PARKER Y KRISTINA. LA FUERZA DEL AMOR. Capítulo 107

La señora Davis llevaba un traje chaqueta de pantalón color rosa pálido caminaba nerviosa por el pasillo dirigiéndose a la habitación de Kristina. Úrsula que llevaba un vestido de seda un poco más oscuro del color de la señora Davis la detuvo nerviosa.

-¡Señora Davis! ¿Qué hace aquí? -la miró alterada.

-Úrsula… Kristina decidió llamarla, quiere que Parker sea feliz que a partir de hoy nada la haga sentir triste, y no se le ocurrió nada mejor que ponerse en contacto con Susan para pedirle que viniera a la boda para hablara con Parker -decía atropelladamente debido a los nervios de la situación en la que se encontraban.

-¿Pero…? -no salía de su asombro-. Un momento… señora Davis si ha venido no será para nada malo.

-Pues mira no lo sé, nunca me fié de Susan es la típica que se piensa que su vida es perfecta y está por encima de todos… ¡le hizo mucho daño a mi Parker!

-Creo que deberíamos tranquilizarnos las dos -decía en medio del pasillo-. ¡Y qué gesto tan bonito de mi Kristina!

Las dos se miraron y comenzaron a reír, poco a poco para terminar transformando las risas en carcajadas.

-¿Te das cuenta? Cada una hemos tomado parte de una de ellas y estamos a muerte con las dos a la vez. Pero esta vez Kristina se la ha jugado por Parker de una manera absoluta, ¡eso es amor del más puro! Sin egoísmos se da tanto a ella que por nuestro bien, esperemos que esas dos acaben haciendo las paces y Parker pueda respirar tranquila porque con el estado de nervios que tiene.

-Señora Davis, Susan no vendría hasta aquí si no fuera para hablar con Parker de un modo racional que fue lo que no hizo nunca.

-Esperemos que sea así, ¡vamos a informar a Kristina! -dijo tras un suspiro tratando de relajarse-. Al final a quien le va a dar algo es a mí.

Fueron sonriendo hasta Kristina. Llamaron a la puerta y a la voz de Sam les llegó antes de abrir.

-Pasad, a ver si podéis ayudarnos.

-¿Qué pasa?

-No para de llorar.

-¡Madre de Dios! -susurró Úrsula-. Ella llorando y Parker con su hermana.

-¿Con su hermana? -preguntó con gesto incrédulo-. No sabía que tenía una hermana.

-Sí, llevan toda la vida prácticamente sin hablarse porque Parker es lesbiana.

-¡Y a qué ha venido! -les dijo con gesto preocupado.

-Tu hermana la localizó y le ha hecho venir -apuntó la señora Davis mirándola con gesto serio.

-¡Madre mía! -susurró Sam cerrando los ojos.

Por su parte, Alexis había tenido que salir a pasear para poder tranquilizar el dolor que sentía en su pecho, se dejó llevar por los pasillos de aquel espectacular escenario que habían elegido para la boda, una boda que no compartía, una boda que le estaba creando una profunda acidez en su estómago. Al pasar por una puerta que había junta escuchó la voz de Parker, no había pretendido llegar hasta ella pero allí estaba, tras la voz de la mujer que más odiaba le llegó otra. Su gesto fue de asombro elevó una ceja con ansiedad. ¿Qué hacía con otra mujer el día de su boda? Se acercó con cuidado porque quizá no estaba todo perdido. Al asomarse con la mayor precaución que pudo se percató que aquella mujer no era Amanda. Se alarmó y se le disparó el corazón. La veía de espaldas era una mujer que por su manera de vestir podría aproximarse a la edad de Parker, rubia con una melena hasta medio hombro y muy elegantemente vestida.

¿Quién es, Parker? ¿El día de la boda con otra mujer? Soy capaz de matarte como le hagas eso a Kristina -pensó con una rabia incontrolada en su interior.

A Parker se le había secado la garganta de ver allí parada frente a ella a su hermana. ¿Cuántos años hacía que no se veían? Ni se acordaba, pero ante todo se preguntaba ¿qué estaba haciendo allí el día de su boda? Su gesto mostraba realmente que no entendía nada.

Por su parte, Molly estaba en el cuarto de baño con Kristina trataba de tranquilizarla y poder detener un llanto feroz que se había apoderado de ella y no había manera de calmar. Las cuatro mujeres se miraban entre ellas con nerviosismo.

