PARKER Y KRISTINA. MALDITA HERENCIA. FINAL

Hoy llegamos al final de esta historia. Y quiero daros las gracias de corazón por el cariño que le habéis dado. Parker y Kristina, Kristina y Parker ya forman parte de esta familia que es el blog de Emociones de Mujer.

Luz.

El canto de un pájaro en la ventana hizo que Parker abriera los ojos. Sentía que su cuerpo pesaba toneladas, estaba cansada fisica y emocionalmente. La lucha contrarreloj que habían llevado a cabo contra Ingo, la ansiedad de que no le hiciera nada a Kristina. La había dejado casi ko. Sin embargo, abrir los ojos y verla acurrucada en su pecho mientras la abrazaba con un brazo y se entrelazaban las piernas, era lo mejor que le podía suceder. Sonrió levemente mientras separaba un poco la cabeza para tener mejor visión de ella y su respiración relajada. Entonces se dio cuenta que esa mujer en tres semanas le había cambiado la vida, y sintió un pánico desmedido. Tres semanas. Ese era el tiempo en que aquella maravillosa mujer le había robado el corazón, sentía un amor tan intenso hacia ella que la felicidad más absoluta llegaba en ese instante en que la abrazaba, que la tenía suavemente protegida. Kristina había conseguido lo que nadie, que superara el dolor por la muerte de Kareen, que para salvarla a ella acabara sin dudarlo con Maura, y que permitiera a su corazón sentir ese amor tan intenso que estaba sintiendo en cada bombeo que daba. Sí, definitivamente era afortunada y estaba locamente enamorada de aquella mujer. Y volvió a sonreír.

Recordó el momento en que la conoció en el hospital, el interrogatorio y todas las protestas que vieron después por todo, por la casa, por la comida, por no tener dinero. Y aquella primera noche que durmieron juntas, aquel muslo bien prieto a su sexo. Las caricias, las caricias que Kristina le había dedicado no las había recibido de nadie, eran únicas e intensas en su piel que provocaban que su corazón se mostrara feliz con cada una de ellas. Y sus miradas desafiantes por todo lo que gritaban y a veces difíciles de soportar porque era así, transparente su rostro y su mirada demostraban lo que sentía, amor, enfado, odio, rabia, miedo… y eso le encantaba. Era de verdad, un ser maravilloso que agradecía que hubiera llegado a su vida. Pero lo que más le gustaba de todo era su espontaneidad y esa candidez que le provocaba grandes ataques de risa. No recordaba haberse reído tanto en su vida como desde que Kristina entró en ella. Tres semanas. Tres. Tiempo suficiente para enamorarse locamente de ella.

Cerró los ojos con un suspiro tan profundo que el movimiento de su pecho despertó ligeramente a Kristina. Al ver que estaba entre los brazos de Parker sonrió. No pudo evitar acariciar el brazo que la sujetaba. Era tan feliz. Durante el tiempo que echó su vida por la borda, cuando por la noche se acostaba y era consciente de su soledad, cuando era consciente de los abusos que había sufrido, de las decepciones y de la lejanía de su abuela, rompía a llorar sin consuelo. Porque pensó que su vida siempre sería así y ella sería una desgraciada como era. Solo tenía a Minnie y aunque la gata era su fiel compañera no era suficiente para ser feliz. Todas las noches cerraba los ojos y pedía que sucediera algo en su vida que le permitiera salir de aquel círculo en el que se encontraba. Pasó la lengua por sus labios, allí estaba la mujer que había logrado que se sintiera útil, que aprendiera a aceptarse, a luchar por sus sueños, allí estaba el amor de su vida. Su gesto no pudo evitar una sonrisa de felicidad mientras se acurrucaba más en aquel pecho que la enloquecía, mientras Parker la estrechaba con ternura. Y es que en ese momento de las dos, de poder disfrutar la una de la otra, Kristina sentía que todo lo que había pasado valía la pena, todo por conocer a Parker. Y sonrió al pensar que su abuela la tarde antes de morir le dijo que estaba segura iba a encontrar una mujer que la entendiera, ayudara y la hiciera feliz, en ese momento ella también estaba segura que si su abuela hubiera podido elegir el momento de su muerte, hubiera elegido exactamente el que fue para que Eric llamara a Parker. Todo había pasado tan de prisa, el amor, el sexo, el cariño, el miedo a perderla, los nervios por separarse de ella unos días, el terror a que la rechazara, tantas emociones y sentimientos que parecía mentira que tan solo hubieran pasado tres semanas. Tres semanas tan intensas que el resto de su vida le pareció aburrida. Aquella mujer era un desafío para ella, su conexión era tan intensa que estaba segura que estarían toda la vida juntas. La amaba, la respetaba y la admiraba. Y suspiró sintiendo que además, la deseaba.

-Buenos días, mi amor -susurró Parker al ver que abría los ojos.

-Mmmmm.

-Me encantan tus sonidos guturales de la mañana. ¡Cuánto los he extrañado! -sonreía divertida.

-Y yo que me dieras los buenos días -le dio un beso suave en los labios.

-¿Cómo estás?

