PARKER Y KRISTINA. LA FUERZA DEL AMOR. Capítulo 89

Molly esperaba ansiosa la llegada de su madre, si Kristina no la había llamado era porque la conversación no había ido bien. Algo que constató cuando la vio llegar, entendió que su madre estaba realmente afectada. Llegaba con las gafas de sol puestas y un rostro que dejaba ver bien a las claras que había llorado. Suspiró delicadamente tratando de actuar lo más tranquila posible con ella.

—Mamá -la saludó tratando de sonreír.

—¡Tú sabías qué se iban a casar! -le recriminó quitándose las gafas mirándola con lágrimas en los ojos.

—Sí.

—¿Y te parece bien?

—Si a Kristina la hace feliz, sí, porque lo que quiero es justamente eso que mi hermana sea feliz. Y me importa poco con quién, aunque en este caso creo que ha tenido suerte.

—¡Está loca! ¡Cómo se va a casar con ella! ¡Todas estáis apoyando una unión que lo único que va a conseguir es destrozar a tu hermana! Ahora bien, ya se lo he dejado bien claro no pienso ir a ver como mi hija arruina su vida.

—¿Le has dicho que no vas a ir? -la miraba perpleja.

—¡Soy la única coherente de esta familia! La única que ve que Parker ha llegado a su vida para destrozarla, porque sé como es realmente. Desgraciadamente ¡mi hija se acabó para mí!

En ese momento el móvil de Molly sonó, en su pantalla apareció Sam, dudó en contestar y finalmente colgó porque su madre estaba en un momento delicado como para no hacerle caso.

—Mamá no puedo creer que -el teléfono volvió a sonar, la insistencia de Sam le hizo ver que algo no iba bien y decidió atender a su hermana-. ¿Sam?

—¿Molly dónde estás? -le hablaba acelerada y se notaba que había llorado.

—Estoy con mamá en el Kelly’s.

—Escúchame. Me acaba de llamar Parker, Kristina está en el hospital la han atropellado y la están operando en este momento, está mal.

—¡¿Qué?! -su gesto alertó a su madre por la expresión que marcó y el tono de voz.

—No os mováis de ahí, voy a pasar a por vosotras.

—¿Qué pasa? -le preguntó Alexis que se había cruzado de brazos con actitud molesta.

—Han atropellado a Kristina.

No pudo seguir porque se derrumbó en un llanto que provocó que Alexis primero deshiciera aquel cruce de brazos que mantenía de actitud ofendida para apoyar su mano derecha en el corazón, la miró horrorizada, y ante la explosión en el llanto de Molly la abrazó sintiendo que el corazón, está vez sí, se le rompía.

En el hospital Parker estaba caminando por la sala de espera. En ese momento la sala estaba vacía. Y allí estaba sola llorando sin poder detener un llanto que le arañaba el corazón, tenía un pañuelo en su mano derecha y el miedo instaurado como representante en su alma. Los latidos se habían precipitado en su corazón a tumba abierta, el cuerpo temblaba de arriba abajo y lo único que era capaz de hacer era llorar. Aquello era una pesadilla, no podía estar pasando, era imposible. Una de las veces que se giró para volver sobre los pasos que había dado levantó la mirada del suelo, y vio salir del ascensor a Sam y Molly. Al verlas su llanto fue mayor, Sam fue la primera en abrazarla y ante aquel abrazo sintió como Parker flaqueaba. Se había abrazado a ella con los ojos cerrados con un gran pesar mientras Molly trataba de calmarla acariciando su espalda.

—¿Qué ha pasado? -le preguntó Sam llorando.

—Solo sé que la han atropellado -susurró mientras trataba de retener el llanto.

—¿Y qué le están haciendo? -Molly lo preguntó con la voz repleta de miedo y llorando.

—¡Oh Molly! -entonces fue Parker quien la abrazó.

Al hacerlo fue cuando vio a Alexis que se había quedado en un lado, lejos de ella pero que las miraba con rabia. Alexis no podía creer lo que acababa de ocurrir, ella estaba destrozada y, sus hijas se habían ido directamente a consolar a Parker, dejándola totalmente de lado con su inmenso dolor.

