PARKER Y KRISTINA. LA FUERZA DEL AMOR. Capítulo 108

¡FELIZ BODA! ESPERO OS GUSTE

Por el pasillo apareció Kristina con su vestido blanco en tul bordado, con escote de corazón, corte trompeta con cola, y velo en gasa fina. A última hora y con el casi ataque de histeria de Molly había decidido hacerse un recogido para dejar el cuello totalmente descubierto, sabía que era una de las perdiciones de Parker y apostó por él. Estaba realmente bella con esa sonrisa que marcaba su rostro feliz. Tras ella Molly y la señora Davis que al igual que Kristina mostraban un gesto de dicha impagable. Cuando pasó por al lado de su padre, Sonny emocionado, no pudo resistirse en darle un abrazo.

-Estás preciosa.

-Gracias, papá.

Al igual que Sonny, Carly le hizo un gesto emocionado de apoyo. Les parecía mentira después de todo lo que Kristina había vivido que por fin llegara aquel día, verla tan radiante les hacía emocionarse.

Cuando llegó a la altura de Alexis, ésta mostró un gesto por primera vez feliz le sonrió ampliamente mientras volvía a abrazarla dándole la mano estrechándola con fuerza, aquel gesto hizo que Kristina entendiera que la estaba apoyando, y eso provocó en ella una sonrisa amplia y emocionada. Al igual que Molly que se abrazó a su madre a quien había visto emocionarse y eso para ellas era un paso muy importante.

Kristina cuando llegó hasta el pequeño altar y vio a Ilsa sentada esperándola sonrió emocionada, la abrazó y después se puso al lado izquierdo, la jueza la saludó con una sonrisa mientras ella resoplaba y le ponía gesto nervioso. En ese instante en que esperaba la llegada de Parker sentía como latía su corazón a toda velocidad por fin la persona que le había hecho feliz iba a estar a su lado. Miró a sus madrinas que le hicieron un gesto de apoyo y le regalaron una sonrisa para ayudarla a calmarse.

La música comenzó a sonar en esta ocasión lo hizo Before your love. Fue la canción que eligió Parker y que le enviaba el mensaje de lo que realmente había sido Kristina para ella, nunca había vivido antes de su amor. Kristina suspiró profundamente sabía que en segundos vería aparecer a quien había vuelto su vida en una experiencia maravillosa.

Cuando la letra de la canción empezó a sonar, con los nervios en el estómago y la felicidad marcada en su rostro, apareció Parker. Llevaba un vestido largo, blanco roto en seda salvaje con tirante ancho y hombro descubierto, con un recogido drapeado a la cintura y cola corta. Sus ojos no podían dejar de mirar a Kristina con una sonrisa repleta de felicidad y la emoción reflejada en aquella mirada. Al pasar por delante de Alexis ni siquiera la miró pero ella sí se fijo en aquella mujer que miraba a su hija con un amor eterno. Sam y Úrsula se quedaron a la derecha de Parker. Mientras Ilsa se acercaba para saludarla y ésta con una gran sonrisa la acariciaba.

Al llegar a su lugar ambas dejaron escapar el mismo suspiro y saltándose todas las reglas unieron sus labios con un beso fino que fue recibido por las madrinas con sonrisas divertidas y un abrazo con las dos sonriendo ampliamente felices.

-Estás muy guapa, mi amor -le susurró Parker.

-Y tú estás preciosa -respondió con gesto boquiabierto.

-Demasiado guapa -le guiñó un ojo ante la sonrisa divertida de Kristina que le cogió la mano apretándola al tiempo que suspiraba-. Te quiero.

-Te quiero.

Ante el carraspeo de la señora Davis las dos soltaron su mano sonriendo como si hubieran hecho una pequeña y divertida maldad.

Los invitados se sentaron y ellas se quedaron mirando. Sam miró a Molly haciéndole un gesto de felicidad al verlas allí después de todo lo que les había costado llegar, ambas estaban emocionadas por su hermana por fin podía ser feliz.

