PARKER Y KRISTINA. LA FUERZA DEL CORAZÓN. Capítulo 73

Parker se estaba terminando de cambiar lo hacía preocupada por cómo veía a Kristina, estaba segura que le pasaba algo y ella seguía pensando que era por la discusión que había tenido con Alexis. Exhaló un profundo suspiro estaba tratando de recomponerse, lo último que necesitaba en ese momento era tener una discusión con ella. Puso atención para saber quién las visitaba a esa hora porque le extrañó no oír nada. Estaba de espaldas a la puerta y al girarse, Kristina que estaba allí petrificada mirándola con gesto duro, la asustó. La expresión que llevaba marcada en el rostro le provocó un pequeño sobresalto, por un momento se temió lo peor, Alexis estaba allí.

–Han venido preguntando por ti, está en la puerta.

Dio media vuelta y se fue a la cocina, Parker se asomó por el pasillo pero en la puerta no había nadie. Miró hacia la cocina por si Kristina se asomaba pero en ningún momento lo hizo, desconcertada abrió la puerta y se encontró con Amanda allí con cara de póquer.

-¡Vaya novia más mal educada que te has buscado! -le soltó con una sonrisa incrédula.

-Amanda -susurró al verla.

-Sí.

-¿Qué haces aquí? -su frente se arrugó en señal de no entender su presencia.

-He venido para hablar contigo, es importante.

-Lo siento pero voy a comer.

-¿No me vas a dejar pasar?

-No, ya te he dicho que vamos a comer -insistió en la respuesta cruzándose de brazos.

-Casi lo prefiero para mantener mi vida intacta.

-¿Qué es lo que quieres, Amanda? -Su voz sonó con dureza y mostró un gesto de total desconcierto ante su aparición quizás en el momento menos indicado.

-Tengo que hablar contigo sobre algo que nos atañe a las dos. Y no me voy a ir sin que hablemos.

En su casa, Sam se había quedado preocupada tras la visita de Kristina estaba segura que Parker era imposible que hablara de abandonar a su hermana. Sin embargo, a qué otra cosa se podía referir. Ella les avisó que su madre sería un problema y estaba segura que fuera lo que fuera lo que le estaba ocurriendo a Parker tenía algo que ver con ello. Por esa razón decidió comer con Alexis, se llevaría a Emily quien siempre podría calmar un poco esa rabia que sentía su abuela por Parker. Aunque también pensó que más que el encanto de su hija necesitaba un milagro.

-Nos vemos en el Kelly’s, mamá. Sí está bien. ¡Emily debes echarme una mano! -le dijo a su hija al colgar el teléfono.

Mientras, Parker todavía afectada por la presencia allí de Amanda seguía sin entender que estaba sucediendo.

-Parker me gustaría comer contigo, tengo que decirte algo muy importante.

-Lo siento pero…

-No tengo mucho tiempo mañana a primera hora me voy.

-Está bien, quedamos después de comer a las cuatro -la conocía y sabía por su rostro que algo pasaba.

-Bien. ¿En mi hotel?

Tras quedar con ella se giró y se encontró con una Kristina que le dijo con un tono tan gélido que provocó en Parker un escalofrío.

-¿Vas a ir?

-Sí, Kristina, tiene que hablar conmigo.

-¿Hablar?

-Sí, me ha dicho que se trata de algo importante y… -hablaba con extrañeza aquella visita no la entendía.

-¡Pues vete ya! No te ha dicho que comas con ella.

-Kristina -cerró los ojos con malestar por como le hablaba.

-Te lo estoy poniendo fácil, solo eso.

-¿De qué estás hablando? -la miró con el ceño fruncido sin ocultar que por momentos se estaba enfadando.

-Lo sabes perfectamente, ¡vamos, vete! Si lo estás deseando.

La respiración de Parker fue en aumento, trataba de controlarse, entendía que Kristina estaba enfadada con aquella visita ella misma lo estaba, pero no tenía derecho a hablarle de aquella manera.

-Vamos a comer -le dijo tratando de zanjar aquel enfrentamiento.

-Si lo estás deseando, Parker ¡esto era lo que no sabías cómo decirme!