—La están operando tiene un traumatismo severo, no sé nada más.

—No puede pasarle nada ¿verdad? -le preguntó Molly aterrada.

—Seguro que no -respondió Parker formándose en ella un puchero en la barbilla que acabó en un abrazo con Molly mientras rompía a llorar.

—Vamos, Parker, mi hermana es muy fuerte -le dio Sam tratando de animarla.

En ese instante llegaba un Sonny con el rostro totalmente desencajado, con Carly que al igual que él no parecía creer lo que Parker sacando fuerzas de flaqueza había tratado de explicarles por teléfono. Al llegar a su altura, Carly abrazó a Parker mientras Sam se retiraba con su madre.

—Mamá… -fue un susurró repleto de ruego con el sonido de fondo del llanto de Parker.

—Mi Kristina -musitó llorando mientras se sentaba.

—Mamá… -la abrazó Molly llorando también.

—No puede ser.

Se sentaron a su lado mientras Sonny trataba de hablar con Parker. El hombre se mostró afectado y Carly le ayudó a sentarse. Las noticias que tenían eran mínimas y la magnitud de lo que podía pasar podía ser terrible. Todos lo sabían y por eso Sam viendo que Molly se sentaba junto a su madre, se fue al lado de Parker.

Había pasado hora y media cuando el mismo hombre que había hablado con Parker al llegar al hospital, salió de quirófano. Se dirigió directamente a ella para explicarle las cosas mientras Sonny y Alexis se acercaban.

—Bueno, como le he dicho antes lamento confirmarle que su estado es grave. En la operación se le ha practicado una resección de parte del cráneo para liberar y reducir la presión intracraneal producida por el golpe. La vamos a pasar a la UCI porque le hemos inducido al coma va a estar con hiperventilación con un control estricto para que no haya un nuevo edema cerebral. También le aviso que este método lo vamos a mantener las primeras veinticuatro horas porque puede ser perjudicial alargarlo.

—¿Y qué pasará cuándo lo retire? -preguntó Parker con la voz rota.

—Dependerá de su reacción, en estos casos no me gusta aventurarme, puede ir bien y de repente cambiar, o puede que ni siquiera haya mejoría, pero es joven y habrá que confiar en esa juventud. De todos modos como le digo vamos a ir paso a paso primero hay que ver su evolución en estas veinticuatro horas. No les voy a engañar, insisto que lo tengan presente su estado es grave. Yo les recomendaría si quieren que se marchen a casa si hay alguna noticia se les mantendrá informados.

—¿No puedo entrar a verla? -preguntó Parker con gesto desesperado mientras Sam apoyaba su mano en la espalda.

—De momento, no.

—Yo me quedo aquí, doctor -le dijo Parker.

—Está bien. Si hay alguna posibilidad… ya le diré.

—Gracias.

Se sentó completamente rota. Sentía que el mundo había desaparecido, era como si todo a su alrededor se hubiera borrado dejando de existir, no escuchaba la voz de Sam que le trataba de animar ni siquiera era capaz de ver como la miraba Alexis, sentía una rabia profunda hacia ella. Tan solo existía en su pensamiento Kristina y el terror de que pudiera perderla.

Por su parte, Alexis había roto a llorar mirando de una manera tan despreciable a Parker, le dolía que se adueñara de su hija como lo había hecho, en ese instante quedó bien contrastado, no había sido capaz de decirle a los médicos que ellos eran los padres de Kristina. Sonny que captó su mirada se acercó a ella y le habló en voz baja.

—¿No ves cómo está?

—Como le pase algo a Kristina -le dijo rompiendo a llorar.

—¿No pretenderás culparla a ella?

La mirada de Alexis fulminó a Sonny. Éste negó con la cabeza con gesto duro, no era un lugar para tener enfrentamiento alguno, pero su actitud le estaba empezando ya no a cansar, si no, a doler. Decidió apartarse de Alexis apoyó la cabeza contra la pared y fue mano de Carly apoyada en su hombro quien lo hizo girarse.