-Bien -fue a subirse sobre ella pero un ligero mareo le hizo caer ante la risa de las dos-. Casi bien.

-Kris…

Parker dio una carcajada y como sabía que era una cabezota que acabaría por subir sobre ella, la ayudó porque ella también tenía ganas de sentirla tan cerca.

-¿Qué? -susurró mirándola intensamente a los ojos.

-Estás en proceso de recuperación, bueno… estamos… -sonrió.

-Es verdad -le dijo abriendo sus piernas sobre ella y entonces Parker volvió a dar otra carcajada-. Me vuelven loca tus carcajadas…

-¿Cómo era eso que dijiste esta madrugada? -se hacía la interesante mientras sus manos se ponían en cada una de sus caderas.

-Me pones… -ese gesto en Parker desató el suyo muy pícaro mientras se movía lentamente sobre ella.

-¡Si! -se mordió el labio inferior mirándola con el deseo encendido en sus ojos.

-Pues… es verdad -susurró con un suspiro.

Despacio, Kristina acercó sus labios a los de la inspectora que en ese momento se moría de ganas por besarla intensamente y que el mundo dejara de existir para ellas. Pero, el mundo se hizo realidad en forma de llamada telefónica.

-No contestes -le dijo Kristina mientras le besaba por el cuello.

-Para, Kris, para que es el detective.

-¡Oh! -se quejó dejando de besarla y apoyando con cuidado la cara de lado sobre su pecho.

-Detective, buenos días.

-Jefa disculpe que la moleste pero son las doce y media de la mañana y quería saber si usted va a venir hoy.

-¡Doce y media! -al moverse por la impresión echó a Kristina de lado.

-¡Au! -el detective oyó el quejido de Kristina y cerró los ojos.

-Voy para allí. Me he dormido. ¡Dios, Kristina son las doce y media!

-¿Y qué, Parker? Casi nos matan anoche… no pueden darnos una pequeña tregua…

-No, Kris, a ti sí a mí no. El trabajo es lo primero.

-Ya lo sé… pero.. por una vez -le puso gesto tierno.

-¡No me pongas esa cara! -la riñó sonriendo y se acercó dándole un beso-. Voy a vestirme y me acerco, en cuanto pueda vuelvo.

-¿Crees que te vas a ir sola? ¡De eso nada!

-Kristina tienes que descansar.

-Y tú, y mira… vas de lado a lado corriendo. ¡Oh, Dios cariño no te pongas ese traje chaqueta con la blusa blanca o moriré que me he quedado muy perjudicada! -le decía persiguiéndola.

La carcajada de Parker resonó por toda la casa. Era tiempo nuevo, tiempo de risas y por fin, para ella se habían acabado los llantos

Llegaron al departamento y aprovecharon que se habían quedado solas en el ascensor para durante dos pisos besarse con pasión. Cuando sonó la campana trataron de recomponerse con una sonrisa divertida.

-¡Buenos días! -Parker sonrió con una sonrisa repleta de felicidad.

-¡Buenos días, Parker! -respondió Kim sonriente.

-¡Buenos días, jefa! -añadió Wally.

-¡Buenos días, inspectora! -sonrió Laura.

-Pelotas -susurró el detective Adams.

-¡Buenos días a todos excepto a detective Adams! -Parker sonrió negando con la cabeza aquella ocurrencia de Kristina-. Usted y yo vamos a tener una charla en la sala del café.

-¡Dios mío… pero qué he hecho yo en esta vida para merecer algo así! -dijo él apoyando los codos sobre la mesa y tapándose la cara.

-¡Kristina te queda muy bien ese morado en la nariz!

-¡Muy graciosa, Kim! -sonrió haciéndole burla.

-¿Qué sabemos de Peter? -fue lo primero que preguntó Parker.

-A lo largo de la mañana le iban a retirar la sedación.

-De acuerdo, detective. ¿Se ha pronunciado el jefe Moss sobre él?

-No, todavía no. ¿Y qué vamos a hacer, jefa?

-Supongo que le van a expedientar pero trataré de ver la manera de demostrar que estaba chantajeándole. Se merece otra oportunidad. ¿Y Alex?

-Está bien, quería venir y le he dicho que no lo hiciera. Que si usted le había dicho que se tomara el día libre que lo hiciera.

-Pues… póngame al día con todo lo que encontraron anoche.

El detective le explicó que además de los cuerpos de su padre y su abuela, en la nevera frigorífica había varios cuerpos más que podían pertenecer a mendigos por sus ropas. Se apreciaba que con aquellos cuerpos había estado perfeccionando su estilo para seguir el rastro de su padre. En ese momento, Kristina les contó que su padre lo había educado precisamente para eso, para que fuera su heredero.

-Maldita herencia -susurró Parker afectada.

-Pues sí, jefa. El tipo estaba muy mal de la cabeza y quizá sin esa influencia de su padre no estaríamos hablando de un psicópata.

-No me lo recuerde, detective.

-Nuestro temor era que saliera la Kristina guerrera y no llegáramos a tiempo -le dijo Parker a Kristina mirándola con una sonrisa.

-¿De verdad pensabas eso? -la miró tan embelesada que el detective tuvo que carraspear-. Yo hoy no estoy aquí como miembro del equipo, detective. Puedo mirarla como mi mujer.

