PARKER Y KRISTINA. LA FUERZA DEL AMOR. Capítulo 42

El despertador sonó y tras un suspiro Parker estiró el brazo para apagarlo, en ese movimiento sintió el cuerpo relajado de Kristina abrazado a ella. Sonrió feliz. La observó con calma sintiéndose afortunada y agradecida por tenerla allí. Le dejó un beso en la frente pero estaba tan profundamente dormida que no se dio cuenta que se levantaba. Sonrió divertida.

-Mmmmm -se quejó levemente al notar que se iba-. ¿Dónde vas?

-Cariño tengo que ir a clase -se sentó a su lado nuevamente tras ponerse una bata. Le acarició la mejilla con una inmensa ternura mientras Kristina sonreía al sentir el contacto de su mano en su piel-. Puedes quedarte descansando.

-No, no, me voy contigo -le dijo abriendo los ojos mirándola feliz-. Buenos días.

-Buenos días, mi amor.

Kristina se incorporó atrapando los labios de Parker mientras pasaba su brazo por el cuello.

-Cariño… -le advirtió Parker.

-¿Qué? -le preguntó de un modo provocativo.

-Tengo que irme.

-Vale, pues mientras te arreglas preparo el desayuno debemos reponer fuerzas.

-De acuerdo -una sonrisa amplia y radiante iluminó su rostro.

-¿Podré acompañarte? -preguntó entregada a aquella sonrisa que como bien le dijo era su debilidad.

-Claro, será fantástico ir a trabajar contigo.

-Parker -la llamó cuando se había levantado-. Soy muy feliz.

-Yo también -le dijo dándole un beso intenso.

Desayunaron entre risas, besos, arrumacos y una felicidad que no cabía en el interior del cuerpo y debía salir de la mejor manera que podían, a veces era en carcajadas, otras en sonrisas tímidas pero también en besos y caricias. Al salir de casa, Parker le dio la mano a Kristina que la cogió con un gesto de satisfacción enorme.

-¿Qué? -le preguntó Parker.

-No sabía si podría cogerte la mano.

-¿Y por qué no? Ya te lo he dicho nunca me he escondido y no pienso hacerlo ahora.

-¡Ni yo! -contestó feliz.

Llegaron a la universidad levantando alguna mirada y susurros a su paso, pero ellas vivían felices en su mundo. Kristina insistió en acompañarla hasta su clase, le costaba horrores separarse de ella, la llevaba cogida de su mano derecha pero era tal la necesidad que sentía de tenerla que también apoyó su mano izquierda en el antebrazo de una Parker que se mostraba feliz. Al entrar al aula sonrientes Parker le dijo.

-¡Qué buen paseo para empezar el día!

-Totalmente de acuerdo, acompañarte al trabajo es fantástico -le sonrió Kristina mirándola con devoción.

-Y que bien que podamos hacerlo juntas.

-¿Ya no estás enfadada porque haya dejado la universidad?

-Mientra tú estés segura de ello -elevó los hombros como rindiéndose a ella.

-Es la mejor decisión que he tomado en mi vida.

Parker sonrió feliz y Kristina se aupó hasta besarla, se besaron con cariño pero desde el día anterior para ellas darse un beso cariñoso y corto era realmente imposible, Kristina tenía cogida la mano de Parker y con la otra rodeaba su cintura, mientras que Parker con la mano libre acariciaba la mejilla de Kristina mientras unían más sus cuerpos para volverse a besar con mayor intensidad. Estaban en ello cuando sonaron dos golpes en la puerta que les hizo separarse.

-Profesora Forsyth -la voz del decano les sorprendió haciendo que se separarán con rapidez.

-Decano Paulson -su presencia allí le hizo ponerse tensa.

-Vengo para informarle sobre su conducta reprobatoria en la universidad.

El rostro de Parker palideció. Kristina la miró de soslayo sin entender qué estaba sucediendo.

-Estoy muy decepcionado con usted, no pensaba que haría algo así, tener relaciones sexuales con una estudiante es lo más bajo que puede hacer un profesor, además de violar la política y reglas de la universidad.

-Disculpe decano pero yo ya no soy estudiante en esta universidad -le aclaró Kristina con el pulso alterado por la presencia de aquel hombre allí.

-Hace días se les ha visto besarse, alguien nos ha puesto sobre aviso -Parker agachó la mirada cerrando los ojos sabía lo que significaba aquello-. Fue antes de que usted se diera de baja.