—Cariño, yo me voy a casa con los niños, si pasa algo… -le dijo Carly.

—Tranquila. Voy a quedarme.

—Intenta estar tranquilo.

—No la puedo perder, Carly. Otro hijo más, no -susurró con los ojos abatidos y repletos de lágrimas.

—Kristina es fuerte, estoy segura que saldrá de está. Voy a despedirme de Parker.

Había pasado una hora desde que el doctor saliera para decir qué tal había ido la operación, pero hasta ese momento no tenían nuevas noticias. El tiempo pasaba lento y el silencio era el protagonista en aquella sala abierta que tenía forma de U, Parker estaba sentada al final, y Alexis decidió sentarse al principio en la parte derecha a su lado Molly trataba de darle apoyo cogiéndole de la mano. Sonny se había quedado de pie y Sam seguía sentada junto a Parker que no podía dejar de llorar.

—Parker, ¿por qué no te vas a casa? No podemos hacer nada.

—No, no podría entrar en casa sabiendo que está aquí -Alexis clavó su mirada en ella-. Vete tú, Sam. Tienes que estar con los pequeños.

—No te preocupes por eso.

—Nos íbamos a pasar el día a la montaña… -negó con la cabeza mientras se le volvían a llenar los ojos de lágrimas-. Estaba tan ilusionada con pasar el día por ahí con Ilsa. Oh Dios mío, Ilsa ni siquiera sé cómo la he dejado. Acababa de hablar con ella, me había contado -entonces se detuvo y miró a Alexis tragó saliva ante la atenta mirada de Sonny-. Esta mañana me ha dicho que estaba nerviosa y no sabía por qué, incluso cuando se ha despedido de mí… ¡Oh Dios mío!… me ha dicho que no olvidara nunca que me quería.

Mientras hablaba Sam lloraba notaba que estaba destrozada y aquellas palabras provocaron que pensara en su hermana.

—A veces decimos las cosas sin más… Parker… no tiene nada que ver por lo que está pasando.

—No podría soportar si me deja.

—No te va a dejar, trata de alejar ese pensamiento -le decía pasando su brazo por la espalda de Parker que asintió limpiándose la cara-. Kristina es muy fuerte, tú más que nadie lo sabe.

—Sí, lo es y la necesito tanto -dibujó una sonrisa trite en sus labios.

—Mira voy a hacer una cosa, si te parece bien me llevo a mi casa a Ilsa.

—Sí, te lo agradecería. Seguro que echa de menos a Kristina y no me gustaría que se quedara sola.

—De acuerdo, trata de tranquilizarte. Parker esto no ha hecho más que empezar -le dijo Sam llorando también.

—Si le pasa algo…

Ni siquiera fue capaz de continuar hablando pero se imaginó que si se moría ella no podría superarlo, Kristina era para ella todo. Desde que sabía que estaba luchando por la vida su amor por ella parecía haberse vuelto en contra, le aprisionaba el corazón con tanta fuerza que pensaba iba a estallar irremediablemente. Cerraba los ojos y el rostro de Kristina inundaba su mente. Quería retener la imagen de su sonrisa, de su carcajada feliz porque no quería pensar en nada malo, en su final porque si lo hacía era cuando sentía que se moría. Se aferraba a los recuerdos más maravillosos, el comienzo de su relación, la mirada tentadora de Kristina, su sonrisa pícara, se recordaba a ella misma pensando en Kristina y reprochándose aquellos pensamientos. ¡Cuánto tiempo había perdido! En ese instante se lamentó de todas sus dudas, de todos sus miedos por dar un paso adelante, recordó su primer beso, su primera noche juntas el temblor en el cuerpo de Kristina ante sus caricias, y después el dolor de la separación. Lloró de rabia lo tenía todoen aquel momento hasta aquella misma mañana era feliz, y Kristina era tan feliz como ella, la boda, Eugene todo en ese momento era como un castillo en el aire. Y ella no podía hacer nada para afianzarlo en tierra. Sintió tanto el tiempo perdido, ¡cuánto le hubiera gustado volver atrás! Porque en ese instante en que el futuro tambaelaba difuminándose, el pasado con Kristina era lo único que la calmaba, los recuerdos llegaban para tratar de calmar su maltrecho corazón.