La jueza antes de empezar con el casamiento leyó una carta que habían escrito entre las madrinas que eran las que realmente habían vivido su situación y querían expresarles no solo su apoyo si no su inmenso cariño hacia las dos.

Queridas Parker y Kristina hoy por fin después de un camino repleto de dificultades vais a dar el paso más importante de vuestras vidas. Habéis luchado cada una por separado por reencontraros, no han podido con vosotras obstáculos que parecían insalvables, porque ante vuestro gran amor todo quedaba reducido. Es cierto que no ha sido fácil pero juntas habéis demostrado lo que es el verdadero amor, no habéis descansado hasta ser una pareja a la que admirar.

Sois el ejemplo. Vosotras sois la referencia de lo que tiene que ser el amor. No solo porque os amáis con el corazón, si no, porque estáis conectadas con el alma. Esa conexión a la que siempre hacéis referencia y todos podemos darnos cuenta que es cierta.

Estamos seguras que la vida os va a cuidar, respetar y ayudar porque os lo merecéis. Y ese es el deseo que queremos dejar volar hasta el universo hoy, para que os cuide hasta el final de vuestros días.

Conforme la jueza iba leyendo aquella carta, a Kristina y Parker les iba emocionando más y más, pero no solo a ellas, también las cuatro madrinas se mostraban emocionadas Molly tuvo que retirarse las lágrimas en un par de veces como Sam y Úrsula. Parker tuvo que tragar saliva en varias ocasiones porque no quería llorar y una de las veces notó como Kristina le pasaba la mano por la cintura acercándola a ella. Era realmente emocionante saber que habían podido transmitir lo que para ellas era algo de lo más natural, ese amor intenso en el que vivían, sonreían felices porque lo que estaban diciendo era lo que desde un principio ambas quisieron gritar a todos pero nadie las escuchó. En la primera fila Alexis sentía en gran medida que aquella carta iba destinada a ella, pero gran parte de sus resquemores se habían quedado en el primer piso tras la puerta de la habitación donde Parker y su hermana estaban hablando. Sonny el hombre fuerte no pudo evitar que algún puchero se formara en su barbilla ver a Kristina allí y de aquel modo era tan emotivo que no pudo evitar mirar a Alexis quien cerró los ojos asintiendo como aceptando su rendición.

Las dos sonrieron a sus madrinas dándoles las gracias por aquella bellas palabras.

Entonces la jueza sonrió y dijo:

-Estamos todos reunidos aquí hoy para efectuar la unión entre esta bonita pareja Kristina Corinthos y Parker Forsyth. Para ello vamos a solicitar algo muy importante -les sonrió la jueza-. ¿Pueden traer las alianzas, caballeros?

Y allí estaban los sobrinos de Kristina, los dos vestidos con un traje chaqueta y pajarita portando en sus manos un libro. No había nada mejor que las representara que aquel libro lo que las había unido al principio de su historia. En la portada dos grabados de ellas y sus nombres con dos alianzas, Danny lo abrió y dentro en lugar de páginas había un hueco en forma de corazón donde estaban las alianzas. Las dos sonrieron emocionadas y les dieron dos besos a los niños que se mostraban felices de contribuir en aquella boda. Después se pusieron junto a Sam que les besó orgullosa.

La jueza tomó el micrófono y dijo:

-Acérquense las madrinas por favor antes de hacer oficial la unión una de ustedes va a leer un pasaje elegido por la pareja para esta ceremonia.

Entonces mientras Sam y Úrsula se ponían justo detrás de Parker y la señora Davis detrás de Kristina, la jueza le dio el micrófono a Molly que fue la encargada de leer un pequeño relato de Víctor Hugo, antes tuvo que carraspear para tratar de tragar la emoción que se había instalado en su garganta.

Cuando por fin se encuentran dos almas, que durante tanto tiempo se han buscado una a otra entre el gentío. Cuando advierten que son pareja, que se comprenden y corresponden, en una palabra, que son semejantes, surge entonces para siempre una unión vehemente y pura como ellas mismas.