-Eso no es verdad… ¿quién le ha mentido?

-No importa, Kristina -le cortó Parker sabía que era inútil tratar de aclarar aquel tema-. El hecho es que es cierto, mantengo una relación con Kristina, sí.

-Sus papeles le estarán esperando en la administración.

El decano se fue mirando fijamente a Kristina. Al irse ésta se giró y se puso delante de Parker que mantenía los ojos cerrados y un gesto impactado.

-¿Qué ha querido decir, qué papeles? -le preguntó nerviosa.

-Los papeles de mi despido, se acabó.

A Kristina aquello le provocó un temblor de pies a cabeza Parker no podía perder su carrera. Tuvo que tragar saliva con rapidez porque la impresión le había secado la garganta, no podía estar sucediendo aquello. Sacó el teléfono de su bolso y se acercó a Parker que se había apoyado sobre el atril, con la sensación de volver a vivir una pesadilla.

-Parker voy a llamar al abogado de mi padre, esto no pueden hacerlo.

-Ya está hecho, Kristina. He sido yo la que ha roto las reglas, no hay nada qué hacer -le dijo seria.

-Me siento culpable, Parker, si no me hubiera acercado a ti esto no habría pasado.

-Cariño… no digas eso, yo no te culpo.

-¡Pero no entiendo quien nos ha espiado! ¿Quién ha mentido? Nosotras solo hemos estado juntas ayer, y ayer yo ya no era estudiante, déjame que llame al abogado.

Entonces se oyeron los pasos fuertes y decididos de unos tacones que se acercaban a la clase, Parker que estaba cara a la puerta se quedó perpleja al ver quién era, Kristina ante su gesto se giró, al ver allí a su madre cerró los ojos sintiendo una rabia incontrolada en su interior.

-Kristina, vaya… siento verte aquí aunque no me sorprende -Alexis habló con voz acerada mientras su mirada transmitía un profundo malestar

-Dios mío… Has sido tú -Parker se quedó mirándola absorta mientras Kristina sin poder creerlo se dirigió hasta su madre con la furia que sentía en ese momento por lo sucedido-. Han despedido a Parker por tener una relación inapropiada con una estudiante.

-¿Por qué será que no me sorprende? -respondió con seriedad.

-Pues me gustaría que te quedará claro que no soy estudiante.

-¡Ya lo sé!, ya nos hemos enterado de que te has marchado de la universidad sin decirnos nada ni a mí ni a tu padre.

-Pues quiero que sepas algo más, Parker y yo no tenemos una relación inapropiada, si no, que somos pareja. Han expulsado a Parker porque nos vieron besándonos pero ese alguien que nos vio ha mentido porque eso ocurrió anoche y yo ya no era estudiante de la universidad, y eso, ¡eso solo lo puedes hacer tú! -le recriminó con fuerza.

-¿De verdad lo crees? ¿Que nada más he podido ser yo? -respondió con la mirada enfurecida.

-Por supuesto porque tú no soportas la idea de que Parker y yo estemos juntas -le reprochó con el ceño fruncido y las venas de la garganta a punto de explotar-. Y estoy segura que has usado todo tu poder para mentir y utilizarlo en su contra, para tratar de arruinar esto que estamos empezando.

-Kristina tiene razón esta vez ha sido injusta e implacable -le dijo Parker con gesto y voz dolida y ciertamente decepcionada.

-Deberías tener más cuidado con lo que dices en este momento -le reprochó Alexis mientras la miraba de una manera asesina-. Y soy malditamente implacable cuando se trata de que traicionen y hagan daño a hija.

-Mamá tú eres la que nos has traicionado ¡y mira lo qué has conseguido! -Kristina estaba fuera de sí mientras Parker la miraba con dolor.

-No, Kristina, yo no lo hice pero quien lo hizo te ha hecho a ti y a esta universidad un gran favor.

La mirada de Parker se tornó fiereza mientras Kristina no daba crédito a lo que escuchaba de boca de su madre pero sobre todo con la rabia que lo decía.

-Primero se aprovechó de tu confianza en Wesleyan, y ahora lo ha vuelto hacer aquí, es ella quien ha violado las reglas en ambas universidades ¿no te das cuenta?

-No, mamá fui yo quien la persiguió entonces y también ahora.

-Ella por edad es la que debía haberte parado los pies -le dijo mirando a Parker con total desprecio.