Al marcharse Sam, Molly se sentía incapaz de levantarse del lado de su madre y acompañar a Parker, Sonny se había sentado cerca de ella pero sin intercambiar palabra alguna. Para ella también era estar viviendo una pesadilla, además, de los nervios por su hermana estaba también los nervios por no poder ayudar a Parker. La mirada de Sonny pareció entender en la tesitura que se encontraba y decidió hacer algo. Se acerco hasta Alexis y se sentó a su lado.

—¿Alexis acompáñame a la cafetería y nos tomamos algo?

—No puedo…

—Mamá aunque sea una tila, algo caliente te hará bien.

—Nada me hará bien -susurró dolida.

—Vamos, Alexis. Que se quede Molly por si sale el médico y les dice algo, ella nos avisa.

—Está bien, total ni siquiera sabe que somos sus padres -dijo con tono duro mirando a Parker.

—Mamá, por favor -le rogó Molly.

Al marcharse los dos, Molly se acercó hasta Parker, la miró con una sonrisa repleta de pena y Parker puso gesto de gratitud por su apoyo.

—Molly, estáte con tu madre y no te preocupes por mí.

—Ahora no está mi madre.

—Kristina me llamó para decirme que Alexis no iría a la boda. Aún así estaba tan ilusionada que a pesar de todo pensé no le había afectado demasiado.

—Lo sé.

—Lo teníamos todo esta mañana, ilusión, felicidad, amor y ahora… solo espero que luche por mantenerse bien.

—Lo hará, mi hermana es muy cabezota ya lo sabes. Se le ha metido en la cabeza casarse y no parará hasta que lo consiga -le dijo sonriendo mientras le caían lágrimas de los ojos.

—Tienes razón -sonrió al tiempo que lloraba también-. Es capaz de ser la primera persona en recuperarse en tiempo récord.

—Estoy segura, ella te quiere muchísimo Parker.

—Lo sé -asintió con la frente arrugada y la barbilla formando un puchero-. Con la misma pasión que  yo a ella.

—Pase lo que pase que estoy segura va a despertarse y estar bien, Kristina nunca había sido tan feliz como este tiempo contigo. Se ha sentido tan querida que has conseguido borrar todo el daño que le hicieron, ha crecido contigo, es otra mujer más segura, más firme, tú has conseguido lo que nadie pensábamos y es que Kristina volviera a ser como siempre fue risueña, divertida, con su carácter pero… -Parker sonrió mientras le caía una lágrima-. Has hecho feliz a mi hermana, Parker. Y yo te lo agradezco.

—Molly, Kristina es lo mejor que me ha pasado en la vida. Y espero que esta vida me dé la oportunidad de seguir haciéndola feliz -lo dijo con los ojos cerrados y con un halo de rabia en su voz.

Molly la abrazó con gesto de pena porque ella sabía que lo que acababa de decir era cierto, la amaba de igual manera que Kristina la amaba a ella. Molly que solía sacar de todas las acciones que pasaban en la vida una visión positiva, trató de pensar que quizás aquel accidente tenía que suceder para que su madre aceptará de una vez a Parker al ver el estado en el que se encontraba. Esa lectura de lo que estaba sucediendo le hizo suspirar con la esperanza puesta en la recuperación rápida de Kristina.

Mientras en la cafetería, Alexis se había tomado un té como Sonny. Guardaban silencio porque ninguno podía creer lo que estaba ocurriendo. Ambos tenían miedo al desenlace que podía suceder de aquel accidente. Estaban allí cuando a Sonny le sonó el teléfono, Alexis lo miró fijamente. Por su voz y su gesto parecía no gustarle lo que estaban diciéndole. Al colgar le dijo.

