PAKER Y KRISTINA. HERIDAS EN EL CORAZÓN. Cap. 11

 

La cara de Parker fue todo un poema, no esperaba aquella noticia por mucho que temiera que pudiera ocurrir. Alexis se giró mirándola sin entender nada, Sam y Molly cruzaron una mirada de preocupación.

—Voy a hablar con ella —dijo Molly.

—No, Molly, no. Es mejor que no.

—Pero Parker…

—Si quiere ver a Ingrid está bien, yo os espero fuera.

—Me quedo contigo —le dijo Sam acariciándole el brazo con cariño, afectada también por la reacción de su hermana.

—Estoy segura que ahora cuando entremos y hablemos con ella dirá que pases —apuntó Alexis aunque en el fondo algo le decía que no iba a ser así.

Parker asintió a punto de llorar mientras le daba la niña a Molly. Sam negó con la cabeza al tiempo que la sacaba de allí con gesto preocupado. Se sentaron en un banco que había justo en frente de la clínica en un parque. Por mucho que trataba de mantener la compostura, a Parker le estaba costando un mundo hacerlo, le dolía el alma con aquel ruego de Kristina.

—Parker… estoy segura que mi hermana va a recapacitar.

—No lo creo, Sam —le sonrió con tristeza mientras añadía elevando los hombros—. Algo se ha roto en ella, no sé qué hice mal si al menos lo supiera.

—Lo vamos a solucionar. Ya lo verás.

—Me encantaría creer que sí pero hay una voz en mi interior que no para de insistir en que se ha terminado.

—No, eso no es así, mi hermana te ama. Ingrid y tú sois lo más importante en su vida. Solo está alterada por lo que ha pasado en cuanto se calme las cosas volverán a ser como siempre.

La sonrisa triste de Parker le hizo ver que no la había convencido en absoluto. A Parker algo en su corazón le insistía que nunca su relación volvería a ser como antes. Y comenzó a pensar en lo que muchas veces Amanda le repetía, el amor dura al principio pero después se esfuma y no queda nada. No podía haber fracasado otra vez, no podía volver a perder sobre todo porque no sabía cómo vivir sin Kristina. El mes que estaban separadas estaba siendo muy duro para ella, no quería imaginar cómo sería si llegado el momento de salir de la clínica no volvía a su lado.

En el interior, Kristina se había abrazado a su hija rompiendo a llorar, trataba de tranquilizarse pero al ver a Ingrid se desmoronó. Alexis la miraba preocupada lo mismo que Molly quien no dudó en hablarle a pesar de la mirada de su madre.

—Kristina… Parker está fuera se muere por verte —pero Kristina siguió llorando sin contestarle—. ¿Me has escuchado lo que te estoy diciendo? Ha hecho un viaje muy largo para estar contigo.

—Molly —le advirtió Alexis cerrando los ojos con gesto preocupado.

—Ingrid, mi vida, te quiero mucho, perdóname.

Fueron sus únicas palabras.

Una vez finalizó la visita se reunieron con Sam y Parker fuera. La cara de Molly era todo un poema, Parker se imaginó que no había dado su brazo a torcer en lo que hacía referencia a ella, si algo compartían las dos hermanas era no saber disimular cuando algo les molestaba. La niña iba llorando en el brazo de Alexis y al llegar a ella se la entregó.

—No había manera de separarla de Kristina —le dijo preocupada.

—¿Qué ha dicho? —preguntó Sam.

—Nada, lo único que ha hecho ha sido pedir perdón a Ingrid diciéndole que la quiere. El resto del tiempo no ha parado de llorar.

—¡No la entiendo! —dijo de pronto Molly pensativa—. Le he dicho de ti y…

—Molly… déjala así no la vas a ayudar. Ahora mismo lo que importa es que se recupere y respetar sus decisiones.

—Creo que tienes razón, Parker —apuntó Alexis—. Será mejor que nos vayamos aquí ya no hacemos nada y va a llover. Mañana le he dicho que vendremos a las nueve para traerle a Ingrid antes de que os marchéis.

