PARKER Y KRISTINA. LA FUERZA DEL AMOR. Capítulo 74

Amanda percibió su gesto, sonrió de lado mientras le cogía una mano con inmenso cariño.

—He venido porque me han diagnosticado cáncer, es muy posible que no pueda sobrevivir y sé que lo que te estoy pidiendo puede sonar egoísta, pero… te quiero, Parker.

En aquel momento a Parker los pensamientos comenzaron a cortocircuitarse en su cabeza, no sabía ni qué decir. Tan solo la miraba con los ojos repletos de lágrimas que aguantó porque el camarero llegó para preguntarles qué iban a comer. Amanda pidió algo ligero y a Parker le pidió una infusión. Su gesto seguía siendo tan impresionado que entendió no iba a ser capaz de comer nada.

—¿Qué te ha impresionado más, que te pida que regresemos juntas, o que me voy a morir?

—Pero… habrá algo que se pueda hacer -le dijo seria.

—Lo van a intentar, tengo buenos compañeros y confío plenamente en ellos, otra cosa es cómo se comporte mi querido amigo que llevo dentro.

—Amanda no sé qué decir.

—Es fácil contéstame a mi pregunta.

Mientras, Sam trataba de hablar con su madre, la notaba distraída y muy pendiente del teléfono, pensó rápidamente en que Julián estaba molestándola por su gesto.

—¿Mamá te encuentras bien?

—Sí, Sam. Perfectamente.

—Te noto distraída.

—Lo siento, lo estoy perdóname. Esta mañana ha venido Molly al despacho. Últimamente solo venís a verme o a comer conmigo cuando queréis romper una lanza a favor de la parejita.

—Mamá -lo dijo con tono cansado.

—No, no está bien, está bien.

—Yo no te voy a decir qué es lo que tienes que hacer, tú sabes lo que estás haciendo y a lo que te va a llevar esta actitud, pero al menos, déjame que te recomiende lo que no deberías hacer.

—¿Y es? -la miró con ironía.

—Acercarte a Parker. Solo te pido que las respetes.

—¡Está bien! Creo que no va a hacer falta que me acerque a ella.

—¿Por qué dices eso? -la miró extrañada.

—Porque creo que ella sola va a destaparse finalmente.

—¿Has hablado con Kristina? -no podía entender cómo su madre sabía que ocurría algo entre ellas y tenía que ver con Parker.

—No hace falta. ¿Me pasas la sal? ¡Gracias, cariño!

Sam la miró realmente preocupada, había resultado demasiado fácil y prácticamente le había aceptado el consejo sin discutir. Pero lo que más le llamaba la atención era que pudiera intuir que había problemas en la pareja, quizás era lo que había intentado con su visita a Parker y sabía que antes o después le surtiría efecto. No entendió su tranquilidad, ni su manera de continuar hablando de otros temas como si no le preocupara en absoluto lo que le había nombrado, eso no era normal en ella no era lo que venía demostrando cada vez que sacaban el tema. ¿Qué le estaba pasando?

Entre Amanda y Parker se había creado un silencio molesto le había dicho que quería regresar a su lado y lo que le había dejado impactada era su enfermedad, Parker no sabía muy bien cómo reaccionar. De pronto un miedo irracional se apoderó de ella. Cogió la mano de Amanda con fuerza mientras le decía mirándola a los ojos.

—Todo irá bien, estoy segura.

—Bueno… y si no, pues habré vivido una vida intensa. ¿Qué me contestas, Parker? Sé… sé que venir y decirte esto ahora no es lo más correcto, lo sé pero necesito decirte que te extraño muchísimo, que te quiero y que me gustaría darte en el tiempo que me quede lo mejor, lo que no he sabido darte. ¿Qué me dices?

—Amo a Kristina.

Podría haber buscando más explicaciones o incluso reproches, pero con esas tres palabras le fue suficiente para hacerle entender que jamás volvería con ella.

—Tiene suerte -le susurró con gesto decaído.

—No, la suerte la tengo yo, créeme -murmuró con un brillo en los ojos y una sonrisa leve pero intensamente feliz.

—Vale, pues tiene muy mala uva.

—¿Qué querías que hiciera, Amanda? No estoy disculpándola sé que no debió tratarte así pero…

—La entiendo -la interrumpió con una sonrisa conciliadora-, ella sí ha sabido valorar lo que tiene a su lado.

Parker sonrió con algo de tristeza. Amanda la miró como hacía mucho tiempo no la miraba con un cariño infinito.

—Tengo tantas cosas que decirte, Parker. He preparado todo para que llegado el momento mi dinero, las acciones y mi casa pasen a ti.

—¡Amanda! No hables de eso.

—He venido a hablar de esto precisamente -le sonrió-. No quiero ningún funeral, voy a donar mi cuerpo a la ciencia y si no consigo salir de ésta que investiguen. Parker he asumido el riesgo que corro, tengo elevadas posibilidades de morir pero necesito tener mi conciencia en paz. Quedarme en paz conmigo misma y si a alguien le debo explicaciones aunque ya no merezcan la pena. Es a ti.