—Lo siento, debo irme. Por favor en cuanto sepas algo te ruego me lo digas al instante.

—¿Tú crees que me lo dirán? Parker sigue siendo hasta para esto egoísta, lo normal hubiera sido que nos presentara al médico ¡de nuestra hija! -dijo con la voz entrecortada-. Ella no es nadie para acaparar la atención de los médicos. Tú y yo somos sus padres, deberíamos dejárselo clarito de una vez. Aquí y ahora ¡no es nadie! -le dijo entre dientes ofendida.

—Alexis, Parker es su pareja y es quien en este momento debe estar ahí donde está. Ni se te ocurra hacer nada que no sea estarte callada.

—No puedes exigirme eso, ¡si quiero puedo hacer que la echen de ahí!

—Pero no vas a querer, porque si lo haces, seré yo quien tome las riendas de esto ¡no me obligues Alexis porque en estos momentos si alguien sobre eres tú! Ella será la que decida sobre nuestra hija porque confío en ella y sé que Kristina querría que fuera ella la que tomara las decisiones, que fuera ella la que entrara a verla y que sea ella la que va a estar ahí ¡te lo advierto, Alexis! Sabes que hablo en serio y sabes de lo que soy capaz.

Sonny la miraba de modo desafiante, sus ojos echaban chispas y su voz aunque la había modulado en susurros se mostraba seria y acusatoria hacia Alexis. Sonny guardó por un instante silencio haciéndole entender que no iba a lograr su propósito de sacar a Parker del lado de Kristina porque él estaba allí y no se lo iba a permitir.

—Lo último que necesito ahora mismo es tu estupidez. Te rogaría que en cuanto sepas algo me avises.

Se levantó marchándose con gesto realmente enfadado.

Alexis se levantó al poco de marcharse Sonny, dirigiéndose al ascensor para subir a la sala de espera. No podía creer que estuviera allí, no podía creer que Kristina estuviera luchando por salvar su vida, era tan injusto. Empezó a notar como se ahogaba le dolía el pecho y las lágrimas se sucedían sin poderlas controlar.

—Kristina… mi niña… Kristina.

Cuando el ascensor se abrió salió tambaleándose, pero en lugar de ir hasta la sala donde Parker seguía con su teatro, según ella, decidió irse hasta el cuarto de baño. Dentro explotó en un llanto feroz, se apoyó sobre la pared mientras sentía que por momentos se moría.

—¡Mamá! ¡Mamá!

Molly la había visto salir del ascensor y en el estado en que estaba, fue hasta ella corriendo. La tenía abrazada mientras el llanto se le iba calmando.

—Tranquila, mamá todo va a salir bien, ya verás como Kristina se recupera de esto.

—No podría soportar que le pase algo… que por culpa de esa maldita mujer nos hayamos distanciado que haya logrado que tu hermana se apartara de mí -decía con una congoja que no la dejaba hablar.

—Lávate la cara, mamá. Tranquilízate porque lo último que necesita ahora mismo Kristina es que todos estemos mal.

—Mi pobre hija.

—Mira mamá, si quieres de verdad hacer algo por ella compórtate con Parker.

Alexis la miró con un gran malestar mientras con el pañuelo se retiraba el rímel.

—No me mires así, te lo advierto lo que menos necesitamos ahora es que te enfrentes a Parker al menos piensa en tu hija.

—Mi hija… ella la ha destruido…

—Por favor ¡ya está bien! -le elevó la voz.

—Ya veo que tú y tu hermana estáis muy unidas a ella. Me ha quedado muy claro.

Cogió el bolso y salió del lavabo dejando allí a Molly que cerró los ojos con un gran malestar.

Alexis entró a la sala con gesto enfurecido. Allí de pie y dándole la espalda se encontraba Parker hablando por teléfono. En el mismo instante en que entró Molly.

—Tranquila, por favor, lo sé… lo sé -se le cortaba la voz-. Claro que sí, en cuanto sepa algo la llamo. De acuerdo, gracias. Si me dejan entrar se lo digo.