-Pero… Kristina…

-Pues tranquila porque ya me ha quedado claro, así que no hace falta que te preocupes. Vete, date prisa no vaya a ser que te arrepientas. Lo has hecho muy bien ¡mejor imposible!

Parker resopló, se mordió el labio inferior con gesto realmente exasperado, la miró fijamente y pasó de largo por su lado. Se fue directamente a la habitación, en dos minutos volvió cambiada se detuvo delante de Kristina y le dijo con tono herido.

-Lo que tengas que decirme dímelo claro, ¿qué es lo que te pasa?

-Vete que te espera en su hotel.

No le dio opción a que se lo volviera a decir, cogió el bolso y se marchó entonces Kristina lo entendió todo. Amanda era su verdadero problema, la peor de sus pesadillas se había hecho realidad, allí estaba en Port Charles, quizá el conflicto ni siquiera lo era con su madre y a Parker le había venido muy bien que Alexis estuviera molestándolas, entonces recordó cuando Alexis le decía que nada más era un entretenimiento para ella, y que cuando se cansara volvería con su mujer como ya hizo una vez. Aquel pensamiento de que su madre podía tener razón, le llevó a romper a llorar con una fuerza que hasta a ella misma le asustó.

Amanda estaba llegando a su hotel cuando recibió la llamada de Parker, finalmente, iba a comer con ella. Aquella frase provocó una amplia sonrisa de vencedora, en el fondo, sabía que Parker cedería como solía hacer siempre.

Por la calle Parker no era capaz de saber qué le pasaba a Kristina, no esperaba una reacción como la que acababa de tener. Su enfado era considerable sentía que algo en su interior estaba a punto de explotar, caminaba deprisa como si así pudiera sacudirse el estupor que le había causado la visita de Amanda. ¿Qué hacía allí? ¿Cómo la había encontrado? Pensó por un momento que podía haber preguntado a Úrsula pero estaba segura que su amiga jamás le daría esa información. Hubo un instante en que tuvo que parar, cerró los ojos diciéndose así misma que debía tranquilizarse no podía llegar con esa adrenalina a tope para hablar con Amanda. Tras un momento de búsqueda de esa paz, trató de disculpar la reacción que acababa de tener Kristina, podía entender que su pesadilla recurrente acababa de hacerse realidad, si ella se sentía desconcertada era capaz de ponerse en su lugar. Lo que no entendía era a que se refería con que ya lo había conseguido. Sin duda, a su vuelta debía hablar con ella muy seriamente, el problema era que aquel encontronazo que acababan de tener no era lo mejor para aclarar las cosas y la presencia de Amanda mucho menos. Y allí a un paso de entrar en el hotel sintió que algo no demasiado bueno iba a ocurrir. Simplemente, lo sintió.

En casa, Kristina trataba de calmarse, Parker se había ido la había dejado sola para salir corriendo junto a Amanda, ¿qué más podía esperar?¿Qué más? Ilsa se había sentado a su lado apoyando la barbilla en sus piernas.

-Ilsa, cariño, ¿qué nos está pasando?

Tras la pregunta se dejó llevar por el llanto desgarrador que se había adueñado de ella, en ese instante, sí se sintió abandonada.

Parker acababa de entrar por la puerta del hotel, lo hacía con los nervios disparados fuera lo que fuera lo que tenía que decirle Amanda quería terminar con ello lo antes posible. La vio sentada en uno de los sillones de la entrada, al verla se puso de pie y se dirigió con paso ligero hasta ella.

-Gracias por venir -le dejó un beso en la mejilla.

-¿Qué es lo que quieres, Amanda? -le preguntó con frialdad.

-Supongo que no has comido, ¿es así? -Parker asintió con seriedad-. De acuerdo, pues te invito a comer.

-No, nada más quiero que me digas lo que sea que quieras decirme no he venido para comer contigo.

-Por favor, Parker, no rechaces la invitación -le puso un gesto de pena que sabía siempre había logrado en ella aceptar sus proposiciones.

-Está bien, pero no voy a quedarme mucho rato.

-Gracias.