-¡Bueno! -dijo Kim dando una carcajada.

-Inspectora ¿puedo hablar un momento con usted?

-Claro -y antes de irse la miró lejos de llamarle la atención, lo hizo con una sonrisa enamorada-. ¿Qué ocurre, detective?

-Antes de venir a trabajar he ido a devolverle a mi nieto su dichoso aparato ese.

-El dron -le dijo tratando de no sonreír.

-¡Eso! He hablado con mi hijo ¿sabe? Le he hecho caso, no soporto estar lejos de mi familia tampoco demasiado cerca, no crea -le dijo levantando levemente una mano-. Pero, creo que usted tenía razón, debía hablar tranquilamente con mi hijo, no quiero ser ese viejo cascarrabias del que todo el mundo huye.

-Me alegro que me haya hecho caso. Entre otras muchas cosas porque no es usted un viejo cascarrabias, es un encantador cascarrabias -y dio una carcajada que sorprendió al detective.

-¡Pues yo me alegro muchísimo que rompiera el pacto con el diablo para no volverse a enamorar! En pocos días ha cambiado usted tanto que me alegra de verdad verla feliz.

-Gracias, detective.

-¡Eso sí, creo que mi llamada ha debido llegar en mal momento y me va a caer una buena bronca!

-¡Me da que sí! -volvió a sonreír-. Gracias por ayudarme siempre, detective. Le aseguro que lo que le dije esta madrugada es cierto, sin su ayuda este departamento no sería lo que es, ni yo tampoco.

-Es lo que más me gusta de usted, que a pesar de aventajarnos a todos en inteligencia y en intuición, siempre nos alaba. Es un placer trabajar a su lado y le confieso que si no me ha jubilado todavía es porque cada día usted consigue motivarnos lo suficiente para que amemos nuestro trabajo.

Llamaron a la puerta rompiendo aquel momento de confesiones intimas. El jefe Moss llegaba con el reconocimiento del ayuntamiento de la ciudad por haber logrado acabar con Ingo Turner del que las autopsias al primer cuerpo que había reconocido el forense pertenecía a un mendigo asesinado tan solo unos meses atrás.

-Y espere que removamos ese matadero, estoy seguro que aparecerán cuerpos que utilizó su padre, y la lista se incrementará.

-Es un caso terrible -susurró Parker afectada.

-Por eso el alcalde quiere que salga usted en televisión y lo explique para dejar tranquila a la población de que esta pesadilla ha terminado.

-Está bien. Nos ponemos a trabajar y en cuanto tenga un informe le aviso.

-Inspectora, si me permite, quiero agradecerle que confiara en su gente, sin duda podía haber tratado de solucionar esto sola, pero me siento muy orgulloso de que no se lo tomara como algo personal y fuera profesional en un momento que realmente entiendo complicado.

-Gracias, jefe.

-¡Pues a trabajar y después pase por mi despacho para ver cuando toma las vacaciones o su madre me hará una vista!

-Le ruego la disculpe, jefe -le dijo apurada ante la sonrisa tanto del detective como de el jefe Moss.

-¡Su madre es maravillosa! Nos ha ayudado siempre que hemos necesitado nos echara una mano, es parte de esta familia porque tengo la fortuna de poder decir que somos una familia.

-Así es -sonrió feliz Parker.

Por su parte, Kristina estaba con Wally, Judi, Kim y Laura escuchando como había logrado crear las imágenes de Parker desde el programa que ella le enseñó. Sonreía divertida cuando le contaban como Judi se había hecho pasar por Parker y su papel estelar podía hacerle ganar cualquier premio. También le aseguraron que Parker lo había pasado muy mal y que todos estaban afectados por su secuestro.

-Yo confiaba en vosotros, chicos. Sabía que llegaríais.

-¡Y tu chica… eh! ¡Qué me cuentas de tu chica! -le daba codazos divertida Judi.

-¡Cuándo la vi no te puedes imaginar como se alegró mi corazón! ¡No sabía que la iba a querer tanto! De verdad…

-¡Quién nos lo iba a decir! -sonrió Kim

-Soy muy afortunada -sonrió feliz Kristina.

-Y ella también -le dijo Laura.

-Gracias.

-¿Y ahora qué? -preguntó Wally-. ¿Qué piensas hacer?

-Casarme con ella.

Dos semanas después, Parker y Kristina se casaban con una boda de lo más sencilla pero emotiva. Rodeadas por todo el equipo del departamento, con Catalina casi recuperada de sus lesiones, compartieron su felicidad más absoluta con quien para ellas eran su familia. También estaba Don y la cocinera de su abuela, aquel detalle de invitarlos a su boda, provocó que ambos se sintieran parte de aquel grupo reducido pero tan bien avenido. Parker cedió a la ilusión de Kristina que era casarse en Conservatory Gardens, rodeadas de naturaleza en un maravilloso edificio de cristal. Los días previos Kristina estaba atacada, tanto, que Parker se lo pasó en grande riéndose sin parar de ella. La noche anterior se empeñaron en separarlas y mientras Parker dormía en el hotel con su madre que por indicaciones de su nuera había decidido quedarse allí a vivir. Por su parte, Kristina lo hacía en casa de Kim. Ambas se llamaron a última hora y confesaron dos cosas, lo mucho que se amaban y los nervios que tenían.