-Kristina… cariño… ¿qué te pasa? -le preguntó con dulzura Úrsula.

-¡Úrsula! -al verla se levantó y aferró a su cuello llorando con los ojos cerrados-. ¡Qué alegría verte!

-Pues cualquiera lo diría -le dijo sonriendo mientras el resto sonreían también.

-¿Has visto a Parker? -trataba de contener el gran sofoco que tenía.

-Sí, y a su hermana.

-¿Ha venido? -miró a la señora Davis mientras cogía el pañuelo que Molly le daba para que se sonara la nariz.

-Sí, ahí está con ella las hemos dejado solas.

-¡Ay Dios mío! -susurró sentándose.

-Ahora no vengas con dramas, ¡si está aquí es porque va a hablar con ella para algo bueno! Una no hace un viaje como el suyo para amargarle la boda a su hermana, ¡ya le ha amargado la vida durante muchos años!

-Señora Davis… ahora no lo veo tan claro -susurró Kristina rompiendo a llorar.

-Kris -Sam se agachó delante de ella. Le puso la mano en la barbilla y le dijo con una sonrisa-. Lo que has hecho es precioso, reunir a las dos hermanas que llevaban tantos años sin hablarse, estoy segura que no va a salir mal.

-Solo quiero que Parker tenga una vida repleta de cosas buenas, cosas que no le duelan. Ella me ha dado tanto que necesitaba hacer algo -decía mirando a Sam con gesto preocupado.

-Y seguro va a salir bien, estoy segura que Parker te lo va a agradecer -le sonrió cogiéndole la mano con cariño.

-¿Y si ha venido para arruinar la boda? -la pregunta resonó en aquella habitación haciendo que todas se miraran entre sí.

-¡Bueno ya está bien! Lávate la cara y a maquillarte otra vez. Tienes a todas tus madrinas aquí parecemos el lago de los cisnes ¡y no has valorado nuestra belleza! ¡Deja a Parker hasta que la tengas en el altar o donde demonios os vayáis a casar!

Quiso ser una regañina, pero a la señora Davis se le fue quebrando poco a poco la voz, la emocionaba ver a Kristina que había sido todo corazón buscando la reconciliación entre las dos hermanas que sabía para Parker era muy importante. Y mucho más verla con esa mezcla de amor, miedo y emoción. Entonces, Kristina que la estaba mirando fijamente y seria, rompió a reír arrastrando las carcajadas de todas que entre risas también soltaron alguna lágrima.

La tensión entre las dos hermanas era más que evidente, tanto que hasta Alexis al asomarse pudo percibirla.

-Susan ¡qué alegría verte! -le dijo sonriendo aunque con cierta desconfianza.

-Imagino que debes estar preguntándote qué hago aquí.

-La verdad… sí -respondió algo turbada acercándose un poco a su hermana con gesto atónito.

-He tratado de contactar contigo en más de una ocasión pero al principio no me atrevía y después perdí tu rastro -el gesto de Parker mostró el impacto de aquella frase-. Sé que esto te sorprende, hace cinco años que nos vimos la última vez.

-Pues… sí, no… no sé qué decir no… -Parker hablaba trabada no sabía cómo reaccionar.

-No me siento orgullosa de cómo me he portado contigo, sé que siempre fui importante para ti que me querías de verdad ¡creo que mucho más de lo que yo llegué a quererte!

La cara de Alexis no tenía precio, puso su mano en el picaporte de la puerta, no lo podía creer aquella mujer era otra ¿amante? ¿Cinco años? Estaba casada con Amanda… su cabeza funcionaba a la velocidad de la luz. Cuando fue a empujar la puerta con gesto repleto de furia se detuvo ante la voz de Susan.

-Como hermana he dejado mucho que desear. Mamá siempre me decía que debía respetarte y jamás lo hice.

-Susan -Parker cerró los ojos algo abatida al nombrar a su madre.

-¿Hermana? -pensó Alexis deteniéndose-. ¿Su hermana?