Una unión que comienza en la tierra y perdura en el cielo. Esa unión es amor, amor auténtico, como en verdad muy pocos hombres pueden concebir, amor que es una religión, que deifica al ser amado cuya vida emana del fervor y de la pasión y para el que los sacrificios más grandes son los gozos más dulces.

Kristina y Parker asintieron emocionadas cuando Molly acabó de leer, además, de hacerles un gesto como que no podía contener las lágrimas. Las dos sonrieron ante aquel gesto.

-Es aquí que pregunto ¿Kristina tomas a Parker como tu esposa?

-Sí, yo Kristina te tomo a ti Parker y prometo amarte y respetarte en los buenos y malos tiempos, con todo lo que yo tengo para dar y todo el amor que siento. Completamente y para siempre durante todos los días de mi vida.

Empezó segura pero al llegar a nombrarla se le quebró la voz por la emoción. Sonrió mientras trataba de controlarse al tiempo que deslizaba la alianza por su dedo anular izquierdo y un par de lágrimas recorrían su rostro.

-¿Parker tomas a Kristina como tú esposa?

-Sí, yo Parker te tomo a ti Kristina y prometo amarte y respetarte en los buenos y malos tiempos, con todo lo que yo tengo para dar y todo el amor que siento. Completamente y para siempre durante todos los días de mi vida.

A Parker le costó mucho más y es que la emoción de verla a ella tan emocionada le jugó una mala pasada obligándola a detenerse también a mitad de la frase.

-Con el poder que me otorga esta ciudad desde mi posición de jueza os declaro legalmente casadas. Ya podéis besaros que lo estáis deseando.

La carcajada de la pareja fue rotunda, y sí, lo estaban deseando tanto que se abrazaron mientras se fundían en un beso repleto de amor. Las madrinas fueron las encargadas de empezar a aplaudir mientras les echaban pétalos de rosa. Y ellas parecían alejadas de todos porque tras el beso apasionado llegó un abrazo fuerte y emocionado mientras silbaban los hermanos de Kristina.

En ese momento en que ellas vivían su instante con intensidad. La señora Davis tuvo un segundo para mirar a Alexis era aquella mirada que parecía decirle ¿aún dudas de este amor? Alexis suspiró profundamente y se vio sorprendida por la hermana de Parker que emocionada le abrazaba dándole la enhorabuena.

-¡Queréis despegaros ya! -les decía Úrsula divertida mientras tiraba del brazo de Parker que sonrió feliz-. ¡Enhorabuena, mi querida amiga!

-Gracias, Úrsula gracias por todo -le dijo emocionada en el oído.

-¡Kristina por fin, por fin! -le decía feliz Molly mientras la abrazaba.

-¡Soy muy feliz, Molly! Y ha sido preciosa… gracias por encargaros de todo -le dijo abrazando también a la señora Davis-. ¡No llore!

-Calla que me he emocionado con lo bien que lo ha hecho Parker.

-¡Hasta en mi boda! Parker, Parker… Parker -le decía abrazándola y sonriendo feliz.

Así fueron abrazándose uno a uno con ellas, cuando le llegó el turno a Susan no pudo reprimir unas lágrimas sinceras porque en ese momento se daba cuenta que volvía a recuperar a su hermana.

-Espero que seas muy feliz, Parker.

-Lo soy, Susan y lo seré -le sonrió feliz.

-Parker -la llamó Sonny y al girarse lo vio allí con una mirada emocionada que le llegó al corazón-. Gracias.

Carly fue más expresiva y se abrazó a ella contenta, lo mismo que los hermanos de Kristina. Pero sin duda la que le dio el más sincero y largo abrazo fue Sam. Mientras se abrazaba a ella, vio como Alexis se acercaba a su hija abrazándola y eso también le sirvió para respirar algo más tranquila.