Al día siguiente, las dos se mostraban nerviosas. Por la parte que le correspondía a Kristina, se había vestido ya con un vestido color nude y con la melena suelta con bucles con un pequeño recogido de los lados en la parte trasera. Con ella estaban Laura y Judi.

-Kristina, por favor, puedes estarte quieta -le rogaba Judi.

-¡Judi no encuentro mi zapato! ¡Donde diablos está mi zapato! -decía fuera de sí.

-Lo llevas en la mano, querida -le sonrió con calma.

-¡Oh! Dios estoy atacada Judi me pondría a llorar de felicidad.

-¡Ni se te ocurra que ya vas maquillada! -le riñó Laura.

-¿Te das cuenta? Me voy a casar con la mujer de mis sueños -les decía con gesto totalmente radiante.

-¡No nos habíamos enterado! -se burló Judi-. Venga… ponte el zapato.

-Gracias por ayudarme… soy muy feliz… ¿os lo he dicho ya?

-Mil trescientas cuarenta y nueve veces, bonita -le respondió Judi puesta en jarras ante la carcajada de Laura.

Dos golpes en la puerta hicieron que Kristina se sobresaltara. Era el detective enfundado en un traje de pantalón, chaqueta y chaleco gris claro, con un pañuelo en el bolsillo a juego con la corbata del mismo color rosa que Kristina llevaba en el dibujo de su vestido blanco.

-Venga que tenemos que ir saliendo -le dijo con nervios.

-Detective, no me ponga nerviosa -le advirtió Kristina igual de nerviosa que él.

-Nosotras nos vamos. ¡Estás muy guapa, Kristina! Y de verdad estamos muy contentas de que Parker y tú os caséis vais a ser muy felices.

-Gracias, chicas, no me hagáis llorar.

-Te vemos en nada.

Al quedarse sola con el detective lo miró con los ojos repletos de emoción.

-Vamos, Kristina, no te pongas a llorar ahora.

-Es que… me hace muy feliz que usted me lleve a casarme con la mujer de mi vida. Es usted un adorable gruñón al que quiero con toda mi alma y al que le debo una gran parte de que hoy yo esté aquí a punto de convertirme en la mujer más feliz del mundo. Usted me ayudó de una manera increíble, ¿sabe? Y… bueno… y yo quería hacérselo saber. Sé que soy la esposa preferida de Parker para usted, pero necesitaba que supiera que lo quiero mucho y solo espero que usted me quiera a mí un poquito.

-¿Tú crees que si no te quisiera me hubiera puesto una corbata rosa?

Se lo dijo serio pero con los ojos repletos de lágrimas. Ambos comenzaron a reír y terminaron dándose un abrazo.

-Mi querida inspectora a la que admiro y quiero tiene una gran suerte, y es haberte conocido a ti. Sé que no me vas a defraudar, que la vas a hacer feliz, pero sigue en pie lo que te dije un día, si le haces daño yo mismo acabaré contigo.

-¡Oh! ¡Cuánto echaba de menos esa amenaza! Ya sé que la quiere, y yo sé que ella le quiere a usted.

-Pues ahora que ya sabemos que todos nos queremos mucho, a casarte rápido que me quite esta corbata ¡por Dios!

En la otra parte de la ciudad, Parker al contrario que Kristina no había abierto la boca durante el rato que la habían vestido ni maquillado. Melissa la observaba atentamente mientras Catalina y Kim la ayudaban. Su rostro mostraba que estaba tan tensa que parecía iba a ponerse a llorar.

-¡Cariño, habla di algo o revientas! -le avisó su madre.

-Estoy muerta de miedo. ¿Es normal?

-No -le dijo Catalina-. Estás a tiempo de arrepentirte… vamos amiga… si no estás segura mejor quítate el vestido y huye.

-¡Mira que te gusta burlarte de mí! -le decía mientras Melissa se reía divertida-. Me siento muy responsable… Kristina es muy joven y… bueno… ¿y si se está precipitando?

-Catalina tienes por ahí la aguja para darle un pinchazo en el trasero.

-Sí, encanto.

-Ni se te ocurra -le dijo mirándola con enfado.

-¡Apareció la inspectora! -sonrió Kim-. Parker, cariño, es normal que estés asustada es el día de tu boda. Y sí Kristina es muy joven y tan solo estáis juntas un mes, pero hay parejas que con tan solo un día saben que van a ser eternas, y eso os pasa a vosotras.

-Estas dos últimas semanas han sido las mejores de mi vida -dijo sonriendo y con la mirada puesta en el ramo de rosas violetas artificiales que llevaba-. Consigue llenarme de calma, de diversión sabe tan bien lo que quiero, con una mirada es capaz de llenarme de amor.

-¡Y no te olvides del sexo, hija! Es importantísimo -le dijo elevando las cejas.

-Mamá… -le respondió con vergüenza.