-No, déjame que te diga esto porque llevo muchos años con este dolor clavado en el pecho y no me permite respirar. Yo no soy nadie para juzgar tu vida, nadie. Ser tu hermana no me da derecho a desprestigiarte por ser lesbiana. Pero me ha costado mucho entenderlo, me daba mucha rabia que tú fueras una de esas mujeres que nunca entendí y siempre pensé que eran promiscuas y enfermas. Durante mucho tiempo te miraba y no te reconocía como mi hermana. El problema era mío no tuyo, siempre fuiste legal -tomó aire para hacerle una confesión que llevaba clavada en el corazón-. Hace tres años, tu sobrino Noah llegó a casa llorando no sabía que le pasaba, como madre me estaba volviendo loca porque le veía sufrir -frunció los labios tratando de controlar el temblor en su barbilla mientras Parker la miraba fijamente con los ojos repletos de lágrimas. Fuera Alexis escuchaba con atención-. Cuando por fin reunió el valor para hablarme confesó que es gay, que no me lo había dicho porque temía mi reacción por cómo había visto la manera que tuve de tratarte durante toda su vida. De hablar de ti, de avergonzarme porque fueras mi hermana porque eras…

-Susan… -murmuró con ganas de abrazarla porque se daba cuenta que estaba sufriendo.

-Y me sentí tan mal… -rompió a llorar.

-¡Oh Susan!

No dijo nada más, se dirigió a ella abrazándola con fuerza mientras Susan lloraba sobre su hombro pidiéndole perdón. Parker trataba de calmarla aunque ella misma no podía controlar sus propias lágrimas mientra ambas se abrazaban con fuerza.

No muy lejos, Kristina parecía que se había calmado. Sam la había ayudado a maquillarse nuevamente y entre todas la habían vestido ante el gesto de admiración por lo guapa que estaba.

-¡Parker se muere! Yo creo que deberíamos haber contratado una ambulancia -soltó divertida la señora Davis.

-Mejor dos porque tengo taquicardia. ¿Es normal?

-Pues claro que es normal, Kristina.

-¡La tengo yo y no me caso! -apuntó divertida Molly.

-Necesito sentarme estoy un poco mareada. ¡Y se me va a arrugar el vestido!

-No te preocupes, nosotras lo arreglamos -le dijo Úrsula mientras Kristina se sentaba y la señora Davis le daba un vaso de agua.

-¡Tengo un montón de cosas dentro de mí! -susurró con gesto preocupado.

-Pues sácalas pero procura no llorar que ya van dos veces que te maquillas, por favor -le advirtió Molly.

-Creo que me voy a morir de tanta felicidad.

-¡Oye que esto es una boda no un funeral! ¡Vamos a ver! -le llamó la atención la señora Davis.

-¡Y encima Parker con su hermana! ¿Podéis ir? Igual necesita ayuda -les dijo a Úrsula y la señora Davis.

-¿Para qué? -preguntó Sam.

-Porque su hermana la odia por ser lesbiana. Hablé con ella porque quería que hiciera las paces con Parker, porque sé que le dolía su actitud. Susan, que así se llama, me dijo que vendría porque quería hablar con Parker… y pensé que si quería hablar sería para hacer las paces, de lo contrario, no me hubiera dejado hablarle de nosotras.

-¿Qué le dijiste? -le preguntó Molly.

El abrazo entre las dos hermanas fue deshaciéndose. Parker miró a su hermana con un gesto de infinito cariño y preocupación también.

-Susan… siempre quise retomar el contacto contigo pero me daba miedo.

-Lo sé, a mí también, la verdad.

-Siento que te decepcionara por decirte que era lesbiana pero no quería mentirte no podía mentir a mi familia, me costó mucho tomar la decisión pero necesitaba vuestro apoyo.

-Siento tanto no haber entendido esto. De verdad, lo siento -le decía con un gesto triste.

-¿Y cómo me has localizado? -le preguntó con gesto totalmente perplejo.

-Pues porque recibí una llamada de una chica que me dijo se llamaba Kristina y era tu prometida -el gesto de Parker fue de sorpresa y emoción. Fuera Alexis cerró los ojos ¿cuántas cosas más haría su hija por esa mujer?-. Me dijo que os ibais a casar y que quería que viniera porque tú me extrañabas.

-Tengo mucha suerte, Susan. Kristina es maravillosa.

-Eso me pareció -sonrió cogiéndole las manos.

-Hemos sufrido mucho porque bueno… yo le doblo la edad y su familia no quería que estuviera conmigo.

