¿Y cómo es? No me has hablado de él.

-Déjalo, de verdad, Molly -se le notaba angustiada.

-¿Está casado?

-Sí -cerró los ojos sintiendo ese pellizco de rabia que sentía cada vez que pensaba que a Parker la besaba otra, la acariciaba otra.

-¿Pero cómo te has metido en ese problema? -preguntó mirándola con desasosiego.

-He sido una idiota… y… bueno… ¡lo siento, Molly!

Dicho esto salió corriendo hasta su habitación. Cogió el diario abrazándose a él, mientras con una angustia terrible rompía a llorar.

Tras la ducha, Parker se preparó la cena se le había olvidado totalmente el mensaje del teléfono. Estaba a punto de empezar a cenar cuando oyó que se abría la puerta de casa. Fue a saludar a su mujer, y tras explicarle qué tal había ido la operación subió a darse una ducha, mientras se duchaba Parker con todo el amor que podía sentir en ese instante le preparaba la cena. Un nuevo sonido apareció en su móvil, decidió mirar a ver qué pasaba entonces su gesto de perplejidad no tenía precio.

-Se te está quemando la cena -le advirtió su mujer desde la puerta mientras Parker se giraba para apagar el fuego-. ¿Qué pasa? Te has quedado blanca.

-Sí… no… mmmm… -no sabía muy bien cómo decirle.

-¿Qué sucede? -insistió mirándola fijamente.

-He tenido un problema en la universidad.

-¿Qué clase de problema? ¡Algún alumno insatisfecho! -lo dijo con tono irónico.

-Sí, la verdad que sí -suspiró mientras cerraba los ojos. Necesitaba encontrar las palabras adecuadas para contarle la verdad ocultando alguna parte-. Una alumna me ha ofrecido sexo a cambio de que la apruebe.

-¡Cómo! -la miró perpleja con una sonrisa totalmente atónita.

-Sí, ya ves… no me había pasado nunca siempre hay una primera vez.

-¿Y qué has hecho?

-¡Qué voy a hacer! Obviamente la he denunciado -elevó los hombros dando contundencia a sus palabras.

-¿Y qué ha pasado para que llegue a la conclusión de que eso podía funcionar?

-No lo sé -se levantó nerviosa por la pregunta pero sobre todo por su mirada inquisitiva-. Creo que ha confundido mi atención sobre ella con otra cosa, es la alumna más inteligente que he tenido nunca, ¡es brillante! Tiene un futuro impresionante.

Su mujer se le quedó mirando fijamente. Parker agregó.

-Le he dado algunas lecciones individuales, me ha ayudado en un proyecto… le hablé de nosotras… no sé…

-¿Tengo que preocuparme? -la miró arqueando una ceja.

-¡Por supuesto que no! -respondió con gesto serio.

-Está bien, pues espero que esto no traiga más problemas. Espero que no investiguen si tú has dado pie para que la alumna piense que tenía alguna opción. O si ella va a decir que le has hecho alguna proposición.

-¡Oh, cómo puedes decir eso! -exclamó ofendida-. Mañana tendré que hablar con el director para que elimine el escrito que ha hecho.

-¿Ha hecho un escrito? -la miró intrigada.

-Sí, criticándome -señaló el teléfono y con tono decepcionado agregó-. Acusándome de misandria, ¡es increíble!

-¿Puedo leerlo?

-Claro.

Le entregó el teléfono nerviosa, aunque trataba de aparentar calma, sabía que su mujer acabaría enterándose de aquel escrito de una manera u otra, sabía que la propia Kristina podía hacérselo llegar, de ahí que optó por ser ella misma quien se lo mostrara de la manera más natural posible. El corazón le iba a toda velocidad, sentía que de un momento a otro iba a estallar. Mucho más cuando su mujer la miró intensamente.

-Ya te he dicho que es inteligente, ha buscado la manera de crearme un problema.

-¿Es cierto que has hablado horas y horas de sexo con ella?

-¡Dios mío es su proyecto! Claro que hablamos, de igual modo que hablo con otros alumnos de los temas de sus proyectos -trató de ser contundente.

-Te recomiendo que hables con tu director, o vas a tener que hacer frente a un problema grave, de esta frase de que “si eres una chica y suspendes tienes la opción de aprobar dejándola satisfecha sexualmente ella te lo hará saber” esto puede ser muy nocivo para ti.

Guardó silencio mientras Parker negaba con la cabeza.

-¿No creerás que yo le he propuesto algo así? -le preguntó finalmente mirándola fijamente a los ojos.

-No lo sé, cariño, tú mejor que nadie sabes qué has provocado o no en ella para que dé este paso.

-Es una rabieta de una cría malcriada ¿no te das cuenta? Su padre es un tipo muy influyente con negocios turbios e imagino que es su manera de vengarse porque yo he denunciado su propuesta hacia mí. Lo ha hecho para salvaguardarse de él.

-Está bien, no voy a poner en duda tus palabras. Ella sabe que yo puedo leer esto, claramente, lo que está haciendo es vengarse de ti. Bueno, lo leeré yo y todo el mundo, claro.

-¡Pues claro que lo sabe! -respondió enfurecida-. Por eso lo ha hecho es una reacción intolerable por su parte.

-Bien… -suspiró con fuerza-. Ya está, mañana lo hablas con el director y que actúe en consecuencia con ella. Es la reacción demasiado dañiña de una niña malcriada ante un suspenso, ¡cuántas veces te he escuchado decir eso! Solo que esta vez ha ido mucho más allá de una rabieta.

Eran cerca de las tres de la mañana, Parker se levantó de la cama, no podía dormir y no quería molestar a su mujer que, tras una operación urgente y larga, necesitaba descansar. Se puso la bata sobre el pijama y se sentó junto a la ventana, su interior era un hervidero de sentimientos y emociones nada coherente, le hubiera gustado descolgar el teléfono y hablar con Kristina pero prefería tranquilizarse para no tener un enfrentamiento directo. Debía actuar con sentido común y pensando muy bien en lo que realmente le importaba que era su trabajo y su matrimonio. No le había gustado la duda de su mujer, ella nunca le había dado motivos de dudar de su fidelidad, llevaban tantos años y jamás le falló, se sentía como si fuera en un barco a la deriva y no llegará a alcanzar el timón. Cerró los ojos poniendo su mano sobre la frente, Kristina había ido muy lejos, además, le había mentido de una forma ruin al hablar con ella por teléfono, sin duda aquel ataque iba directo a que su mujer se enterara de la verdad, se arrepintió de no haber parado lo que fuera que sentía cuando coqueteaba con ella.

-¡Oh Kristina! -susurró cerrando los ojos abatida-. ¿Qué has hecho?

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s