-Mamá… gracias por estar aquí -le dijo Kristina mientras la estrechaba fuerte con sus brazos.

-Espero que seas muy feliz, cariño. De verdad.

-Lo soy, mamá.

-Te quiero y te pido perdón si te he hecho daño.

-Mamá -la abrazó porque vio en sus ojos una sombra que demostraba un sentimiento de culpa-. Espero que te des cuenta que Parker me hace inmensamente feliz.

-Me doy cuenta, Kristina. Me doy cuenta.

Aquella afirmación tan rotunda hizo que Kristina la abrazara feliz y emocionada.

Los fotógrafos que habían contratado, habían comenzado a hacer fotos sin avisar era una nueva moda que se había instaurado en las bodas, nada de posados las mejores imágenes eran aquellas que se tomaban sin saberlo. Y llevaban ya unas cuantas.

Tras la ceremonia pasarían a una pequeña sala donde les esperaba un almuerzo y como no una tarta. Los familiares fueron los que pasaban antes y al final tenían que hacerlo ellas con la música de dos violinistas que las esperaban. Aprovecharon aquel momento que habían tenido la oportunidad de quedarse solas para hablar.

-Parker… ¡me ha encantado! -se mostró feliz.

-Y a mí… estoy muy contenta cariño.

-Nunca he sido tan feliz como en este momento.

-¡A mí me pasa lo mismo! -le confesó emocionada.

-Vamos que nos están esperando.

-Bueno… que esperen un poco más.

Parker no dudó porque se moría de ganas de besarla. Y Kristina no protestó primero se entregó a aquellos labios que la buscaron con ansias entre risas pero después pasó sus manos por la cintura de Parker y le entregó un beso apasionado.

-¿Y si nos vamos, Kristina? -le preguntó Parker con la mirada encendida de deseo.

-¿De verdad? -la miró tan sonriente como sorprendida-. Mira que la de las locuras soy yo.

-¡Vamos! Que lo celebren ellos nosotras ya hemos cumplido y me muero por quitarte el vestido -dio una carcajada Parker al acabar de decirlo.

-¡Alto ahí! -se oyó la voz de la señora Davis-. ¡Qué me sé de memoria lo que significa esa carcajada!

-Señora Davis… por favor… -le rogó Parker.

-¡Pero si vais a tener toda la vida por delante! ¿Y la tarta?

-Córtela usted, ¡seguro que nos da suerte! -contestó Kristina mientras Parker tiraba de su mano.

-Parker, parece mentira, eres la más sensata de las dos -la miró advirtiéndole con gesto serio.

Los violines comenzaron a sonar, todos estaban con las copas de champán esperando que entrara la pareja.

-¡Ya podéis bajar las copas! ¡Se han largado!

-¿Cómo? -preguntó Alexis con gesto serio.

-¡Qué le vamos a hacer! Me han dicho que partamos las madrinas la tarta y les enviemos fotografías.

-Pero… -Sonny tampoco salía de su asombro.

-¡Son las mejores! -dijo de pronto Molly muerta de risa.

-¡Vamos a disfrutar del almuerzo y a bailar! ¡Poner la música! -dijo eufórica la señora Davis-. ¡Se acaban de fugar las novias más maravillosas! ¡Vamos a celebrarlo!

-Kristina siempre haciendo de las suyas -se quejó Alexis a Susan.

-No, Alexis, esta vez la loca ha sido Parker ¡qué le vamos a hacer!

Le dijo elevando los hombros con una sonrisa mientras Susan sonreía divertida por el gesto de asombro de Alexis.

La puerta de casa se abrió de golpe, Kristina acababa de empujar a Parker contra la pared, una carcajada dio por bueno el golpe, ambas se besaban con pasión y algún que otro gemido desesperado.

-¡Espera Kristina! -la separó Parker.

-¡Por qué siempre me tienes que parar! -le dijo con el ceño fruncido.

-¡El baile! Al menos tenemos que bailar -la miraba intensamente.