-Cuando hablé con ella me pareció joven, sí.

-Nos enamoramos desde el primer día y por mucho que tratamos de ser responsables… el amor pudo más.

-En el avión pensaba ¡qué te habría ocurrido para estar con una chica que notaba su juventud a través del teléfono!

-Me ocurrió que me enamoré. Perdidamente, Susan. Kristina es lo mejor que me ha dado la vida. A veces me asusta amarla tanto, necesitarla tanto porque fue como un flechazo desde el primer momento en que cruzamos la mirada, a pesar de luchar contra mí misma muy duramente por el tema de la edad, porque no quería aceptar que podíamos estar juntas… ¡tanto fue así que tuve que ir a una psicóloga que me ayudó a entender que lo que me pasaba era que la amaba y no podía tener miedo al amor!

-¡Parker! -le dijo con pena al ver su gesto.

-Tuve que admitirlo aunque a veces me dé miedo y piense que puede encontrar alguien que corresponda a su edad, sin embargo, pudo y puede más mi amor por ella que nada. Ni su familia ni los problemas que hemos ido encontrando pueden con nuestro amor. Kristina es un ser especial, es cariñosa, divertida, tierna y apasionada, pero sobre todo, es una mujer única que me hace inmensamente feliz y por la que daría todo para lograr que ella a mi lado también lo sea. Nunca he amado así, nunca he sentido que alguien mereciera la pena de la manera que lo siento por ella. Sé que nuestro amor es fuerte y haciendo que vengas me ha demostrado una vez más lo mucho que me quiere, que le importo. Soy terriblemente afortunada por que me ame -se detuvo un momento con la mirada perdida y entonces con total rotundidad con los ojos emocionados agregó-. Ella es mi vida, es mi pasión, me hace sentir el amor más inmenso que puede existir. La amo. La amo con todo mi corazón y mi alma.

Al terminar de hablar, Susan la abrazó feliz y emocionada porque cada palabra que Parker pronunciaba la convencía de aquel amor, de su felicidad. Sin embargo, fuera de aquella habitación las palabras de Parker habían causado una emoción que ella desconocía. Alexis había escuchado atentamente cada palabra que dijo, con la fuerza y decisión que la dijo, con el amor con el que iban acompañadas, aquellas palabras le habían provocado que algo en su interior se rompiera se acababa de dar cuenta de que Parker amaba realmente a su hija. Se le habían llenado los ojos de lágrimas y tuvo que poner la mano en la boca para paralizar el temblor en su barbilla y salir corriendo para no ser descubierta.

-Me alegro tanto, Parker. De verdad, de corazón y te pido perdón una y mil veces.

-No, Susan no quiero que me pidas perdón, tan solo quiero que pensemos que tenemos una oportunidad de volver a estar en la vida juntas.

-Claro -asintió feliz.

-Gracias por venir, ¡acabas de darme una gran alegría! -le dijo abrazándola emocionada.

-Bueno, creo que debemos parar de llorar porque tu maquillaje va a necesitar otro repaso.

-No me importa.

-¿Podemos pasar? -llamaron a la puerta Sam y Úrsula.

-¡Claro, claro! Pasad. Sam es mi hermana Susan, ella es la hermana de Kristina.

-Mucho gusto, ¡no sabes las ganas que tengo de conocer a tu hermana para poder darle las gracias por ayudarme a reencontrarme con Parker! -le dijo con una sonrisa sincera.

-El gusto es mío, me alegro que hayas venido y puedas disfrutar de la boda.

-Úrsula me alegra verte de nuevo -le dijo abrazándola.

-A mi también, Susan -le guiñó un ojo a Parker mientras la abrazaba.

-¿Cómo está Kristina? -les preguntó con gesto preocupado.

-Hecha un flan.

-Pues entonces… estamos las dos igual.

Lo dijo arrastrando las palabras con gesto repleto de pánico. Abrió los ojos mientras tragaba saliva, las tres mujeres que estaban con ella en ese momento sonrieron divertidas. Aunque Úrsula tuvo la idea de llevarse consigo a Susan para que Kristina la viera y se quedara tranquila de que no había ocurrido nada malo.

En la habitación de Kristina, mientras esperaba, Molly le daba un poco de aire con el abanico ante la atenta mirada de la señora Davis.