-Tenemos una atracción mutua, tenemos una química natural desde el principio ¡no podíamos hacer nada contra eso por mucho que ella lo ha intentado! -Parker miraba a Kristina fijamente con miedo a la presencia de Alexis otra vez tratando de separarlas-. Parker no ha hecho nada inapropiado.

-Eso es lo que dices porque te tiene manipulada, evidentemente en la universidad son sensatos y no piensan como tú.

-¡Sí señora Davis! -de pronto Parker explotó ante el miedo que le suponía su presencia y ver como estaba tratando de darle la vuelta a las cosas, poniéndola en contra de Kristina, aquella Parker sorprendió hasta la propia Kristina que la miraba atónita por la fuerza y decisión con la que habló a Alexis-. Ellos desaprueban mi conducta me despiden por estar con Kristina, ¿pero sabe? la única cosa buena que me queda de todo esto que usted ha propiciado es que no tengo que defenderme o explicar mi comportamiento a cualquier otra persona, excepto a Kristina que es a quien me debo.

Dicho esto se dirigió hasta ella y le pasó el brazo por los hombros abrazándola sin ningún pudor ante Alexis lo que provocó en ella un gesto de odio visceral hacia Parker.

-¿Tienes idea de lo difícil que es para mí ver cómo manipulas a mi hija? -le preguntó arrastrando las palabras y con una mirada desquiciada.

-No, mamá, Parker nunca me ha manipulado, la única que manipula aquí eres tú, hasta que no has conseguido que echarán a Parker no has parado.

-Yo no he hecho tal cosa -se defendió con seguridad-. Ella se lo ha buscado sola.

-¡Claro entonces cómo entras justo cuando se acaba de ir el decano como si estuvieras esperando que le dieran la noticia! ¿Querías asegurarte de que tu plan salió bien?

-Yo no controlo lo que hace el decano ni lo envié a expulsar a Parker si no estuviera metiéndose en la cama a jovencitas no le pasaría eso.

-¡Mamá no te permito que digas eso! -le alzó la voz indignada ante el comentario mientras Parker tuvo que retenerse para no contestar aquella irreverencia.

-¿Pero qué crees que es lo que va pasar entre vosotras? -le preguntó acurrucando los ojos mirándola de un modo desafiante mientras apretaba la mandíbula con una rabia incontrolable en ella-. Y no, no he tenido que hacer nada para que la expulsaran eso no tiene que ver conmigo.

-¿Debo creerte? Disculpa que lo ponga en duda.

-He venido para averiguar por qué has dejado la escuela -le gritó con un considerable enfado.

Pasó junto a Kristina dejando abruptamente el bolso sobre un pupitre, Kristina la siguió y Parker se quedó justo detrás de Kristina con gesto serio y preocupado.

-Me entero de que has dejado la universidad gracias a que me reembolsan el cheque de tu matrícula.

-Bien, pues mira, ya tienes tu dinero.

-Puedo pagar tu educación pero esto es una falta de respeto hacia mí -Parker suspiró con fuerza, sabía que no iba a ser fácil que Kristina soportara la presión de su madre, y no pudo evitar mirarla con una rabia incontrolada-. Ni siquiera tienes la decencia de decírmelo a la cara me tengo que enterar así.

-Porque sabía como reaccionarías ¡pero estaba totalmente equivocada! Te he subestimado porque pensé que te enfadarías y probablemente arrastrarías a mi padre en tu enfado contra mí por volver a fracasar pero no que harías…

-¡Yo no he roto la carrera de tu novia! -le espetó con rabia.

-¿Por qué debo creerte cuando ya me has mentido antes sobre ella para separarnos por mi propio bien? -le gritó fuera de sí preocupada por Parker y las posibles consecuencias que tendría entre ellas lo que su madre había hecho.

-Kristina déjalo, déjalo -se dirigió a ella Parker con los nervios desbordados mientras la cogía por los hombros-. No importa lo que pasó antes ya no importa nada, se acabó, me han echado y es el momento de que me vaya.

-¿Dónde? -la miró con un gesto de pánico mientras su corazón se aceleraba a punto de explotar de miedo.

-Mis padres me dejaron una casa en Eugen, Oregon que ironía de las ironías es la cuna de las Universidades -se giró diciéndoselo a Alexis que la mató con la mirada.

-De acuerdo -Kristina recogió el bolso de Parker, el suyo y le dijo mientras le cogía la mano-. No voy a dejar que te vayas sin mí, estoy segura que te amo.