-¿Bailar? -preguntó mirándola sin entenderla.

-Sí, cariño, en las bodas hay que empezar con un baile ¡eso no se puede dejar de hacer!

Parker se quitó los zapatos para estar a la altura de Kristina, fue a buscar su móvil mientras Kristina apartaba la mesa pequeña del comedor.

-¿Preparada? -la miró mordiéndose el labio inferior.

-Sí.

-Señora Kristina Forsyth ¿me concede este baile? -Parker le hizo una pequeña reverencia.

-Por supuesto que sí, señora Parker Corinthos.

En el móvil de Parker comenzó a sonar Moon River de la película “Desayuno con Diamantes” película que a las dos les encantaba ver abrigadas por una manta y abrazadas. Conforme la canción avanzaba y, llegaba la parte más movida, entre carcajadas cambiaron el ritmo. Parker le dio una vuelta a Kristina y extendió su brazo derecho sujetándola en posición horizontal, mientras ella divertida subía su pierna haciendo que además de romper en una carcajada, Kristina aprovechara pasando su brazo por el cuello de Parker y le dejara un beso en los labios.

-Te quiero -le dijo Kristina mirándola fijamente te a los ojos.

Parker la levantó nuevamente sin separar la mirada de sus ojos, suspiró con delicadeza mientras la música seguía sonando, unió los labios de un modo tan suave que Kristina no pudo reprimir un gemido gutural. Fue un roce tan efímero y maravilloso que desembocó en que las manos de Kristina recorrieran los brazos desnudos de Parker mientras ésta le decía.

-Te quiero, Kristina. Te quiero con toda mi alma, mi amor.

-Me haces tan feliz -susurró emocionada.

-Y tú a mí.

Volvieron a besarse, solo que aquella vez el beso fue mucho más profundo y las manos no acariciaron lentamente la piel de la otra, si no, que buscaron desesperadamente mientras recorrían el pasillo arrebatarse los vestidos para reencontrarse piel con piel entre risas y palabras repletas de pasión y amor.

el vídeo es obra de Jai C.

Anuncios

4 comentarios en “PARKER Y KRISTINA. LA FUERZA DEL AMOR. Capítulo 108

  1. Jajaja bueno había que hacer algo especial e inesperado, creo que durante toda la historia Kristina ha cometido muchas locuras, y el día de su boda le tocaba a Parker aunque no sea del todo correcto. Pero es tan feliz que olvida su sensatez como bien le dice la señora Davis.
    Gracias por comentar, guapa. Cuídate

  2. Buenos días Laura. La verdad y no sé si os lo creeréis es el capítulo que más me ha costado escribir, aunque en mi mente lo tenía muy claro, sé que lo esperabais con muchas ganas e ilusión y quería encontrar el equilibrio entre el amor y la emoción sin ser demasiado cursi. La verdad que tengo tanto que agradecer a estos dos personajes que me lo ponen tan fácil y complicado a la vez.
    Gracias por tus palabras y tus comentarios que siempre ayudan para mejorar.
    Te dejo el link de mi otro blog, que si esta historia te ha gustado te recomiendo La Condesa de Torrelavega de nuestras queridas Celia y Aurora.
    https://luzgabaldon.wordpress.com/

  3. Capitulazo si señora….casi se me saltan las lágrimas, todo el capitulo sonriendo me lo he pasado!!! Que bonito ed el amor verdadero y puro….gracias x hacerlo tan especial!!! Eres genial….esperando para ver como acaba su dia de boda🎉🎊🎉🎊👭👭💕💕💕 un beso enorme

  4. Jajaja, novias ala fuga, quien lo diría de Parker, pero eso fue una sorpresa muy grata.
    Por fin Alexis entendió las cosas, ya era hora. Espero que no de dos pasos atrás, después del gran paso que dio al frente.
    Que noche les espera dios santo, te envidio Kris 😥

    Gracias por el capy, asta mañana 😉

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s