—De acuerdo.

Su voz sonó bastante quebrada provocando en las tres una pena considerable.

Parker llegó a Eugene con el alma rota, la señora Davis fue a recibirla sabiendo todo lo que había ocurrido porque había hablado con una Alexis que se mostraba preocupada por la reacción de su hija. Durante el trayecto a casa le contó lo bien que se había portado Ingrid en el avión, lo bien que había estado en Port Charles y se calló todo lo referente a Kristina.

Aquella noche Parker no pudo hacer más que llorar, su corazón se mostraba roto y sabía por mucho que le dijeran que debía tener paciencia que todo había acabado. Lloró con toda la rabia que pudo y a la mañana siguiente se hizo un propósito, pensar nada más en Ingrid y en ella. Sería la manera de sobrevivir al incomprensible abandono de Kristina por muy enferma que estuviera.

Dos meses después de su primera visita a Port Charles, Alexis se puso en contacto con ella para explicarle que le iban a dar el alta, pero necesitaban que Parker firmara los papeles, porque seguía siendo la representante legal de Kristina. Le enviaron los documentos que firmó y devolvió. Por fin Kristina estaba más recuperada y pasaría a estar en casa de su madre yendo a revisiones continuas con su psiquiatra, y el máximo tiempo posible vigilada. Porque a pesar de recuperarse en cuanto a la desintoxicación, su apatía por la vida era más que patente para todos, los psicólogos hablaron con Alexis y Sonny haciéndoles ver que sin estar totalmente restablecida habían valorado la opción de darle el alta. Para ellos se había cerrado en un micromundo donde nadie tenía acceso, y tenerla más tiempo allí en la clínica no iba a variar su estado. Necesitaba alguna motivación externa que pudiera sacarla de su abandono.

DOS MESES DESPUÉS

Desde que firmó los papeles para que a Kristina pudieran darle el alta, habían transcurrido dos largos, lentos y pesados meses, pero ella no tenía ninguna noticia de Kristina. Alexis le había dicho que tenía un nuevo número de teléfono pero por orden de ella no se lo podía dar. Parker que hasta aquel momento había sido paciente y respetuosa, sabiendo que ya estaba mejor y fuera de la clínica no pudo evitar tener un cruce de palabras con su suegra al respecto.

—Alexis me parece que no entiende la situación, ni ella ni usted, Kristina tiene una hija y debería ponerse en contacto conmigo para saber como están las cosas ¡cinco meses sin una llamada por su parte ya no por mí que me está dejando claro que no quiere saber nada! ¡Por su hija! ¡Lleva cinco meses sin preguntarme ni una sola vez por ella! —Le presionó—. ¿No le parece?

—No puedo obligarla, Parker —respondió afectada por todo lo que estaba sucediendo.

—No se trata de obligarla se trata de que sepa cuales son sus obligaciones, ya ni siquiera le exijo que venga aquí, nada más le estoy diciendo que como madre debería estar en contacto conmigo para saber cómo está su hija, si necesita algo, si está enferma…

—¡Quizá debiste pensarlo antes! —le cortó con voz firme y gesto duro.

—¿Qué quiere decir? —respondió con malestar.

—Si te hubieras dado cuenta de cuál era su estado, no habría hecho falta traerla hasta aquí. Kristina no hace otra cosa que llorar, lleva dos meses en casa está sin moverse de la cama o el sofá, en lugar de criticarme porque no te quiera dar el número de teléfono deberías preocuparte más por ella. ¿No te parece a ti?

—No me lo puedo creer —susurró incrédula—. Hasta que ha salido de la clínica he llamado todos los días, le he llevado tres veces a Ingrid aún sabiendo que a mí no quiere verme, ¿cree que no me preocupa, Kristina? ¡Me lo está diciendo de verdad!