Amanda la miró con gesto de profunda pena. Parker con un ligero temblor en su barbilla, estaba tan afectada que no sabía qué decirle. Se daba cuenta que realmente lo que necesitaba era hablar y ser escuchada por ella.

—Fui injusta contigo siempre, siempre… Pensé que estarías a mi lado a pesar de todo, nunca imaginé que decidieras dejarme y mucho menos por alguien como Kristina -Parker frunció los labios como tratando de callar algo que iba a decirle-. Sé que la debes amar mucho para que encontraras la fuerza suficiente y abandonaras nuestra vida rutinaria. El tiempo, pero sobre todo, este momento que estoy viviendo me permite ver la vida de otro modo. Hiciste bien en abandonarme he sido una cobarde que vivía de una manera superficial emocionalmente hablando, tenerte a ti a mi lado me permitía creerme impune pensé que siempre estarías ahí. Fui tremendamente injusta cuando te acusé de que nuestro matrimonio había fracasado por tu culpa, y sé que me dijiste la verdad, que nunca había pasado nada con ella, más que aquel beso. Sin embargo, yo no dudé en tener alguna amante y, mientras eso ocurría, no me importaba demasiado nuestro matrimonio estaba tan segura de que seguirías ahí. Cuando me dijiste que te ibas solo entonces me di cuenta de que había sido egoísta y ruin contigo, no podía creer que me ibas a abandonar. Pero mi orgullo me impedía decírtelo, quería que te sintieras mal por enamorarte, porque me di cuenta que te habías enamorado por como hablabas de ella, por tu mirada. Me dio mucha rabia ver en ti esa determinación por ella porque no la vi cuando te pedí venirte conmigo. Esa cría tiene suerte y me ha demostrado que es muy lista, supo qué hacer para tenerte.

—Luchó mucho por mí -dijo orgullosa-. Me demostró quererme de verdad.

—Lo que yo no hice.

—Supongo que sí, ella me mostró un mundo nuevo que desconocía -tomó aire y mirándola le dijo con tranquilidad como si pudiera restar importancia a algo tan grave como sus engaños-. Amanda yo sabía que pasaba algo e imaginaba que era, pero mi propio miedo a enfrentarlo me hacía seguir hacia delante. Estoy convencida que las dos teníamos que habernos dado cuenta que nuestra relación no funcionaba. Aunque te agradezco que seas sincera.

—Una tiene que verle las orejas al lobo disfrazado de cáncer para darse cuenta de lo cruel que fue, y lo siento muchísimo -sonrió con pena.

—Eso ya pasó, no te guardo rencor, pero sí es cierto que me sentí culpable de haberme enamorado de Kristina, pero dices bien, me enamoré y eso fue determinante para mí.

—Y sinceramente me alegro.

—Amanda… ¿qué puedo hacer por ti?

—Lo que estás haciendo, no estaba segura de que me darías una oportunidad. Sé que te he creado un problema con Kristina, pero también sé que lo solucionarás.

—Siento tanto esto, de verdad -volvió a coger su mano.

—No lo sientas, he venido por varios motivos, principalmente, buscando una utopía pedirte que volvieras, sabía que era imposible pero quería intentarlo, no me preguntes por qué, saber que te vas a morir te da cierta libertad para hacer cosas que seguramente de otra manera ni te lo plantearías.

—Entiendo -asintió mirándola intensamente.

—Parker otra de las cosas por las que he venido es porque sé que fui muy dura contigo juzgándote por estar con Kristina, porque es más joven que tú te acusé de manera horrible, lo hice porque no lograba asimilar que alguien como ella te apartara de mí. Pero hoy te digo, ¡vive! Que no te importe lo que diga nadie si la amas y te ama ¡lucha por ese amor y que el resto no os importe! -esta vez quien le cogió la mano fue ella y lo hizo con tal intensidad que provocó en Parker que su corazón latiera fuerte-. La vida son dos días nos creemos poderosos, fuertes y que dominamos todo y no es verdad, nada más tienes que el hoy, el ahora. Eres una persona maravillosa, sé de lo que hablo puede que vuestra relación sea algo inadecuado para el resto de personas por vuestra diferencia de edad, estoy segura que alguna gente con sus estúpidos prejuicios os acusarán y dirán que podrías ser su madre, pero lo importante es lo que vosotras sintáis. Os amáis, así que poneros el mundo por montera y recuerda esto Parker, la vida nada más la vives una vez no te arrepientas de lo que haces si no, de lo que no llegas a hacer. Amas a esa chica, lo sé nada más hace falta verte cuando hablas de ella, no dejes que nada ni nadie te aparte porque ella generó en ti una fuerza por amor que estoy segura sobrevivirá a todo cuanto pueda pasaros.

Sam estaba en el cuarto de baño cambiando el pañal a Emily, seguía dándole vueltas a la reacción de su madre. No era lógica y mucho menos creíble. Al salir allí la vio nuevamente con el teléfono.

—¿Nos vamos, mamá?

—¡Sí, cariño! ¡Vámonos! -sonrió ampliamente.

—Me alegro de verte tan feliz.

