PARKER Y KRISTINA. LA FUERZA DEL AMOR. Capítulo 28

Tras la charla con su padre, Kristina decidió ir a casa para cambiarse de ropa y hacer tiempo para reencontrarse con Parker. Estaba feliz por la manera en la que Sonny había aceptado su reconocida ya homosexualidad, no tanto por sus dudas hacia Parker y aquello le preocupaba. Sin embargo, estaba tan feliz que no quería que nada enturbiara su momento, podía repasar los besos de Parker, si cerraba los ojos podía sentir sus caricias y con la delicadeza que la trató, su mimo y ternura, era imposible dejar de sonreír cada vez que lo recordaba. Después, su charla por la mañana le había dejado tranquila, Parker por fin había vencido su miedo, cuando volvieran a encontrarse en el hotel hablaría con ella para decirle si le parecía bien que se vieran los fines de semana, y por supuesto hablar por teléfono, así empezarían una relación que estaba segura las iba a hacer felices. No iba a ir a su casa a vivir con ella porque sabía que debía darle espacio tras lo ocurrido con su mujer, pero sí quería que supiera que la necesitaba y que ella estaba ahí para ayudarla en ese camino del duelo que entendía debía superar. Iba pensando en esas cosas con el teléfono en la mano, esperando que Parker le dijera que había terminado e iba camino del hotel para encontrarse. Lo deseaba tanto no podía dejar de pensar en verla otra vez. Quiso pasar antes por su lugar de trabajo para hablar con Aaron, necesitaba parar aquello que había empezado equivocadamente. Justo cuando llegó vio a su madre sentada allí esperándola, entonces se acordó que no la había llamado ni le había dicho nada.

-¡Mamá! Disculpa no te he dicho nada… he escuchado tus mensajes pero…

-Estaba preocupada por ti, Kristina, no volviste a casa y no me dijiste nada.

-Lo siento debí enviarte un mensaje.

-Sé que estabas con Parker -le dijo con tono duro.

-¿Te lo dijo, papá?

-¿Tu padre sabe que estabas con ella? -preguntó sin salir de su asombro.

-Sí, él nos vio besarnos.

-¿Y qué te dijo? -se mostró preocupada.

-Bueno la verdad que me fue mucho mejor de lo que yo esperaba -dijo algo seria-. Estoy contenta porque tras decirle todo él me dijo que me aceptaba y que no había cambiado su cariño por mí.

-¡Por supuesto que nada cambia, Kristina! -exclamó molesta de ver que seguía dudando del amor de su familia.

-¿Y si mi padre no te dijo nada, cómo sabes que estuve con Parker?

-Porque me la encontré aquí.

-Está bien, mira voy a decirte lo mismo que le dije a papá, os agradezco que me hayáis aceptado tal como soy, pero esta es mi vida y amo a Parker no la voy a dejar…

-Kristina esto es…

-Mamá, Parker me hace feliz, con ella he sido tremendamente feliz, y yo quiero hacerla feliz igualmente -lo dijo con firmeza porque conocía a su madre y sabía que intentaría cambiarle de idea-. No sabemos qué va a pasar después ni cómo lo vamos a hacer pero queremos estar juntas, ¿lo entiendes? Juntas porque las dos compartimos este sentimiento de amor.

En la habitación del hotel, Parker había llegado sin avisar a Kristina, tras la charla de Alexis le había costado tanto concentrase en la conferencia que agradeció salir de allí sin atender a nadie. Una vez llegó se tranquilizó al ver que la habitación estaba vacía, no podría decirle aquello a la cara. Así que escribió una carta con las lágrimas como único testigo de su dolor, la metió en un sobre, recogió sus cosas y antes de salir de la habitación, giró la cabeza mirando la cama, las imágenes de Kristina y ella durante la noche anterior se precipitaron en su cabeza, se le hizo un nudo en la garganta difícil de deshacer, por un segundo pensó en perderlo todo, poco le importaba si tenía a Kristina, pero nuevamente las palabras duras de Alexis le hicieron ver que no llegaría a buen puerto, que aquella relación estaba muerta antes si quiera de empezarla, todo estaba en su contra. Con el corazón destrozado llegó hasta el café donde Kristina trabajaba, al ver a Aaron trató de contener sus nervios y mostrarse tranquila, tiempo tendría de llorar. Le dejó la carta a aquel chico que posiblemente sería quien ocuparía su lugar, lo miró sin poder evitar sentir una rabia en su interior que le hirió y, por primera vez en mucho tiempo, unos celos que provocaron en ella un dolor que sabía nada más era el comienzo de su tortura.