—Parker, será mejor que lo dejemos, no quiero discutir contigo —cerró los ojos con actitud nerviosa. Tras unos segundos donde apretó su sien derecha con la mano le dijo—. Le diré a Sam que lo intente ella. Para ti será difícil la situación sé que te estás haciendo cargo de muchas cosas y por tu hija, pero piensa que Kristina es mi hija y verla así me rompe el alma. Lo siento, sé que tienes razón, no quería molestarte.

Úrsula había llegado a su casa para tomar un té eran las diez de la mañana y aquel día no tenían clases en la universidad, sabía que Parker lo estaba pasando realmente mal, le gustaba ir junto a ella y ademas estaba un buen rato con Ingrid que era la niña de sus ojos. A veces se les unía la señora Davis, pero aquel día estaban solas hablando sobre las clases. Todos habían pactado no hablarle a Parker sobre Kristina porque cada vez que lo hacía terminaba llorando, querían evitar nuevos disgustos para ella, pero aquel día Úrsula quería averiguar porque entendía que aquel silencio con el paso de los días debía estar destrozándola.

—Parker… ¿sabes algo de Kristina?

—En estos dos meses que está fuera no me ha llamado ni una sola vez —su tono era triste.

—¿Y qué piensas hacer?

—Absolutamente nada —elevó los hombros.

—¿Por qué no vas a verla?

—Porque estoy segura que no quiere verme.

—Ya, claro, ¿no puedes pararte a pensar que igual es lo que está esperando? -preguntó con cuidado.

—No, Úrsula… prefiero darle espacio no se lo di aquí y mira como ha terminado la cosa. Aademás lo último que me apetece es volver a Port Charles, hoy he tenido un enfrentamiento con Alexis, sigue pensando que soy la culpable de todo.

—¿Habéis discutido por eso?

—Hemos discutido porque Kristina tiene un teléfono pero no quiere que me den su número a mí, me ha dolido tanto que le he dicho que si tiene un nuevo teléfono su deber es llamarme para saber de su hija. Así que, se acabó enviar fotos a sus hermanas, si quiere saber algo de Ingrid que sea ella la que me llame. Como tú comprenderás se me han ido las ganas de ir a verla me ha dolido mucho que en este tiempo no me diga nada —llamaron al timbre. Lo agradeció porque estaba a punto de romperse—. Debe ser la señora Davis.

—Ingrid… esto no me gusta nada, pequeña —le dijo mientras le dejaba besos en la cabeza. Al ver el rostro de Parker al entrar se preocupó—. ¿Qué pasa? Estás pálida.

En casa de Alexis, Kristina estaba echada en el sofá, era su día a día desde que había salido de la clínica. No hablar con nadie, no salir a la calle, no escuchar el nombre de Parker, nada que tuviera que ver con ella, y lo único que hacía era llorar. Alexis le había comprado un móvil y le pasaban las fotos que Parker enviaba de Ingrid, era lo único que hacía ver en bucle las fotos de su hija. Aquel día, las dos hermanas y Alexis habían salido de compras, como siempre que le proponían hacer algo juntas ella se negaba. Rompiendo su paz después de comer fuera de casa, entraron las tres Davis tratando de alegrar un poco el ambiente, entraron riéndose. Kristina cerró los ojos tapándose la cara con un almohadón del sofá. Intentaron animarla para que se levantara, habían hecho algunas compras y querían saber su opinión, sobre todo Molly que le había dicho que salía de viaje unos días. Les hizo caso para que la dejaran tranquila, seguía con el pijama puesto, las ojeras que la acompañaban desde hacía un tiempo y esa tristeza pesada en su mirada. Molly le estaba mostrando un vestido cuando sonó el timbre de la puerta.

—¡Voy yo! —exclamó Sam. Asombrada vio allí a Jordan—. ¿Jordan qué haces aquí?

—Vengo a hablar con Kristina.

—¡Jordan! —la saludó Alexis totalmente atónita de ver allí a su compañera abogada—. ¿Qué ocurre? Se me hace muy raro que estés aquí.