-¡Es cierto, Melissa! Lo tenéis todo para ser felices, y estamos segura que lo serás. Tu responsabilidad es hacer feliz a Kristina, a una mujer que sabe lo que quiere a pesar de ser joven, a una mujer que te mira y le salen corazoncitos por alrededor. Parker, Kristina te ama, así que disfruta de este día que no lo vas a repetir.

-Tienes razón, Catalina. Vale… pues vamos… yo creo que ya ¿no?

-Estás guapísima, hija -le dijo su madre mirándola con orgullo-. Kristina se me muere en cuanto te vea.

Aquella frase bastó para que todas sonrieran y pudieran quitarse los nervios. Parker se abrazó a Catalina y a Kim a la vez, para ella eran más hermanas que compañeras de trabajo. Y en ese momento en que se sentía dichosa, lo necesitaba compartir con ellas. Al quedarse sola con Melissa que iba a ser la madrina, le dijo.

-Mamá, creo que nunca podré agradecerte todo lo que has hecho por mí, pero en especial con la fuerza que me removiste con el tema de Kareen.

-Cariño… desde el primer día que vi a Kristina me di cuenta que era la mujer ideal para ti. Y después, me ha demostrado amarte tanto que hoy sí va a ser el día más importante de mi vida. Te quiero, y deseo lo mejor para las dos.

-Gracias, mamá. Yo también te quiero muchísimo.

Llegaron con dos coches de lujo hasta el jardín, primero llegó Kristina y después lo hizo Parker. Se habían jugado a un cara o cruz de una moneda para saber quien entraba primero y ganó Parker. Kristina pasó del brazo de un más que orgulloso detective que llevaba una sonrisa en los labios que a todos sorprendió. Después llegó Parker, Kristina no podía girarse hasta que no se lo dijera el detective y cuando lo hizo y su mirada se fundió con la de su amada, ambas se dieron cuenta que la vida les había hecho el mejor regalo, que sus caminos se cruzaran.

-Estás muy guapa -le dijo Kristina sonriendo embobada.

-Pues tú no digamos -respondió Parker azorada.

La boda fue corta pero emotiva. El momento de las alianzas Kristina no pudo evitar unas lágrimas de felicidad, y Parker con los nervios se equivocó en la frase algo que hizo que ambas mostraran allí en ese momento de unión lo que tanto les gustaba, una carcajada feliz y compartida con todos. Finalmente, cuando se recompusieron Parker acertó a decir la frase con la que se unía para el resto de su vida a aquella maravillosa mujer que era Kristina.

El convite fue en el mismo lugar con música de piano. Disfrutaron de aquel momento, no había manera de separar a la pareja, o bien iban cogidas de la mano o bien de la cintura pero siempre juntas. Siempre sonriendo y mostrado la felicidad que sentían en aquel momento. El único rato que se separaron fue cuando se marchaban y es que Kristina le había preparado un viaje sorpresa a Parker y el avión privado les esperaba. Se despedían de todos con besos y abrazos, cuando Kristina llegó a Melissa la abrazó emocionada, no podía evitar llorar y la mujer la miraba con tanto cariño que todavía se emocionaba más.

-Melissa por favor quiero que pienses en esa operación, puede ayudarte y los doctores son muy buenos, por favor.

-¡No seas pesada! Esa operación es cara.

-Te olvidas que soy multimillonaria y que ya tengo bastante con tu hija que no me deja hacer uso de ese dinero para comprarle cosas lujosas -le dijo puesta en jarras y con gesto gracioso-. Quiero que estés bien y con esa operación lo estarás.

-¡De acuerdo!

-¿Lo harás? -la miró feliz.

-Con tal de que te calles y me dejes tranquila ¡lo haré!

-¡Oh, mamá! Te quiero tanto… me acabas de hacer feliz -le decía abrazándola-. Díselo a Parker y verás como se alegra.

-¡Hija tened cuidado que anda que tú también la llevas a la selva!

-Pero no es la selva a lo bruto, Melissa. Vamos a ayudar a los elefantes, y eso le hace feliz.

-¡Lo que no hagas tú por mi hija! Lo único es que no sé yo eso de ir a Disney World… ¡Cómo, cómo has tardando tanto en aparecer!

Se abrazaron felices mientras Melissa le daba cientos de besos a Kristina que le encantaba aquella reacción. Y es que le había pedido permiso para llamarla mamá, lo hizo en una comida con Parker presente y las risas fueron consideradas hasta que al final Melissa le dijo que si a Parker no le provocaba celos, podía llamarla mamá.

Cuando Melissa le contó a Parker que se iba a operar, la abrazó emocionada. Tenía una posibilidad para curarse y poder ver a su madre sin aquel temblor, sin dolores y mal era para ella un alivio enorme.

-Tened mucho cuidado.

-Mamá tranquila que vamos a un sitio seguro. Eso sí, después del safari no sé donde me lleva y le temo.

-Yo sí, y no me preocupa pero allí… ¡estás muy lejos! -le dijo con la misma rotundidad que la inspectora utilizaba y que le hizo sonreír.

-Si necesitas algo ya sabes que Catalina te ha dicho que lo que sea, lo mismo Kim y Laura.