Tras la charla con su madre, Kristina fue con decisión hasta Aaron para hablar con él, necesitaba decirle la verdad y aunque sabía que posiblemente le iba a doler, era mejor detener aquello en ese instante. Al verla, él sonrió ampliamente y salió a darle un beso, sin embargo, Kristina lo detuvo a medio camino.

-¿Qué te pasa?

-Nada, verás es que quiero decirte una cosa, es importante.

-Espera, ahora que dices es importante, tengo algo para ti.

-Me lo das después.

-No, no es mío, ha venido una mujer hace un rato y me ha entregado esto, me ha dicho que era urgente que te lo diera.

Aaron le dio un sobre y al ver escrito su nombre reconoció la letra. Le extrañó y sin poderlo evitar se alteró.

-¿Quién es?

-Es… es una profesora de la universidad -dijo nerviosa con ganas de salir corriendo a leer la carta-. Perdona pero voy a ver qué dice.

-Claro, claro.

Al mirar el sobre se percató que le temblaban las manos. Tragó saliva y lo rompió con delicadeza como si estuviera acariciando a la propia Parker. Algo le había pasado. Tomó aire y desplegó el papel, allí estaba su inconfundible letra. Sonrió al pensar en ella y comenzó a leer.

Querida Kristina,

Lo siento, pero no puedo, no puedo seguir hacia delante con algo que sé no saldrá bien, la noche anterior nunca debió suceder, me arrepiento de ello y…

Las lágrimas comenzaron a inundar su rostro, pudo escuchar como se agrietaba su corazón.

Al mismo tiempo que leía su carta, Parker en su asiento del tren, no podía soportar el dolor que sabía iba a causar en ella, y al imaginarla con la carta entre sus manos, leyendo aquellas duras palabras que había escrito, un llanto desgarrador se apoderó de ella mientras se repetía una y otra vez.

-Perdóname, Kristina… perdóname…

Ajenos tanto al dolor como al amor que ambas mujeres estaban sintiendo, Alexis y Sonny se habían encontrado para hablar de la situación. No lo podían negar ninguno de los dos estaba contento con la presencia de esa mujer al lado de Kristina.

-Debiste decírmelo, Alexis -le reprochó Sonny.

-No podía, esto es algo que le incumbe a Kristina y era ella la que debía decírtelo.

-Pero al ver que no lo hacía debiste ser tú quien me advirtiera.

-Mira ahora ya eso importa bien poco, Sonny, no hagas un drama de esto que creo tenemos un problema mayor que si te lo dijo o no.

-¿Desde cuándo Kristina y Parker se ven?

-Hace meses.

-Te aseguro que no ha sido nada agradable enterarme así,ver a mi hija besarse con una mujer ¡y esa clase de mujer! Enterarme de que habían pasado la noche juntas… -resopló cerrando los ojos enfadado.

-Bueno, pero has disimulado esa rabia Kristina estaba contenta por tu reacción. Ella sabe que la quieres.

-No me siento bien, Alexis, no sabiendo que Kristina se acuesta con una mujer mayor que ella con todo lo que eso conlleva.

-Y además se acaba de divorciar… -apuntó con enojo Alexis.

-Se ha aprovechado de que Kristina es vulnerable.

-¡Por supuesto que sí! Ella lo único que quería desde el principio era lo que consiguió anoche.

-Y cuanto más tiempo pase con ella, la única que va a salir mal parada será nuestra hija.

-Tienes razón, Sonny, debo darte la razón. Y estoy muy preocupada, mira podemos hacer una cosa, Kristina ahora estará trabajando.

-Si no se ha ido con ella, porque a mí me dijo que se iban a ver y que estaba dispuesta a todo por… -se calló

-Sí, dilo, por esa maldita mujer que la ha engañado. Sonny vamos a hablar con ella a detener esta locura, pero desde la tranquilidad apoyándola sin discutir, sabes que Kristina no ve más allá de Parker, por lo tanto, tenemos que andar con mucho tacto.

-Está bien, hay que parar esa locura que la va a destruir por compleot como sea.

En la cafetería, Aaron se percató de las lágrimas desconsoladas de Kristina y se precipitó hasta ella preocupado.

-¿Qué pasa, Kristina?

-Nada -no podía hablar.