—Bueno, traigo algo para Kristina —todas volvieron sus caras hasta ella, mirándola preocupadas—. Parker ha firmado el divorcio.

—¿Cómo? —preguntó Molly afectada.

—¡Qué! —Sam no daba crédito mirando a su hermana—. ¿Qué has hecho?

Ante su silencio y tras cerrar los ojos, Jordan explicó la situación al recibir la mirada recriminatoria de Alexis.

—Kristina le ha pedido el divorcio a Parker y ella lo ha firmado. Ya estás legalmente divorciada de ella.

Anuncios

12 pensamientos en “PAKER Y KRISTINA. HERIDAS EN EL CORAZÓN. Cap. 11

  1. Ja ja, ¡a mí también! Pero… en este momento de la historia creo que todo está en manos de Kristina. ¿Creéis que está capacitada para luchar o para rendirse?
    Un abrazo y gracias.

  2. Hola Nathalie ¡gracias por comentar y a pesar de todo seguir leyendo!

    Bueno, yo creo que no se puede perder de vista desde donde viene Kristina para pedir el divorcio. Y sí, creo que Parker nos va a sorprender porque como bien dices, ahora ya no solo es esposa también es madre. Y estoy contigo, en estos momentos ambas actitudes puede definir el futuro ¡y hasta sorprendernos! Partimos de la base de que son dos personas con carácteres fuertes y decididas a luchar por lo bueno.

    Gracias nuevamente. Feliz semana para ti, también.

  3. Ke pena me da Parker….de verdad!!! Me dan ganas de teletransportarme y sacarla de ese infierno….en fin esperaremos aver si se soluciona pronto la cosita almenos que se de cuenta de lo que pierde y luche

  4. Holaaaa!!! Espero te encuentres muy bien y que tus cosas marchen de lo mejor!!
    Gracias por responder, lindo detalle! ✌️😊
    Estos últimos días he estado un poco ausente, porque la verdad que la historia me tiene fuera de base y un tanto desconcertada… Pero, Aquí sigo leyendote cada día! ✌️😊
    Es increíble cómo las cosas pueden irse literalmente a la basura así como si no valieran nada!!!! 😪 Te soy sincera, jamás me imaginé un divorcio, a pesar de lo difícil q veia la situacion, no pensé q esa palabra tuviese protagonismo alguno.. peroooooo…. Y lo más increíble q haya sido Kristina quien lo propusiera, para alucinar pues….
    Nuevamente, admiro el valor y la entereza de Parker, para nada fácil se lo pusiste de verdad, pero q bueno q ante todo lo difícil, no le quitaste la dignidad q debe tener no solo como mujer sino como mamá!
    Está historia me enamoró por la intensidad de los sentimientos que se profesaban, y aunque soy defensora del amor, ya no tanto de este 😪💔 😪, pienso que lo tienen muy cuesta arriba! Los silencios, por parte de Kristina, y la incertidumbre por parte de Parker, creo que desencadenarán otros sentimientos negativos que van a jugar en contra de cada una!
    Ya entiendo el preámbulo de la historia y todo lo que nos explicaste al principio……………..

    Muchas gracias por estar!
    Cuídate mucho y que todo marche en orden!
    Feliz semana!
    Abrazos grandes! 🌻🌻🌻🌻🌻

  5. Hola Alexandra, ¡gracias por tu comentario!

    Mira coincido contigo en algo, una se cansa de esperar y el tiempo no siempre juega a favor de ese amor. Pero si realmente es amor, como bien dijo Parker, ¿por qué no dar una segunda o tercera oportunidad? Lo cierto es que el sufrmiento de Parker está siendo tan intenso que el futuro entre ellas es un desafío por todas las decisiones que esta tomando Kristina. Insisto, no hay nada peor que la decepción cuando confías ciegamente en alguien, para mí al menos lo veo así.
    También habrá que ver el grado de destrucción que tienen.
    Es un reto muy intenso, de verdad, porque no es nada fácil tener a un montón de gente disfrutando de la primera parte y entregar esta segunda, me lo pensé mucho y te aseguro que estuve a punto de no publicarla. Pero sentía la necesidad de aprovechar estos dos personajes para contar esta historia.