Al colgar se giró y se encontró con la mirada fiera de Alexis clavada en ella.

—Mamá ¿por qué no te sientas?

Pero Alexis no le contestó.

Tras un suspiro cansado Parker se guardó el móvil. No había sido fácil decirle a la señora Davis lo que había pasado. La mujer le había asegurado que salía en el próximo vuelo. En el fondo lo agradecía porque en ese momento se sentía tan sola, al menos la señora Davis sería un apoyo. Le dolía la cabeza, sentía que el estómago se le había encogido y no podía ni pensar con claridad. Todo se había convertido en una nebulosa para ella, necesitaba hacer algo diferente a estar sentada esperando, por esa razón decidió caminar, salir de aquella sala y poder estar sola sin la mirada de Alexis, sin que nadie estuviera juzgando si sus lágrimas eran verdaderas o falsas como le trasladaba su mirada. Tomó aire y al pasar por delante de Alexis ésta se puso en su camino, Molly alertada se colocó justo a su lado tratando de con su presencia frenar cualquier improperio que pudiera dedicarle.

—Esto que ha pasado es por tu culpa. Espero que a mi hija no le pase nada, te lo advierto.

—Alexis, yo también espero que no le pase nada porque si es así mi vida será una ruina por perder a la persona que más he amado, pero espero y deseo que la suya sea un calvario de sufrimiento y que su conciencia le haga vivir un infierno cada día que viva por todo el daño que le ha hecho a Kristina.

Dicho esto se deshizo de la presencia de Alexis que se había quedado con la boca abierta y salió al pasillo.

Anuncios

7 comentarios en “PARKER Y KRISTINA. LA FUERZA DEL AMOR. Capítulo 89

  1. Y sabeis quien creo que va a poner en su sitio a Alexis……la señora Davis jajajajajj yo apuesto por eyo😎😎😎😎😎😎

  2. Se veía venir alguna trajedia….ojala salga bien de esto y puedan porfin irde juntas lejos de la lagarta de Alexis….es mala hasta en esas situaciones, conmigo las tenia que dar…brujaaaa!!!!muy buen capitulo Idana….pero no nos hagas sufrir mucho mas por dios….que esten juntas ya….o almenos que salga de la gravedad…un abrazo

  3. Hola escritora, sí, creo también son como unos diez (10) años de idanasufridora, te leo desde el foro de maca y esther.
    En cuanto a escribir el capitulo, mejor no, gracias, tu sólita te basta para hacernos reír y llorar por partes iguales.
    Capitulo sublime, afortunadamente todos han echo un frente común para proteger a Parker de Alexis, aunque no creo que Parker este dispuesta a tolerarle mas agravios.
    Esperando para ver como se desenvuelven las cosas, aspiro como has dicho sigue la linea argumental de la serie no maten a Kristina, no sería la primera vez que los guionistas acaban con una pareja de lesbianas.
    Saludos y un gran abrazo.

  4. Gracias Farren por tu comentario muy acertado. De momento Alexis no da síntomas de cambio. Y creo que Sonny ha dado un cambio espectacular por el bien de su hija.
    Un abrazo y ánimo

  5. La actitud de sonny, es de respetarse y admirar , porque le esta dando el lugar que se mérese a Parker, y dándole su apoyo en las decisiones que tome respecto a la salud de su hija.
    Que bueno que la señora Davis, estará al lado de Parker y kris, sera un gran apoyo para Parker en estos duros momento.
    Sam y Molly tienen razón, su hermana es fuerte y de esta sale bue librada, para cumplir sus sueños al lado de la mujer que ama.
    Alexis la vida es muy corta, por tu bien cambia, porque tu hija te necesita y por una vez en la vida, da tu brazo a torcer y deja de hacerle más daño del que ya le hiciste a tu hija.
    Pd.
    Que esto sirva para reafirmar su amor, y todo lo que han sufrido para estar juntas , ya de su fruto y cumplan todos sus sueños juntas y que ya no les pasen mas desgracias, ya han sufrido muchos.
    Gracias por el capy, hasta mañana

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s