-Nadie llora así por nada, ¿qué te dice esa mujer?

-Pues… bueno… que no puedo volver a la universidad.

-¡No llores por eso! Si no puedes volver a esa universidad, pues vas a otra. Además, para mí mucho mejor no quiero que estés lejos de Port Charles.

Kristina no podía más, se levantó para marcharse porque lo que menos necesitaba era escuchar esas palabras.

-Espera, no te vayas, ¿qué me ibas a decir antes?

-Nada, ahora ya no tiene sentido -susurró llorando de nuevo-. ¿Puedes abrazarme?

Al hacerlo rompió a llorar sintiéndose abandonada. En ese instante llegaban sus padres que al verla abrazada a Aaron se miraron sin entender qué estaba pasando. Al verlos se separó de él y con la carta de Parker en la mano sin mostrarla a nadie bajó los escalones para hablar con ellos.

-¿Qué te pasa? -preguntó preocupada Alexis.

-Es una carta de Parker, se ha ido… me ha dejado otra vez -Alexis dio un pequeño respingo mientras una desconcertada Kristina les decía llorando-. No lo entiendo, esta mañana habíamos hablado de darnos una oportunidad, de luchar por nuestro amor y… se va. ¿Qué he hecho mal para que cambie de opinión así?

Rompió a llorar y Alexis se encaminó hasta ella para abrazarla mientras Sonny respiraba aliviado. Cuando su madre la ayudó a sentarse en el banco, Sonny le dijo:

-Lo siento, Kristina no me gusta verte así.

-¿Qué voy a hacer sin ella? -susurró como si no le hubiera escuchado.

-Cariño… -le advirtió su madre tratando de controlar sus palabras para que no fuera evidente el alivio que habían sentido con esa carta-. Quizá sea lo mejor.

-¿Lo mejor? ¿Lo mejor para quién?

-Kristina, lo mejor para ti -le dijo Sonny seguro-. Mira antes hemos hablado y me has dicho que Aaron te gustaba, que te trataba bien y que podías intentarlo.

-No, después de estar con Parker… ¿qué hago voy a buscarla? -ambos se cruzaron una mirada horrorizada.

Kristina volvió a llorar y esta vez quien la abrazó fue su padre, que sentía el dolor que estaba sufriendo.

-Kristina no te das cuenta que Parker no quiere estar contigo… -le dijo con suavidad Sonny-. Sin embargo, aquí está Aaron.

-Tengo que hablar con él -contestó con la mirada perdida sin creerse todavía lo que había ocurrido-. Tengo que decirle la verdad, no puedo estar a su lado.

-Vale… mira Kristina no es malo sentir sentimientos hacia una mujer -trató de aliviar su dolor Alexis-. Si crees que es lo que te va a hacer feliz.

-No, mamá, feliz iba a ser junto a Parker.

-¿Y por qué no lo intentas con este muchacho? -insistió su padre.

-Porque no puedo mentirle. Lo que he sentido con Parker, me lo ha dejado claro. Y voy a ser honesta.

-A lo mejor se lo explicas y él te da una oportunidad.

-No se trata de que me dé una oportunidad, mamá, se trata de que no puedo ¡soy yo la que no puede! Voy a hablar con él.

Sin soltar la carta de Parker, fue hasta el mostrador donde estaba Aaron para poder explicarle las cosas. Mientras, Sonny se giraba a Alexis feliz con una sonrisa que no trató de ocultar.

-¡Asunto resuelto! Me gustaría tener delante a esa mujer para hacerle pagar por lo que está sufriendo Kristina, pero… en el fondo me alegra saber que se ha largado. ¡Hemos tenido suerte!

-Más que suerte, digamos, que hice algo por lo que si Kristina se entera me odiará toda la vida.

-¿Qué? -la miró preocupado.

-Le di un empujón para que se apartara de Kristina -decía mientras observaba como Kristina hablaba con Aaron.

-¿Qué clase de empujón?

-Bueno le dije lo que ella en el fondo sabe, que si se enteraban en la universidad que al final había tenido relaciones con Kristina aquí en Port Charles demostraría que había venido hasta aquí para acostarse con ella y sería el fin de su carrera, incluso si su ex mujer se enterara de lo que había sucedido si tenía alguna opción de volver con ella la había perdido.

-¿La amenazaste?

-Digamos que sí.