-¿Dónde está mamá? -le pregunto a Molly.

-Pues… la verdad no lo sé estaba aquí pero… ha salido un momento.

-Seguro que está pendiente de que todo esté en orden mientras nosotras tratamos de calmar a estas novias que parece van a una tortura en lugar de a casarse.

-Señora Davis está usted muy guapa -le dijo Kristina levantándose-. Y quiero que sepa que la quiero muchísimo y le doy las gracias por todo lo que nos ha ayudado a las dos, en especial a mí. Sin usted posiblemente muchas de las cosas que hemos conseguido no hubieran sido posibles.

-¡No seas boba! -le dijo haciendo un ademán con la mano a punto de llorar.

-Por mucho que quiera aparentar que es dura y nada le importa, sé que tiene un corazón enorme que es usted una persona maravillosa a la que espero no defraudar nunca.

-¡Ya estoy llorando! -exclamó mientras le caían dos lágrimas por su mejilla y Kristina se abrazaba a ella.

-¡El vestido, el maquillaje! ¡Por favor ya está bien a ver si te casas ya y dejas de llorar!

Entonces se abrió la puerta y al verla Alexis se quedó parada. Estaba tan guapa, le pareció que a pesar de las lágrimas que en ese momento le caían por las mejillas y que Molly trataba de reparar, estaba radiante. Al verla, Kristina sonrió feliz de tenerla allí.

-¡Mamá!

-Estás increíblemente guapa -le sonrió abrazándola.

-¡El vestido! -a Molly estaba a punto de darle algo.

-Gracias por estar aquí -los ojos de Kristina reflejaban una felicidad que cegó a su madre.

-Espero que seas muy feliz, cariño.

La señora Davis y Molly se cruzaron una mirada.

-Lo soy, mamá. Te lo aseguro.

La puerta volvió a abrirse. Cuando Úrsula entró miró a Kristina y sonrió ampliamente. Alexis se giró al ver allí a la hermana de Parker se hizo a un lado mientras Molly la abrazaba diciéndole al oído.

-Gracias, mamá.

-Kristina tengo que irme con la histérica de Parker que ha perdido los papeles y más los va a perder cuando te vea -dio una carcajada acompañada por ella-. Pero quiero presentarte a Susan la hermana de Parker.

-¿Susan? -le sonrió-. Muchas gracias por venir.

-Gracias a ti por permitirme que me haya reencontrado con mi hermana después de tantos años.

-¿Todo bien, entonces? -preguntó expectante. Aunque su gesto fue acompañado por una sonrisa.

-Sí, estoy segura que conoces a mi hermana a la perfección y sabías que ella no me iba a guardar rencor.

-Te echaba de menos y solo quería que hoy no le faltara nadie que es importante para ella -le dijo sonriendo.

-Muchas gracias.

Alexis miraba a Kristina que parecía haber cambiado tanto, a pesar de su juventud, a pesar de la distancia que tenía con ella, se daba cuenta que Parker quizá también había conseguido que no la odiara del todo, el ejemplo lo tenía delante con su propia hermana a quien había esperado sin rencor para reencontrarse. En ese momento tenía una batalla de emociones en su interior que se habían lanzado a una lucha sin cuartel por ganarle en el corazón, verla tan feliz con esa sonrisa tan maravillosa y conocer el amor que momentos antes había proclamado Parker por ella, le estaban provocando aquel torbellino que la tenían al borde de las lágrimas.

-Todo llega, Alexis… todo llega -le susurró la señora Davis.

Úrsula volvió con Parker acompañada por Susan. Al entrar ambas se quedaron, al igual que había pasado con Kristina, impactadas por la belleza que mostraba su rostro inmensamente feliz aunque algo tenso.

-Pues ya estás, Parker. Estás preciosa -le sonrió Sam.

-Y a punto del infarto.

-¡Más vale que no te mueras ahora porque tu novia está que no hay quien la calme! -le dijo jocosa Úrsula.

-Bueno, yo os espero bajo. Estás guapísima y deseo que seáis muy felices -le dijo Susan emocionada.

-Gracias, sé que lo vamos a ser -le sonrió mientras suspiraba.

Hubo un momento en que se quedó a solas con Sam, mientras Úrsula acompañaba a Susan. Sam le dio el ramo de flores y asintió con una sonrisa.