-Lo sé, lo sé… mira cuando subas a ese avión olvídate de todo y céntrate en tu mujer. Bueno… ya se encargara ella de que te centres, pero por favor, olvídate de todo y vive hija… vive… te mereces ser feliz.

En lugar de lanzar los ramos, quedaron que los guardarían y a la vuelta los dejarían sobre la tumba de Kareen en señal de agradecimiento eterno. El jefe Moss fue el encargado de llevarlas hasta el aeropuerto donde el avión de Margaret les estaba esperando con la piloto que Kristina no había despedido. .

-Kristina estoy muy contento de verte tan bien.

-Gracias, Eric.

-Espero que seas muy feliz, has visto, hasta Don se veía contento.

-Creo que estaba pensando en mi abuela, lo mismo que yo, que desde donde esté estaría orgullosa de mí.

-Estoy seguro. Venga… que tenéis que salir ya -la abrazó con un sonrisa mostrándole el cariño que se había ganado en él.

-Parker -le sonrió también a su inspectora.

-Gracias, Eric. Gracias por todo.

-Gracias a ti por ayudarme a que Kristina saliera de ese mundo en que vivía atormentada, sois una pareja de dos mujeres extraordinarias -le dijo mientras la abrazaba.

Se separaron del abrazo sonriendo los dos. Subieron la escalinatas y la piloto las saludó. Les entregó dos copas de champán y les deseó un feliz vuelo con la consigna que la azafata estaría a su disposición cuando quisiera cenar.

Despegaron sin incidencias. Parker estaba totalmente atónita ante el avión privado de la señora Davis.

-Pues esto no es nada. Ven.

Se cogieron las manos y abrió una puerta y ante ella apareció una habitación. La cama era de matrimonio y aquello la dejó boquiabierta. Kristina que captó su gesto sonrió tras pasar el pestillo. Se le acercó de modo desafiante.

-Kristina… estamos en el avión -le dijo sonriendo mientras caminaba hacia atrás.

-¿Y? ¿Has tenido alguna vez una noche de bodas en el cielo?

-Kristina -dio una carcajada mientras se golpeaba con la puerta del armario-.¿Y si nos oyen?

-Es imposible que nos oigan.

-No sé yo… con alguno de tus gritos seguro -la cogió por la cintura mirándola con la misma pasión que la miraba ella.

-Pues que nos oigan… -la besó con pasión y Parker devolvió en seguida el beso.

-¡Kris! -le dijo con un gemido suave mientras Kristina le desabrochaba el vestido.

-¿Qué, mi amor? -susurró en su oreja mientras lo lamía con lentitud.

-Me vuelves loca, Kristina… te quiero con locura -le dijo bajando la cremallera.

-Quiero volverte loca el resto de nuestra vida -se había separado de la oreja y la miró mientras dejaba caer el vestido.

-Y yo a ti.

El avión cruzaba el cielo mientras Kristina y Parker se entregaban a la pasión que desde el primer día había sido la protagonista de sus noches. Hicieron de la noche de bodas una noche de intensa fogosidad, parecía que no tenían suficiente nunca. Compartían sus cuerpos, sus gemidos y sus orgasmos con carcajadas felices, sonrisas cómplices y palabras tiernas. Su amor era tan intenso que aún sabiendo que tendrían momentos difíciles los superarían porque sus almas eran las que se habían unido y esa unión era eterna. Cuando por fin les llegó el cansancio se quedaron dormidas como era costumbre en ellas, con las manos y piernas entrelazadas. Los dedos aún tenían fuerza para rozarse lentamente.

-Kristina… gracias por hacerme tan feliz, por quererme como lo haces, por ser como eres.

-Parker -sonrió.

-Gracias por devolverme la risa y las ganas de levantarme todos los días por ti, con el único propósito de hacerte feliz.

-Mi amor, yo podría decirte lo mismo -le dijo dándose la vuelta y acariciándole la cara con cariño-. Tenemos una vida por delante, un desafío que es vivirla con intensidad. Juntas.

-Así es, mi amor. Juntas.

Se besaron con ternura, un beso suave y delicado, un beso que sellaba en sus labios para siempre aquel amor.

GRACIAS POR ACOMPAÑARNOS HASTA AQUÍ.

UN ABRAZO.

13 comentarios en “PARKER Y KRISTINA. MALDITA HERENCIA. FINAL

  1. Hola Nathalie ¡qué alegría verte por aquí! Muchísimas gracias por estar.

    Pues mira estoy preparando un post para contaros algunas cosillas, así que en breve tendrás noticias. Muchas gracias por seguir pasando por esta tu casa. Yo también extraño esos momentos de intercambios en los comentarios.

    Un abrazo enorme para ti también y en nada nos vemos.