—Y yo me alegro de haber compartido contigo este rato.

—No podemos distanciarnos.

—No, eso es cierto, no podemos dejar que nadie que no sea de nuestra familia pueda romper nuestro vínculo como ha sucedido. No podemos, Sam.

La miró seria borrando su sonrisa, mirándola con gesto enfurecido. Sam entendió por quién hablaba.

En casa, Kristina seguía mirando el reloj, Parker llevaba más de una hora con Amanda, y no había podido comer. Quería tranquilizarse pero los nervios se habían apoderado de ella de un modo tan intenso que pudo percatarse que le temblaban las manos. En ese mismo momento le llegaba un mensaje al móvil.

La pareja tras aquella conversación salió del restaurante del hotel. Amanda acompañó a Parker hasta la puerta. Trató de mantenerse fuerte no podía creer que aquella despedida pudiera ser para siempre. Allí estaban una frente a la otra mirándose con un cariño infinito.

—Amanda yo… me gustaría hacer algo…

—Parker ya lo has hecho darme la oportunidad de hablar y poder disculparme diciéndote la verdad ha sido para mí un gran alivio que te agradezco profundamente.

—¿Vas a estar acompañada?

—Por supuesto, de eso no tienes que preocuparte mis compañeros van a hacerse cargo de mí, y en caso de que todo acabe lo haré con la mayor dignidad posible. No hace falta que me llames, ni que te preocupes por mí. Yo voy a estar bien y estaré mejor a partir de ahora, sabiendo que te quedas en buenas manos, ¡aunque tenga genio! También es verdad que debo reconocer que defiende su territorio como las leonas -sonrió mientras Parker asentía con una sonrisa triste-. Sé que no fui una buena pareja, que te descuidé y que he entendido que mi carácter no es para que nadie me aguante soy tremendamente egoísta, tanto que he tenido la desfachatez de pedirte que regreses conmigo, pero no soy tonta y sé que me has querido eres la única mujer que me ha soportado, amado y respetado. Eso es mucho más de lo que yo merezco. Deseo con todo mi corazón que seas feliz, que hagas lo que siempre quisiste, tener una familia, pero recuerda no pienses en el mañana nada más existe hoy y ahora.

—Gracias, Amanda.

—Te quiero, Parker.

Entonces sin más palabras y ambas sintiendo que aquel momento era delicado y, quizá el último en el que pudieran encontrarse, se fundieron en un abrazo repleto de tristeza, fuerza pero también esperanza. Parker se separó de ella y puso sus manos en la cara de Amanda que por primera vez desde que se habían visto mostró en su mirada miedo y pena.

—Todo va a ir bien, eres fuerte y vas a salir de esta.

Amanda suspiró con una sonrisa que marcó en su rostro el miedo, los ojos se llenaron de lágrimas y nuevamente Parker la volvió a abrazar dejando un beso en la mejilla. Al separarse se percató que dos personas la estaban observando, una con una sonrisa cínica, la otra con gesto de total perplejidad.

—Cuídate y cuida a esa mujer que tanto luchó por ti.

—Así lo haré -le dijo recomponiéndose como pudo de la impresión de ver a Alexis y Sam allí-. ¿Quieres que te acompañe arriba?

—Te lo agradecería, no pensé que me afectaría tanto esto.

—Vamos.

Parker no dudó en pasar el brazo por la cintura de Amanda, de golpe, la vio débil y repleta de miedo.

A Parker el camino hasta casa se le hizo eterno, caminaba con la sensación pesada de pérdida, había llorado por Amanda nunca pensó que podría pasar algo así y se dio cuenta que tenía razón, la vida es el momento en que vives, el que tienes. Suspiró con fuerza. Sentía unas ganas enormes de llegar y abrazar a Kristina, se volvería loca si le pasaba algo. Era el pensamiento que más rondaba su cabeza desde que dejara a Amanda en su habitación. Llegó y abrió la puerta con ansías dejó las llaves y el bolso.

—Kristina -la llamó.

Entró al comedor pero no estaba, fue a la cocina y tampoco. Entonces salió a su paso Ilsa.

—¿Dónde está Kristina, cariño? -le preguntó con gesto preocupado.

Anuncios

4 pensamientos en “PARKER Y KRISTINA. LA FUERZA DEL AMOR. Capítulo 74

  1. ¡Cuánto lo siento! Espero poder mejorar esa sensación. ¡Comparto esa frase de que hablando se entiende la gente! ¡Ánimo y fuerza!
    Un abrazo

  2. No m lo puedo creeeeer……dios la malvada de alexis la metera cakita a kristina….ya la estoy viendo venir….jolinesssss necesitamos que se reconcilien ya por dios…..💔💔💔💔💔💔

  3. Me dejaste peor , que la sesión de quimios. 😢
    No dejes que Alex gané, ella esta apostando porque Parker dejara a kris de nuevo.
    Donde esta kris??, por favor que no valla con su madre , ojala y que saliera a caminar.
    Ya soluciona esta por Dios, que ya hablen y solucionen todo.
    Hablando la gente se entiende.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s