-Sam gracias por ayudarme siempre desde que llegué. Te aseguro que sin tu ayuda las cosas hubieran sido mucho peor.

-A mí nunca me importó nada que no fuera ver a mi hermana feliz después de todo lo que ha sufrido, y a tu lado lo es. Creo que es afortunada de tenerte, porque Kristina necesitaba una persona que no solo la amara, también que la entendiera y tú lo has hecho a la perfección. Y soy muy feliz.

-Gracias -le sonrió emocionada-. Para mí Kristina es lo más importante en mi vida y ojalá Alexis pueda algún día aceptarlo porque sé que de igual modo que a mí me dolía el comportamiento de mi hermana, a Kris le duele su ofuscación contra mí. Me gustaría tanto poder demostrarle que a pesar de todo, de mi edad, de lo difícil que fue todo Kristina es lo que más quiero.

-Algún día se dará cuenta, estoy segura -se abrazó con una sonrisa feliz.

-Tú también estás muy guapa, eso de que hayáis elegido el rosa ha sido muy buena idea.

-¡La señora Davis! Dijo que esto era un canto a la feminidad. Tenéis suerte de contar con ella.

-Sin duda…

-¡Ya estoy aquí! ¡Vamos Parker, vamos que ya toca! -decía exaltada Úrsula.

-¡Vamos allá! -dijo tras un suspiro prolongado y tras cerrar los ojos-. Gracias, Úrsula.

-Estoy emocionada, ¡mucho, voy a llorar sin parar! -decía ya llorando-. Bueno… ya estoy llorando parece mentira yo que viví todo desde el principio no pensé que llegaría este día con todo lo que sufristeis. ¡Ay qué bonito es el amor!

Y tras la exclamación las tres se miraron sonriendo divertidas.

A Kristina le estaban colocando la falda mientras Alexis le daba el ramo de flores, muy sencillo dos dalia rosa que significa el compromiso por hacer feliz a la otra persona con lavanda que significa la pureza y la suerte, la combinación había sido elegida por Kristina

-¿Preparada? -le preguntó Molly sonriente.

-Sí, quiero verla ya.

-Pues vamos.

-Espera -Kristina cogió la mano de su hermana mientras la señora Davis y Alexis se quedaban a un lado-. Molly quiero que sepas que estoy muy orgullosa de ti de lo mucho que me has apoyado, cuidado y por como has aceptado y querido a Parker. Eres una hermana excepcional. Y me siento muy feliz que estés a mi lado en el momento más dichoso de mi vida.

-¡Kristina que ahora voy a llorar yo! -le dijo emocionada mientras Alexis cerraba los ojos tratando de evitar llorar.

-Eres muy importante para nosotras. Te quiero mucho.

-Yo también, Kristina y sé que vais a ser muy felices.

-¿Nos vamos o hacemos esperar a la novia? -preguntó la señora Davis mirándolas con cariño.

Alexis y la señora Davis salieron delante de Kristina. Molly llevaba un vestido rosa de gasa con falda larga acanalado al cuerpo y con tirantes. Llegaron hasta las escaleras que llevaban al pequeño jardín donde la jueza las estaba esperando con Sonny, Carly, los hermanos de Kristina, el marido de Sam, Jason, y Susan. Todos sentados en las sillas que estaban colocadas a ambos lados de un pasillo central con una alfombra blanca y de fondo, el lago con los árboles intensamente verdes. Un arco decorado con flores blancas y rosas las esperaba para dar el paso definitivo en sus vidas.

Alexis llegó hasta la primera fila donde Sonny la miró sonriente y ella asintió, se colocó junto a la hermana de Parker quien la saludó con una sonrisa algo nerviosa. Alexis le devolvió el gesto porque realmente desde que había escuchado su conversación los nervios se habían desatado en ella.

A punto de salir al jardín, Molly le preguntó a Kristina.

-¿Preparada?

-Debí elegir cruz.

-Hubieses tardado lo mismo en verla -le dijo la señora Davis nerviosa.

-Molly, señora Davis ¡voy a cumplir el sueño de mi vida! -les dijo emocionada-. Voy a estar junto a la mujer que amo el resto de mi vida.

De repente comenzó a sonar la canción Because you loved me y todos se giraron al unísono.

VIDEO DE:

¡MAÑANA NOS VAMOS DE BODA!