  2. Hooolaaaa mi querida Escritora. Espero que estés muy bien. Solo pasaba para saludarte. Ni creas que me olvidé de ti, cada ciertos días entro a echar un ojito y leerte un poco. ¡Aquí sigo!
    Te he extrañado mucho en mí día a día, bueno, la interacción, porque aunque de a poco siempre te leo.
    Te dejo un abrazo grande y fuerte con todo mi cariño.
    🌻🌻🌻🐱😘
    Cuídate mucho 😊😊😊

  3. Buenas tardes, Solete.

    Gracias por este comentario que me ha emocionado. Porque cuando escribo y supongo que eso le pasará a todos, lo que tratas de hacer es justo que quien lee lo que tú has creado con total mimo y dedicación pueda sentir, emocionarse y querer leer más. Y conseguir esto para mí es un regalo que agradezco intensamente.

    Me alegra saber que hayas sentido que mis personajes son el reflejo de los de la serie. Es cierto que son pocos capítulos pero ambas hacen un trabajo que me ha permitido, aunque me sé de memoria todos los vídeos jajajaja, poder recrearlas para hacer la primera historia quizá buscando un poco de “justicia” ante lo que veía en la televisión. Y con este Maldita Herencia poder mostrar que son dos personajes con tanta fuerza que pueden crear cualquier historia, si bien es cierto que tenía dudas porque siempre que las sacas del contexto de una serie es complicado, haberlo conseguido para mí es una satisfacción. Era un reto, y por vuestros comentarios creo que lo he conseguido superar.

    Me gusta la hora Parkris, y la echo de menos también. Te diré que cuando decidí hacer esto pensé justo en poder crear un momento en el día en el que pudiéramos compartir la historia y poder conseguir a través de los días que fuera un encuentro de amigas y amigos. Ha sido una experiencia para mí también interesante, me habéis aportado muchas cosas todas buenas y algunas que me han hecho pensar si realmente había explicado bien o no alguna de las tramas. Este blog siempre ha sido mi universidad, y lo sigue siendo.

    Dices bien, ha sido un camino para mí complicado, mucho más de lo que podéis pensar, y es esta razón por la que os agradezco tanto vuestro cariño y fidelidad al blog. Con esta familia es mucho más fácil levantarse y seguir caminando. Espero al igual que tú que nos conceda la vida la dicha de poder compartir durante muchos años historias y comentarios.

    Mi saludo a la presidenta de ese club de fans que tanto hemos disfrutado y Parker siempre estará en nuestro corazón. Es inevitable. Aunque en el mío Kristina también (no la de ahora de la serie pero espero vuelva la nuestra)

    Un abrazo. Y mil de gracias.

  4. Buenos días Idana,

    Lo prometido es deuda, te dije que en cuanto terminaran mis vacaciones y todo volviera a la normalidad, aquí estaría. Pues vamos a ello.

    Como ya sabes yo conocí la historia de Parker y Kristina por tu blog, un día viendo vídeos en YouTube (qué estaría yo mirando??? Jajaja) me salió en la columna de la derecha de la pantalla un vídeo de una parejita que no conocía, lo miré y era de una serie de la que tampoco había oído hablar nunca, me fui a San Google y lo primero que me salió de ellas fue tu blog. Empecé a leer el primer capítulo de tu anterior fic y ya me atrapaste, casi casi desde las primeras líneas. Luego vi más vídeos sobre ellas y pude comprobar que supiste plasmar la historia de estos dos personajes al milímetro, con la única gran diferencia que tú seguiste con su historia y nos regalaste uno de los fics más bonitos que yo haya podido leer.

    Tu primer fic tuve la suerte de leerlo cuando ya estaba completamente colgado, la segunda parte ya tuve que esperar al capítulo diario como con Maldita Herencia, y menudo sufrimiento hemos pasado jajaja Pero ha sido muy bonito esperar todos los días la “hora Parkris”.

    Con este fic he llorado y reído a partes iguales, has conseguido que me metiera tanto en los personajes, con tanta intensidad, que ha habido días en que he tenido que dejar de leer porque no podía parar de llorar o por el contrario de reír. Cada vez que terminaba un capítulo siempre me quedaba con ganas de más, nunca me era suficiente, y cuando los cortabas tan estratégicamente uffff me entraban los siete males jajaja.

    Has conseguido que me haga adicta a Parker, a Kristina (sí, lo reconozco, también a ella), y sobre todo, a tus fics. He disfrutado mucho de la lectura y de nuestros comentarios, especulaciones, intercambios de opiniones, twists…

    Te doy las gracias porque a pesar de todas las adversidades has estado ahí al pie del cañón todos los días, adquiriste un compromiso con tus lectoras y lo mantuviste hasta el final. Como ya has dicho anteriormente, el fic y tus lectoras te hemos servido para distraerte y no pensar tanto en ciertas cosas, pues no te quepa la menor duda de que eso ha sido recíproco, tu fic ha sido para mí una ventanita a la que asomarme todos los días a la misma hora, como el café de las mañanas que cuando no lo tomas lo echas en falta.

    Siempre has dicho que cuando se tienen unos personajes tan buenos es fácil escribir sobre ellos, yo creo que eso no es del todo cierto, los personajes son muy buenos, sí, pero pienso que más buena eres tú, tú has hecho fácil lo difícil.

    Solo me queda desearte que la vida nos conceda muuuuuuchos años, a ti para seguir escribiendo y a mí para seguir leyéndote.

    Y como presidenta del club de fans de Parker, millones de gracias por tratarla en tus fics como ella se merece.