-Bien, no has hecho nada que yo no hubiera hecho igual si la hubiera visto. Pero tendremos que tener cuidado con Kristina, no pensé que estaría así y ahora tiene el corazón roto si se entera de que se ha ido por eso, que en realidad la hemos obligado a irse, pensará que tiene una oportunidad con ella.

-Lo sé, y me fastidia mucho esa posibilidad. Porque yo lo que creo es que está obsesionada con esa maldita Parker que lo ha sabido hacer muy bien para enredarla.

-No creo que Parker le diga nada -la miró con cierta duda.

-Estoy segura que no, Parker sabe que si hace algo, lo mínimo para acercarse a nuestra hija de la manera que sea, le destruiré la vida.

-Bien. Entonces esté será nuestro secreto, Alexis.

Se fueron de allí para dejar a Kristina que hablará con Aaron tranquilamente.

Kristina le había dicho que necesitaba hablar con él. Aaron salió del mostrador y la miraba con alguna duda por su rostro serio.

-Aaron lo siento, pero no te mereces que te mienta, no he sido totalmente sincera contigo y necesito serlo. Necesito que sepas que no hay otra posibilidad entre los dos y que si después de esto no quieres si quiera ser mi amigo o compañero lo entenderé. Anoche me acosté con otra persona.

-¡Cómo! -respondió impactado.

-Sí, lo siento, esa persona ha estado en mí todo el tiempo, no la he podido sacar de mi pensamiento ni siquiera cuando estaba contigo.

-¿Parker? -preguntó él al recordar como lo llamó en sueños-. ¿Ese profesor?

-Sí, pero solo que no es mi profesor, es mi profesora. La persona con la que estuve anoche y de la que estoy enamorada es una mujer.

Por un momento guardó silencio hablaba segura y de manera contundente, sabía que le iba a hacer daño, pero mucho más si no le decía la verdad. En ese momento en que ella estaba destrozada no quería que Aaron pasara por lo mismo. Él se quedó unos momentos pensativo, entendió que la mujer que le entregó el sobre era esa Parker. Cerró los ojos atónito y ofendido.

-¿Y qué he sido yo? El tonto de turno para mostrar a tus padres para cubrirte las espaldas, ahora entiendo porque no te querías acostar conmigo después de la primera vez.

-No he tratado de que seas una tapadera, la verdad es que me gustas y pensé que podría compartir contigo más que una amistad, eres un tipo increíble.

-Ya pero con ella no te cuesta nada pasar la noche -la acusó-. ¡Pero si podría ser tu madre, Kristina!

-Me lo merezco, merezco que me hables así pero en ningún momento quise hacerte daño. Quería de verdad que nuestra relación fuera fuerte pero… -trató de no responder a sus acusaciones porque entendía su enfado.

-Pero llegó ella y te metiste rápido en su cama -respondía con gran malestar.

-Aaron… lo siento… al menos podemos ser amigos.

-No lo sé, no sabes lo que me has decepcionado -le reprochó con cara de asco.

-¿Puedes dejarme sola? Yo me encargo de la cafetería.

-¡Está bien!

Dicho esto se fue dejándola allí mientras apretaba la carta con fuerza, la volvió a leer y volvió a sentir los mismo, ¿qué había pasado para ese cambio? ¿Irse y dejarle una nota? Eso era muy cruel, jamás pensó que Parker hiciera algo así.

Durante el camino de vuelta, Parker desconectó el teléfono móvil por si se le ocurría llamarla, porque no iba a encontrar las fuerzas suficientes para hablar con ella. Al llegar a casa conectó el teléfono con un nudo en el estómago mientras no paraba de llorar. Vio que tenía alguna llamada de Úrsula y le envió un mensaje pidiéndole que fuera a su casa. Al abrirle la puerta, y verla Úrsula se asustó.

Anuncios

2 pensamientos en “PARKER Y KRISTINA. LA FUERZA DEL AMOR. Capítulo 28

  1. Gracias, Kris. Sí hay personajes que te llegan al alma por su carisma y otros por su irracionalidad. Aunque trate de entenderla, pienso que Kristina es adulta como para meterse tanto en su vida y en sus sentimientos.
    Un abrazo.

  2. Hola Escritora, ahora entiendo cuando dices que resulta difícil ser empatica con Alexis. Dificil la encrucijada en la que se encuentran ambas protagonistas, espero ambas hablen y puedan darse una oportunidad, aunque por lo visto van a derramar antes muchas lagrimas, saludos y abrazos

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s