Anuncios

8 comentarios en “PARKER Y KRISTINA. LA FUERZA DEL AMOR. Capítulo 107

  1. Kris la experiencia es un grado, y sin duda tú la tienes como ldanasufridora. Me hizo mucha gracia que adivinaras de lo que se traía entre manos Kristina.
    Creo que Alexis se ha dado cuenta de la verdad, pero… una cosa es darte cuenta y otra dar el paso de aceptar lo que es evidente ¿lo hará con Parker?

    Bueno hoy he ido al médico y no tengo muy buenas expectativas al respecto pero vamos a intentar hacer una terapia para intentar llegar al problema. De momento a trabajar el yoga, la relajación y lectura.

    Un abrazo y muchas gracias por estar siempre aquí.

  2. Ya tienes el 108, me ha costado escribir varias horas ¿eh? porque había que hilar muchas cosas.
    Creo que Parker y Kristina por separado y juntas son las dos muy interesantes cada una con su esencia. Y ojalá tengamos la oportunidad de que la serie haga una boda sería un paso muy importante para la sociedad que tanto las ha juzgado.
    Un besote.

  3. Así es Farren lo más importante en este capítulo son las cicatrices que se curan, las verdades de corazón que se dicen. Y es que creo que alguna vez todos nos equivocamos, pero por el amor de una hermana o de un hijo siempre es maravilloso rectificar.
    Bueno, pues entonces si a tu familia no le importa ya tienes mucho ganado jajajaja.
    Un besote y cuídate

  4. Que decirte escritora, de lo más emotivo y tierno el capitulo, nos haces sentir en carne propia cada una de las emociones de los personajes.
    Ya presumía esa llegada de la hermana de Parker, nada mas real que lo dicho por ella de su forma de actuar “El problema era mio no tuyo” que es el mismo problema de Alexis, pero una vez lo vences, una vez sanas y estas tranquila contigo misma, es que puede darse la reconciliación.
    Me encanta como has hecho que caigan las barreras de Alexis, el oír esas palabras de amor hacia su hija la desarmaron por completo debe ser todo un choque para ella darse cuenta de lo equivocada que estaba.
    Decirte lo genial y maravilloso que escribes es poco, saludos y un gran y fuerte abrazo.
    PD Como sigues de tu insomnio?

  5. Que buen capítulo, lo que daria por verlas vestidas a las dos y ver esa escena de kristina acercándose al altar mientras parker la espera ansiosa….!!!! Solo de imaginarlo me emociona. Que grande es Kris que ha juntado a las hermanas de nuevo, aunque sea xq lo a vivido cn su piel con su hijo…..pero lo importante es tener a tus seres mas queridos ese gran dia a tu lado!!! Parker es una hermosa mujer, guapa, inteligente, cariñosa, con su mala leche de vez en cuando…. Y Kristina lo tiene todo ademas de aveces tener sus locuras con esa edad😎😎😎😎…..voy a estar tooooodooooooo el dia deseando que ponga Capitulo 108….jajjaja🙌🙌🙌🙌 diosss que llegue yaaa!!!! Un beso enorme escritora

  6. Yo con mucho, pero mucho gusto recibo a Parker, la verdad me gusta y mucho solo por eso veía la serie, soy honesta 💘 😚 .

    Eso le pasa a Alexis por estar escuchando conversaciones ajenas jajajaja, pensó muy mal de su Nuera, pero luego borro esos malos pensamientos, y ya va dando su brazo a torcer, que más quieres Alexis para aceptar a Parker?, si ya escuchó, y le quedo muy claro el amor, y devoción que tiene por Kris.
    Los grandes nervios de la boda, pero sus madrinas las calmaron , y estas más que listas para dar el Si quiero.
    Puff, salió bien lo de las hermanas, y Susan vivió en carne propio con lo de su hijo.No es bueno juzgar la vida de las personas.

    Gracias por el capy, asta mañana.
    Pd.
    Cuando espero a Parker 😄😇, solo me lleva 15 años, ami familia no le importa .

  7. Buenas noches Que bello es el amor este capítulo sí que me ha llenado de emociones gracias por escribir con tanta efusividad. Escritora para Ud. También un fuerte abrazo y un bello despertar.

    Obtener Outlook para Android

    ________________________________

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s