    Tu lectora más loca. Solete

  5. ¡Muchísimas gracias, Nathalie!

    Espero que todo esté bien contigo. Como bien dices en esta historia lo importante no era solo el amor, también la amistad y el compañerismo la confianza en quien comparte un trabajo complicado. Mi intención era transmitir todas esas emociones y no solo que la historia fuera su historia de amor. Y creo que como he dicho en otras ocasiones, estos dos personajes me han dado la oportunidad de modelarlas para entregaros dos personajes en esencia siendo las mismas pero con personalidades muy diferentes.

    Yo también os extraño te lo aseguro. Un abrazo muy fuerte. Cuídate tú también.

  6. No lo puedo creer….. 😳😳😳😭😭
    Mis últimos 12 días han sido más que complicados, demasiadas cosas y no había podido leer, ¡Qué tortura! Intenté leerte en ratitos pero no podía, no me gusta hacerlo por hacerlo porque no lo siento. Así que esperé tener el momento, y llegó demasiado tarde para mi gusto 😳😓 quería comentar algunas cosas 😳😓 sabía que estábamos en la recta final, pero no sabía que tan rápido sería….
    De más está decirte que ¡Me encantó!
    Me mataste de amor (mucho), ternura (mucha), risa (demasiada), temor, ansiedad (de locura).
    En cada una de las historias que he leído de ti, me han quedado grandes cosas, autodescubrimiento, comprensión, valores, amistad. ¡Eres lo maximo!
    Está historia en particular y sobretodo con lo de Maura e Ingo específicamente, me atraparon por el drama, las estrategias, el sigilo, la mente, el compañerismo, la investigación, eso me gusta mucho, fuera de la historia de amor propia que me enamoró obviamente.

    Sentí de TODO y eso me encantó. ¡GRACIAS!

    No pude estar en el día a día de estos últimos capítulos y eso me 😔😩😭😢 pero bueno, hoy pude deleitarme y como no, sufrir con todo lo que pasó.

    Estaba recordando cuando en diciembre, encontré el blog con “Parker y Kristina: La fuerza del amor”. Qué te escribí y me dijiste que de ellas no habías escrito nada más, pero que habían otras historias más en tu blog. Imagínate que en menos de un año ya llevas ¡Dos más! 💪😍 Y nosotras disfrutando 😁😊 muchas gracias de verdad.

    Ahora, extrañarte a montones… 😭😢

    ¡GRACIAS, GRACIAS Y GRACIAS!

    Te envío un gran abrazo…
    Cuídate mucho, reponte de todo.
    Cariños a tu bebé.

    ¡Hasta pronto! 😘🌻
    🌻😘🌻😘

  7. Querida luz gracias por cada esfuerzo que haces para escribir he leído cada una de tus historias eres la mejor te mando un abrazote enorme voy a extrañar leer tu novela gracias y espero que te mejores pronto besos

  8. Buenos días, Laura.

    Todo llega a su final, es cierto. Pero saber que os ha gustado y no era fácil es una recompensa enorme para mí. Y te doy las gracias por estar tú también ahí al otro lado leyendo y comentando. ¡Recordaremos esta historia como la de tu boda! Jajaja.

    Un abrazo, cuidate mucho y se feliz con todo lo que está por llegar en tu vida.

  9. Nooooooooooooooooooo!!!!!!!!!😫😪😫😪😫😪😫😪😫😪😫😪😫😪 Porqueeeeeee!!!!
    No tenía que terminar!!!!!!
    Qué pena me a dado leer el último capítulo!!!
    A sido una Historia preciosa, llena de pasión, de incertidumbres, de dolor, de mucha lucha……
    Jolines cuesta aceptar que todas las mañanas cuando espero a que llegue mi jefa( mi tia)…..no esté esperando mi capítulo!!!! En fin….todo tiene un final
    Muchas gracias por estar ahí incluso estando enferma….. Eres una grande
    Un abrazo amiga, cuidate

  10. Hola escritora, llegamos al final de esta historia que tanto temías escribir, pues has visto que tus temores que no pudiera gustar resultaron infundado. Esta historia es como todas tus historias un placer leerlas. Esperando Epilogo si se puede. Un abrazo amiga que este bien.

    PD. Es todo un lujo ser una idanasufridora

  11. Muchas gracias, Kris.

    Sí me daba mucho respeto coger estos dos personajes y después de lo que había escrito hacerlas mías totalmente. Pero parece que os ha gustado y eso me alegra muchísimo. Ha sido un reto para mí escribir no solo por como me siento, sino porque la historia era complicada con muchos hilos sueltos que ir uniendo. Pero Paker y Kristina son de esos personajes que salen de tarde en tarde y te llegan hasta tal punto que es sencillamente fácil escribir con ellas al frente.

    Gracias, Kris de verdad. Un gran abrazo, amiga.

  12. Hola escritora, llegamos al final de esta historia que tanto temías escribir, per gas visto que tus temores que no pudiera gustar resultaron infundado. Esta historia es como todas tus historias un placer leerlas. Esperando Epilogo si se puede. Un abrazo amiga que este bien.

    PD. Es todo un lujo ser una idanasufridora

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s