En ese momento la situación se aceleró para Alexis ante la decisión de su hija que parecía hablar con total rotundidad, sin embargo, para Parker el tiempo se detuvo miraba a Kristina sin saber cómo reaccionar ante su seguridad, por su parte, Kristina le cogió de la mano y tiró de ella como si así pudiera huir y salvaguardar su amor.

-Un momento ¿qué estás haciendo? -le preguntó Alexis al ver como arrastraba a Parker con ella.

-Me voy contigo -le dijo Kristina mirándola a los ojos con total seguridad mientras Parker ponía un gesto totalmente conmovido, elevó levemente la ceja derecha su movimiento fue mínimo pero formó una expresión de maravillosa felicidad.

-¡Para! -le gritó Alexis-. Estás siendo ridícula, ¡esto no tiene ningún sentido!

Kristina no soltó de la mano a Parker, la apretaba con fuerza para transmitirle su seguridad en lo que hacía y había dicho. Parker cogió del brazo a Kristina de la misma manera como si así quisiera aferrarse a ella mientras Alexis observaba la escena fuera de sí.

-Kristina esto no va a funcionar.

-Sí estoy segura de que sí -le respondió a su madre y girándose le dijo a Parker mirándola con necesidad-. Si tú me quieres.

-Por supuesto que te quiero, Kristina -la miraba intensamente con una sonrisa débil pero repleta de fuerza mostrándole la necesidad que tenía de que se fuera con ella, entonces Kristina asintió entregándole el bolso.

-No, ¡parar, parar!

Gritó fuera de sí Alexis colocándose en la puerta impidiendo que se fueran, ellas se detuvieron delante mientras Parker, con sutileza pero al mismo tiempo transmitiéndole firmeza a Kristina, le rodeó con su brazo derecho dejando la palma de su mano abierta sobre su espalda mostrándole su apoyo.

-Parker no puedes hacer esto si de verdad te preocupa Kristina, ten un poco de decencia y no lo hagas -le recriminó con una mirada desafiante.

-Yo quiero a su hija, señora Davis. De lo contrario no hubiera destrozado mi carrera, entienda que la quiero y si ella está dispuesta a venir conmigo, tenga por seguro que me hace feliz.

-Esto es un error -le dijo Alexis a Kristina con la respiración agitada, señalando a Parker que la miraba sin inmutarse segura de sus sentimientos.

-No mamá, el error sería dejar que controles mi vida durante un segundo más, estoy enamorada de Parker y ella de mí -en ese momento Parker la miraba con ese amor reflejado en su mirada.

-Yo no estoy controlando tu vida, estoy tratando de que no cometas el error más grande de tu vida.

-Métete esto en la cabeza, amo a alguien que me ama -Parker miraba en ese momento a Alexis confirmando las palabras de Kristina decidida a no dejar que las separara-. Estamos empezando una vida juntas, y me gustaría que te alegraras por mí porque Parker es quien me hace feliz, pero parece imposible que lo entiendas, en lugar de mi madre pareces un juez que tiene que juzgar nuestro amor en lugar de simplemente aceptarlo porque soy inmensamente feliz. Ya te enviaré una tarjeta postal en Navidades.

Kristina habló con la rabia marcada en cada gesto en cada palabra, no podía entender que su madre no viera que entre ella y Parker existía amor de verdad. Sin más la dejó allí pasando de largo yéndose, tras ella pasó Parker, que antes de salir, se giró mirando a Alexis mientras se mordía el labio inferior permitiéndose mostrarle un gesto de vencedora, que provocó en Alexis una mirada de odio y una rabia que la dejó allí con la respiración agitada sin poder creer que Parker se saliera con la suya, ya tenía a su hija en su poder.

Anuncios

2 comentarios en “PARKER Y KRISTINA. LA FUERZA DEL AMOR. Capítulo 42

  1. ¡Gracias, Kris! Vamos… lo que vienen siendo amor de verdad. Una y otra. Cada una a su manera apuesta por esta relación que esperemos sea definitiva para callar tantas bocas que tienen en contra.
    Un abrazo.

  2. Buenos días, bien por Parker y Kristina, sobre todo por Kristina que defiende su relación como una leona y Parker que a pesar de lo que ha perdido, la ha apoyado.
    Alexis, sin comentarios.

    Estupendo escritora, saludos y abrazos

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s