    Un abrazo.

  6. Gracias por tu respuesta la verdad me tienes rompiendo la cabeza creo que ya me sale humo tanto pensar qué sucedió ja ja ja y por fin creo que di en el clavo y es vergüenza de parte de Kristina por defraudar a lo que más amaba pero está perdiendo muchas oportunidades es verdad que yo apuesto al amor pero no al amor sufrido se que debe ser un reto para ti esta historia pero también es cierto que el amor cuando se cansa no hay amor que valga lo digo por experiencia propia yo igual un tiempo esperé y esperé y me cansé de esperar y tomamos caminos distintos y los que sufren son los hijos y una también pero el orgullo no nos deja retomar el camino correcto. Por eso me parece una historia tan intensa llena de sufrimiento ya que en la primera parte solo amor y la verdad eso me hacía suspirar. Y pienso que siempre debe haber una segunda tercera o cuarta oportunidad como lo dijo un día en clases la misma Parker. Espero haberme explicado bien. Bye

    Obtener Outlook para Android

    ________________________________

  7. Querida Alexandra, has dado una clave en tu comentario. Y precisamente esta historia es la segunda parte de la anterior. Hasta ahí puedo leer.
    Un abrazo. Siento que sufras, pero con tu permiso, esto para mí es un logro porque realmente es complicado llegar con sentimientos tan malos en dos personajes tan buenos. Es muy fácil crear una bonita historia de amor. Por eso decía que esta historia es un reto.

  8. Hola Farren. Gracias por comentar.
    A ver voy a tratar de contestar hasta donde puedo.
    1_ Hasta que la historia llegue a un punto de inflexión. Para bien o para mal.
    2_ Sí y no. Pero precisamente estos personajes me dan el poder para ver la otra cara del amor.
    3_ Pues depende de cómo cada una reaccione, volverán si el amor era verdadero si no lo es, no.
    Gracias, guapa, no me gusta que te sientas mal con la historia. Yo te diría que este presente es necesario aunque no te guste, disfruta de cada cosa que nos cuentan porque creo que será la base de lo que ocurra en el futuro.
    Un abrazo. Cuídate. Sí parece que algo mejor.

  9. Yo tengo tres preguntas.
    1.- Asta cuando??.💔
    2.-Era necesario todo esto?? 😢
    3.- Y nos permitirás tener Parker y Kristina??. 💔☹😢
    Saludos y espero que tu al menos estes bien.

  10. Buenas tardes, esque no puedo creer todo lo que está pasando hasta cuando nos tienes sufriendo ya no mas drama por favor al menos queremos saber los motivos del porque ha tomado esa decisión Kristina, las drogas, la quiebra de la empresa el odio a Parker, ahora el divorcio mejor dicho creo que yo primero me voy a chiflar antes que Parker: y la verdad no podemos seguir así. Querida Idana no te parece que estas haciendo sufrir mucho a Parker? y también a tus seguidoras? y el amor que sentía Kristina o ya es verguenza lo que ella tiene que ya no es capaz de dar la cara por tanta tontera que hizo?, pues podríamos entender algo si supieramos los motivos y ya van cinco meses y nada nooooooooo, noooooooo y NO.podemos seguir asi te lo suplico danos una pronta solución esque no puede ser posible que ahora hasta Amanda tenía razón al decir que esa relación iba directo al fracaso? ya o se que hacer no que decir es verdad que el amor no es perfecto pero tanto asi nooo es que Kristina bueno ya no se que decir solo que cada día me confundo mas me da mas y mas nostalgia todo esta situación, sera que yo apuesto mas por el amor que por el sufrimiento. Gracias por el capítulo y ahora esperas 24 horas más para seguir viendo las tonteras de Kristina. Buenas noches alla, deseo que tu salud siga mejor. Bye.

    ________________________________

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s