Amanda le dedicó una nueva sonrisa, pasaron juntas hasta el restaurante del propio hotel, Parker agradeció en parte estar allí y no en el Kelly’s dónde sabía podía coincidir con algún miembro de la familia de Kristina, y crearle más problemas. Se sentaron en una mesa apartada del resto tal y como le pidió Amanda al camarero tras darle una suculenta propina. Las condujo hasta el lugar y les dejó sendas cartas para que fueran decidiendo que comían. Parker ni la abrió. Miraba a Amanda con el gesto algo turbado, la conocía y sabía que hasta aquel momento se había comportado como si fuera a conquistarla. Amanda era una encantadora de serpientes, ella siempre lo reconoció y era justamente lo que estaba haciendo.

-¿No vas a comer nada?

-No, ya te he dicho que no voy a estar mucho rato.

-¿Y me vas a dejar a media comida? -le preguntó con sonrisa irresistible.

-Amanda… por favor -le rogó tras suspirar mostrando que estaba algo cansada de su actitud.

-Entiendo, lo que no sé es como te ha dejado salir, ¡es pequeñita pero tiene genio! Nunca me habían dejado tras una puerta ¡y dándome el portazo en mi propia cara!

-Disculpa pero es que, no entiendo que haces aquí ni entiendo porque has venido a mi casa -la miraba con una sonrisa irónica.

-He venido por ti, Parker.

-¿Por mí? -su gesto fue de total sorpresa ante aquella frase.

-He venido porque quiero que vuelvas conmigo, quiero que volvamos a empezar me he dado cuenta que no puedo vivir sin ti.

El gesto de Parker mostró un impacto brutal ante aquellas palabras.

Anuncios

8 comentarios en “PARKER Y KRISTINA. LA FUERZA DEL CORAZÓN. Capítulo 73

  1. Espero que el capítulo de hoy te ayude con la quimio. ¡Qué vaya muy bien!
    ¡¡¡Ya sabes que me gusta muuuuuuuchooooooooooooo el drama!!!
    Un abrazo

  2. Bienvenida Farren, me alegro que te guste la historia. Bueno, hay heridas abiertas del pasado que no siempre tienen fácil solución. Pero estoy segura que Parker sabrá que hacer. Confío en ella. Aunque entiendo a Kristina no es plato de buen gusto que la ex de tu mujer aparezca y con las dudas que ella tiene, debe ser muy duro.
    El amor no siempre vence, aunque la mayoría de las veces lo haga.
    Un abrazo.
    ldana

  3. Farreb Norieli…lo que nuestra escritora tiene ke hacer es….hacer que arreglen todo que hablen sus cosas…..ke se reconcilien de una vez por todas….las case, las de hijos y tengan un final de pelicula….👭👭👭💏💏💏💏🎊🎇🎉🎊🎇🎉 jijijijiji

  4. Madremia….esto no va a salir bien tantos problemas y la visita de esa arpia….jajajajaja venga escritora no nos hagas sufrir mucho manda a amanda a tomar el fresco y resuelve ya lo que tengan ke ablar parker y kristina….cada dia me dejas mas intrigada!!!jiji un abrazo

  5. jajaja, se me olvidaba , esperó que al salir mañana de mis quimios, tenga una agradable sorpresa y las chicas hablen y arreglen todo y juntas venzan al enemigo .
    Di que SI, se que te gusta el drama , pero por favor ya fue mucho.

  6. Hola, dejame decirte que me justa mucho tu historia, y Felicidades por ella soy nueva lectora.
    Mi comentario es el siguiente, estoy molesta con Amanda tuvo a Parker y no la supo valorar y ahora quiere que vuelva con ella como si nada, espero y no lo permitas , Parker y Kristina se merecen estar juntas nacieron para eso.
    Parker espero que cortes de una vez por todas a tu ex y regreses a tu casa , para aclarar el grandísimo problema y solucionen todo de una vez y juntas le demuestren a Alexis que lo suyo no es un juego . Y de una vez por todas esa mala madre entienda que no eres como ella piensa.
    Por favor no las separes y espero que ya soluciones esto por favor.
    NO, LAS SEPARES, NO, LAS SEPARES.NO PERMITAS QUE GANE EL ENEMIGO ANTE ESTE AMOR.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s